Cinco años después el Cabildo, con nuestro dinero, se hará cargo de las deficiencias que hicieron caer paneles gigantes sobre la TF-1

Sobre las diez de la noche del jueves siete de agosto de 2014, hace un lustro de eso ya, y sin que se desatara ningún temporal ni nada parecido, de hecho hasta el alisio estaba más tranquilo de lo habitual ese día en Santa María del Mar-Añaza, uno de los pórticos más grandes de la recién inaugurada ampliación de la autopista hasta Güímar (Arafo más bien), colapsó sobre el tronco de la misma sin que por suerte (muchísima suerte) hubiera que lamentar desgracias personales.

Inmediatamente se levantaron las alarmas esas que se levantan en el Cabildo y que siempre terminan en nada (silencio), máxime si se trata de poner en duda una obra ejecutada por Dragados (del amigo Florentino Pérez) y que casi dobla su presupuesto con un retraso impresionante que mantuvo medio bloqueada a la Isla por años. Pues nada, lo de siempre, los señores retiraron la señal caída y al menos, que yo sepa, otra más de manera preventiva en el desvío hacia Tabaiba viniendo del sur.

Como siempre, también, a los que pagamos las facturas no se nos explicó nunca nada, ni una aclaración y mucho menos nada sobre el resultado de esa “concienzuda” investigación que iban a abrir. ¿Qué pintamos la ciudadanía interesándonos por los negocietes de estos personajes con Florentino Pérez que como Plasencia y otros tantos financian campañas electorales? Sí, es cierto, en su momento pasé un día por allí y me llevé unos pernos rotos (se publicó en ‘noincineraciontenerife’ y El Día al menos se hizo eco del tema) que comparándolos con señales mucho más pequeñas de la TF-5 resultaban ser de sección incluso menor, pero uno no es ingeniero y esos cálculos hoy en día tampoco los hace ningún tipo con lápiz y papel porque sólo es necesario meter correctamente los datos en el programa y te saca el diámetro y la cantidad de pernos que lleva eso y cómo hay que instalarlos.

Pero en fin, nada de eso se sabe ni nadie dará cuenta de ello pese a que han entrado otros, al tiempo. Es impresionante pero cinco años han pasado ya y la conexión entre la TF-1 y la TF-5 ha permanecido todo este tiempo sin señalizar adecuadamente, con la antelación suficiente, en una isla turística. No pasa nada, echamos mano a la cartera, un millón de euros casi (ya veremos) y a pagar de nuevo lo que disparando el presupuesto inicial pagamos no hace tantos años.

Pero cuando uno quiere hacerse la idea de qué es y qué no es corrupción, independientemente de las retorcidas interpretaciones legales, cualquiera diría que lo mejor es cuestionarse si actuaríamos así con nuestro dinero. Vamos, que si se empiezan a caer lámparas del techo que pagué, en éste caso por centenares de miles de euros, estaría dispuesto a volverlas a pagar a los pocos años tirando de mi cartera y sin ir a por nadie. ¿No? Pues ahí hay mamandurria en tanto nadie nos explique por qué estamos volviendo a pagar todas y cada una de las deficiencias de esa ampliación que tanto costó recepcionar al Cabildo, justamente porque alegaban deficiencias de las que nadie se hacía cargo, muchísimo menos Dragados que ha tenido el entorno del Cabildo plagado de grandes banderas por años como si fueran ellos los amos de todo aquello. Pero doña Vicenta lo dijo y nadie le hizo caso porque Melchior decía que la pobre se había vuelto loca: carreteras del Cabildo = corrupción. Si es verdad no lo sé, pero actuaciones como ésta verdaderamente le revuelven a uno el estómago con las necesidades que tenemos en todos los ámbitos.

Fuente: https://noincineraciontenerife.wordpress.com




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×