“Coronavirus, carta a mi madre (anciana)” de Fulvio Scaglione

Si ella supiera cómo usar el correo electrónico o el  WhatsApp, hoy le escribiría a mi madre lo siguiente. Pero ella no sabe, así que intentaré con una llamada telefónica, aunque, con esas manos ligeramente artríticas, puede que en lugar de responder, me ponga en espera. Sin embargo…

Hola mamá:

Este fin de semana sería mi turno, pero no podré visitarte. Tampoco Piero, mi hermano. Hablamos con él varias veces. Gozamos de buena salud, pero, viviendo en Milán, no queremos correr un riesgo infinitesimal de llevar el coronavirus a su hermosa residencia de ancianos, encaramada allí, en las colinas de Langhe. Los ancianos son frágiles y el contagio, aquí, solo ha hecho víctimas entre ellos. No nos veremos, por lo tanto, y sé que tendrá que tener un poco más de paciencia, hasta que se resuelva el desastre.

muchos dicen que estas personas mayores ya estaban cansadas y enfermas, llenas de dolencias, quizás serias y, por lo tanto, en general, no cuentanNo son víctimas “reales” del virus

A propósito de los ancianos. Me alegra que hayas dejado de leer los periódicos por algún tiempo. La ansiedad vendría primero, con todo lo que se habla de epidemia, pandemia, contagios, hospitales, paciente cero, escuelas cerradas y supermercados saqueados. Entonces tendrías depresión. Porque aquí abajo, hasta ahora, solo las personas mayores o las personas debilitadas por la enfermedad han muerto, como tú y casi todos tus conocidos. Hace unos días falleció esa señora con la que has estado saliendo durante muchos años, primero vecina y luego en la residencia, y vi cuánto sufriste.

Como si eso no fuera suficiente, muchos dicen que estas personas mayores ya estaban cansadas y enfermas, llenas de dolencias, quizás serias y, por lo tanto, en general, no cuentanNo son víctimas “reales” del virus. Entiendo que se han exagerado demasiadas reacciones por el aumento de las infecciones y que todos deberíamos calmarnos. Y estoy seguro de que los científicos y especialistas se ocuparán de ello lo antes posible. Pero mientras tanto me horroriza esa idea de que el viejo muerto es un poco menos importante. Como si hubiera sido una vida por accidente.

También escuché que decían: “murieron con coronavirus, no por coronavirus”. De ninguna manera. Sin el virus, todas estas personas habrían vuelto a vivir. ¿Una semana? ¿Seis meses? ¿Un año? ¿Cinco años? No importa. Hubiera sido toda una vida, llena de afectos, curiosidades, recuerdos, descubrimientos. Y tal vez incluso dolor. Pero es parte de la vida como las alegrías. ¿Qué queremos hacer esta vez? ¿Lo tiramos a la basura, es inútil, es malo? ¿Y a los enfermos graves o terminales les decimos que su tiempo no vale nada? ¿Y a las personas inmunodeprimidas que tienen la culpa, porque el coronavirus es una gripe cualquiera? ¿Hasta dónde vamos a llegar?

Mientras tanto, me gustaría que aquellos que mueren no sean tratados como un accidente estadístico solo porque son viejos y están enfermos. 


En este clima, me vino a la mente, imagínate, el abuelo Ugolino, tu padre. Murió bien, a una edad más que venerable, sin sufrir, mientras veía el Giro de Italia en la televisión. Recuerdo que cuando faltaba alguien de su grupo, él, tal vez por superstición, siempre decía con un poco de ironía: el chico perdió el aliento. Porque al final todos morimos así, dejando de respirar. Y no hay mucha necesidad de científicos para saberlo.  Mientras tanto, me gustaría que aquellos que mueren no sean tratados como un accidente estadístico solo porque son viejos y están enfermos. Me gustaría que tuvieran respeto por ellos, por su vida y por quienes lo aman. El coronavirus desaparecerá, los ancianos no y los enfermos tampoco. Emergencia o no, mejor no tomar malos hábitos. 

Ciao, mamá, ahora vamos a patear el virus, nos vemos luego.    

Fulvio Scaglione

Fuente: https://www.lantidiplomatico.it/




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×