Francisco Tarajano, en la eternidad del verso

Tarajano entra en la eternidad por los “brumosos caminos” del guanche

Francisco Tarajano Pérez, Ingenio, 15 de mayo de 1924-Las Palmas de Gran Canaria, 10 de noviembre de 2018  

Mi poesía no toma partido sino por mi pueblo, por el sencillo y paciente pueblo canario de donde procedo, por el pueblo canario con el que he llorado y he cantado en la penosa senda del vivir, ya arraigado en estas islas, ya trasterrado en ultramar. De este pueblo canario he pretendido ser intérprete, altavoz y transmisor de sentires. No sé si fiel, pero humano es el equivocarse.

(…)

Si soy poeta, soy un poeta canario. Si acaso hablare al mundo, lo hago afincado en mi tierra, en su fauna, en su flora, en el sentir y decir de mi gente. Estimo que el habla es la morada del ser. Sin el habla peculiar, el canario pierde su savia y su autenticidad y para ser auténtico el canario tiene que ser autor y actor de su historia (…). Con mis versos pretendo forjar conciencia canaria, fortalecer el espíritu de la raza guanche que aún pervive (…)”.  

Francisco Tarajano

Pensar canarias desde la rebeldía poética, desde la disidencia, eso es en esencia Francisco Tarajano Pérez. Porque disentir en estas islas es atreverse a comprender de otra manera; es la búsqueda de un nutriente poético diferente para esta tierra. Es hablar de una forma muy diferente de la libertad y del amor. Es un tener sueños, un acontecer de la esperanza que se levanta desde ese ansia de pueblo: hambre de ser y anhelo de patria buena.

Francisco TarajanoPaco Tarajano– es todo eso. Sus poemas son esas “huellas y señas” ancestrales: tajaraste eterno de nuestras vidas prisioneras tan necesitadas de arraigo y de una verdad que nos mueva; tajaraste de siglos de esperanza. Revelación o arrebato, primero quedas  paralizado -rebeldía que se torna en conciencia que revienta-, y luego, te proyectas y te encaminas en el viaje para siempre:

Ojalá un día

reviente el ajijido

de rebeldía.

Paco Tarajano es algo más que un recurso poético mitinero; Tarajano es un corazón de piedra solidificado; un corazón de piedra y patria que señala los lindes de la libertad anhelada, es conciencia de país; porvenir y memoria viva de que en un ayer fuimos libres. Un ayer ancestral desde el que supuramos alma de pueblo y razón de la historia:    

Brumosos caminos

Camina y camina el guanche

No nos despedimos de Paco Tarajano, su verso vivirá eterno y seguirá alimentándonos; cimentando nuestra conciencia rebelde de pueblo que debe ser, y será. Tarajano pertenecerá eternamente a ese lugar en el interior recóndito de un anhelo de patria canaria libre. Le damos la palabra para siempre. Tarajano nunca será silencio ni olvido.

Por los riscos y arrifales

De mi torturado andar

he llorado por amigos

que se quedaron atrás.

No vieron la independencia

-tal Hupalupa y Tomás-

Por las cadenas perversas

De la España colonial.

Los vivas de independencia

Un día se escucharán

en las Canarias libérrimas:

así dice mi soñar.

Camino viejo y honrado.

Quiera el benigno Acorán

Que, tras mis años de lucha,

halle en la muerte la paz.

Se apagarán mis estrellas,

mis versos se callarán

pero habrá en mis huesos señas

de Aguañac en libertad

El País Canario

@elpaiscanario




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×