De por qué se conduce mayoritariamente por la izquierda en Tenerife, causas y consecuencias

Las consecuencias son muy sencillas, básicamente que tenemos vías de cuatro carriles pero que en muchos casos funcionan como si tuvieran sólo dos, incluso peor porque las posibilidades de adelantamiento quedan reducidas a cero en el caso de nuestras autopistas porque una mediana de hormigón lo impide, afortunadamente para nuestra seguridad las más de las veces, que no siempre todo hay que decirlo.

¿Pero por qué hemos adoptado mayoritariamente y de forma casi enfermiza este comportamiento? Pues como en todo, probablemente por un cúmulo de razones. Las medidas coercitivas  obviamente no están funcionando como debieran, pese a que Tenerife es una auténtica mina de recaudación para la DGT, básicamente por los controles de velocidad en  lugares donde probablemente los límites establecidos son bastante discutibles y en muchos casos no resisten la más mínima comparación con los establecidos en la mayoría de la red, el caso es que el desinterés y/o la falta de medios  hace que no se ataque este comportamiento como se debiera.

Pero también hay otros temas asociados, en Tenerife -a diferencia de Gran Canaria- no se estableció en su momento un tercer carril adicional en las zonas de cuesta a fin de que los vehículos lentos no bloquearan literalmente el carril derecho en estos tramos, la cuesta de Guaza sentido sur o las curvas de El Sauzal sentido Santa Cruz son ejemplos paradigmáticos de ello. De ahí que mayoritariamente los conductores opten por irse directamente ya al izquierdo puesto que otro fenómeno asociado a la conducción por la izquierda es el de la actitud insolidaria consistente en cortarle la maniobra de adelantamiento, al precio que sea, al vehículo que lo hace correctamente y se pasa al derecho cuando termina de adelantar. Como hagas esto estás muerto porque el infractor va a hacer lo posible y lo imposible por impedir que te vuelvas a incorporar al izquierdo para volver a adelantar (al menos delante de él pero el que viene detrás habitualmente piensa lo mismo) lo que da lugar a que no se respeten las distancias de seguridad con la consiguiente proliferación de choques por alcance y demás. Vamos, la ley de la selva básicamente.

Pero hay más, los vehículos especialmente lentos en horas punta (que razonablemente habría que evitar aunque tuviéramos que indemnizar a esas empresas para que utilicen otros horarios), el desconocimiento del personal sobre la normativa puesto que actúan con el más absoluto convencimiento de que lo que están haciendo es lo correcto y, cómo no,  también la ignorancia en cuanto al riesgo que suponen ese tipo de actitudes en vías colapsadas en las que no se respetan las distancias de seguridad con el riesgo extraordinario que ello representa para nosotros mismos y para el resto de los usuarios. Hay que ver lo agradecidos que se muestran, especialmente los profesionales de las guaguas y camiones,  cuando les facilitas el adelantamiento, te hacen gestos de todo tipo porque en absoluto se creen ya que nadie les deje pasar  y las más de las veces optan por el volantazo al tiempo que ponen el intermitente porque como avisen con antelación todo el mundo acelera para impedirles la maniobra. Parece surrealista, porque en realidad no ganamos absolutamente nada con eso además de que nos ponemos en peligro y consumimos más combustible y frenos, pero es un comportamiento muy extendido. ¿Soluciones? No pinta bien la cosa, los políticos miran hacia más carriles y más piche como la solución a todo, pero ya les digo yo que más cosas son necesarias para mejorar la situación de auténtico colapso hacia la que nos encaminamos, si no es que ya estamos metidos en algunos casos y en horarios concretos.

 

Fuente: noincineraciontenerife.wordpress.com

Un comentario sobre “De por qué se conduce mayoritariamente por la izquierda en Tenerife, causas y consecuencias

  • el 29 marzo, 2018 a las 9:30 am
    Permalink

    Leído por encima el artículo, me atrevo a decir, que se posiciona en un punto de vista muy alejado de quienes conducimos en la autopista del norte. ¿Y si en lugar de acusarnos de conducir por la izquierda, nos preguntara por qué lo hacemos? ¿Qué es lo que hace que siendo personas corrientes, (imposible que todas las insolidarias y prepotentes coincidamos allí, dado lo grande que es el planeta) vayamos de manera habitual por la izquierda? Si usted fuera usuario de la vía, tenga por seguro que, como los demás, conduciría como lo hacemos. Somos más o menos como usted. Y si lo hacemos por algo es, si bien no parece que tenga usted mucho interés en comprender el asunto. Un saludo.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×