Todos contra el cura

¿Me gustan las formas del cura? Bueno, qué sabe uno ya si es mejor eso o lo del presidente del Cabildo de Gran Canaria (tremendamente bien considerado dentro del mundo ecosocialista) que dice que tranquilos con lo de Tamadaba que “en dos o tres años estará igual que ahora”

 Lo del incendio de Gran Canaria es algo histórico, francamente yo no recuerdo cosa igual, porque mal que bien la gente siempre se calentaba un poco (nunca mejor dicho) cuando veía que no había ninguna política de prevención (pero sí que se reparten millones entre sus parientes), que el helicóptero con posibilidades de cortarlo a tiempo, el ruso, tardó dos horas en llegar o que desaparecía el Parque Natural de Tamadaba sin que nadie moviera un dedo para evitarlo más de 200 años después de que el fuego lo visitara por última vez. Claro que en esa época no había ni tanto avión  ni tanto gandul viviendo del fuego a cuerpo de rey con contratos millonarios que cuando fallan suelen acabar con más fuego, como es natural.

Ahora no, ahora en lugar de ir a por los responsables como hicieron los propios ecosocialistas en La Gomera montándole una manifestación a Casimiro Curbelo por mucho menos (¡ahora cómo se van a meter con él si comparten gobierno!), la cosa es ir a por el cura Báez al que tratan de “terrorista medioambiental”, de payaso, de sinvergüenza, de ignorante…

El hombre comete estos horribles crímenes en unos programas de televisión en los que arremete virulentamente con los que matan las cabras a tiros, para proteger flora autóctona, y con los que siembran pinos en tierras que antes se cultivaban. Para denunciar eso le ha metido un par de palos en directo a un par de tabaibas y a algún cardón para mostrar al público que aquello también echa leche a ver si el Cabildo va a hacer queso con eso. En fin, terrible, lo que hace el viejo cura “chiflado” de más de 70 años es un terrible crimen, pero cuando llega el anillo insular y arrasa por el pinar de Chío o zonas protegidas de El Tanque la gente contenta porque va a llegar diez minutos antes con el coche. Vamos, de película.

¿Me gustan las formas del cura? Bueno, qué sabe uno ya si es mejor eso o lo del presidente del Cabildo de Gran Canaria (tremendamente bien considerado dentro del mundo ecosocialista) que dice que tranquilos con lo de Tamadaba que “en dos o tres años estará igual que ahora”. A mí me indigna más lo segundo, la verdad. ¿Lo de matar cabras? Hombre, a uno le parece que hay que controlar la población de animales asilvestrados, aunque sin volverse locos a acabar con todos a base de tiros porque siempre, en el caso de las cabras, las hubo. Al menos desde que el hombre está aquí, aunque podamos irnos más atrás para plantear eso de que no se toque nada pero eso hay que explicarlo con honestidad.

¿Que el cura es un terrorista que quiere acabar con la flora canaria? Yo no le capto ese mensaje ni creo que meterle un palo a una tabaiba y calentarse porque un pino se ha desarrollado en el centro de una era y éstos amenazan las antiguas casas de labranza abandonadas sea o deba ser considerado como un acto terrorista. Pero ya les digo yo que considerando que los jóvenes de Alsasua llevan ya para mil días en la cárcel por una pelea de bar con unos guardias que estaban de copichuelas, por una campaña que les montaron de que aquello era un acto terrorista tremendo, el cura “loco” debería andarse con mucho ojo porque estas campañitas se sabe cómo empiezan pero no como acaban, máxime con la movida ésta de las redes sociales.

Para mí, francamente, el problema principal es que el cura piensa y se comporta distinto y por tanto lo tratan como lo tratan y lo insultan de una manera inmisericorde desde los sectores más eruditos de la sociedad, esos que le dan  la espalda a buena parte de lo que son nuestras raíces o que piensan en el libre ejercicio de su libertad también, que el Medio Ambiente no se toca y lo que esté por pasar que pase. Hasta el punto ya de que, como dice Antonio Moralessi tiene que arder Tamadaba que arda que en dos o tres años y con unos buenos millones por medio todo estará igual, cosa que, con toda seguridad, depende más de cómo venga el invierno que hasta del propio fuego como tuvimos la oportunidad de ver con dolor en los últimos grandes incendios de Fuencaliente y un poco antes en El Hierro. Millones de toneladas de tierra fértil al mar. Que ya les digo, que según esta nueva forma de pensamiento que se ha impuesto de que toda la comida sale de Mercadona en verdad qué más da, con ir al supermercado y despellejando al cura que piensa distinto vamos tirando.

Que los ecosocialistas (o hasta los propios independentistas que dicen que los desprestigia aunque sólo habla de cultura canaria curiosamente) le apliquen la ley mordaza, que para algo está, y que se calle la boca. Eso si no prosperan las denuncias que están promoviendo por ahí que entonces lo enchironan para los restos aunque me da a mí que al cura se la sopla bastante el asunto. Todos contra el fuego, perdón, contra el cura.

Fuente: https://noincineraciontenerife.wordpress.com




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×