Incoherencias y presuntas actitudes delictivas en el cierre del campo de tiro de Adeje

Las distintas versiones entre el CIATF y Ayuntamiento dan a entender que ha habido irregularidades en el procedimiento

Desde el uno de junio el campo de tiro de Adeje está sin actividad, sin qué hasta la fecha se conociese el motivo de tal inactividad, por lo que se entendía que dicha circunstancia podría deberse a varios factores, entre ellos la orden de cese de actividad del Consejo Insular de Aguas de Tenerife, que tanto ha reclamado la Asociación Amigos en Defensa de Ajabo, exigiendo que se aplicase la normativa vigente que determina que el Consejo Insular de aguas ordenará la inmediata suspensión de las actividades que den origen a vertidos no autorizados, aunque visto el tiempo la definición de “inmediata” no debe ser la misma para todos al tardar más de cinco años en aplicarse.

Para la Asociación opositora al campo de tiro, las declaraciones en prensa escrita del consejero insular de aguas de Tenerife, Manuel Martínez, son alarmante y posiblemente “susceptibles de delito”, pues afirma: “Mantuvimos una reunión y se le trasladó que las medidas cautelares se iban a ejecutar, así que el Ayuntamiento decidió suspender esta práctica, por ahora, hasta que obtengan la autorización”. Desprendiéndose de esas declaraciones que el Ayuntamiento de Adeje, regido por los mismos colores políticos que el consejero insular, obtuvo información privilegiada de las acciones que se iban a tomar para que actuasen en consecuencia y evitar su aplicación. Miembros de la asociación bromean diciendo que “esto es como si vas conduciendo bajo los efectos del alcohol y un guardia civil te advierte de un control de alcoholemia pocos metros más adelante”.

De hecho, la resolución del Consejo Insular de Aguas de Tenerife, por la que se ordena el cese de la actividad fue firmada el 5 de junio de 2018, cuando ya el campo de tiro estaba cerrado, entendiendo desde la Asociación que esto es “una estrategia orquestada entre el Consejero del área y e Ayuntamiento de Adeje, para que dicha orden no se ejecute, pues en el momento de llevarse a cabo no existe actividad, haciendo valer la “voluntariedad” del consistorio  y poder reabrirlo cuando lo consideren oportuno”. En cambio ante un cierre cautelar u orden de cese de actividad, su reapertura se complicaría pues deben cumplir los requisitos establecidos para ello, o como mínimo eliminar los incumplimientos que determinaros su cierre cautelar o cese de actividad, situación que de haberse dado, hubiese ocasionado que la reapertura sería casi imposible.

Otra de las diferencias entre el cierre cautelar o cese de actividades ordenado por el CIATF, o el cierre voluntario, es la limpieza del barranco, comentan desde la asociación, pues “caso de haberse ejecutado el cese de actividad ordenado por el CIATF, u otra administración supramunicipal, conllevaría un control de la misma, debiendo ser ejecutada por empresas calificadas y facultadas para tal fin, entregar el material recogido a un gestor autorizado y con control y supervisión técnica de la administración ordenante”. En el caso de cierre voluntario lo harán sin atender a esos requisitos, que por mucho que argumente el Ayuntamiento de que cuenta con la contratación de empresas especializadas en este tema, “durante más de cinco años no se ha procedido limpieza alguna”.

De hecho la Asociación ha presentado denuncia por la existencia de trabajos con excavadoras en los aledaños del campo de tiro y en la bajada al Barranco de Ajabo, con el consiguiente daño medioambiental que conlleva el trabajo con maquinaria pesada.

Para la asociación es inexplicable el hecho de que en distintos documentos aparezca que el campo de tiro se hizo en 1979, cuando los informes jurídicos del Ayuntamiento de Adeje y de la Dirección General de la Guardia Civil determinan que el campo de tiro obtuvo la primera licencia el 21 de octubre de 1988, ampliándose a polígono de tiro el 23 de julio de 1997. Quizás eludiendo responsabilidades el actual alcalde de Adeje, alegando que se lo encontró cuando llegó a la Alcaldía.

Para el colectivo vecinal es una incoherencia que e Ayuntamiento afirme que son miles los participantes en ese campo, cuando un informe elaborado por una empresa contratada por el Ayuntamiento afirma que existe una media entre 4 y 6 tiradores, cinco días a la semana, los cuales ha ocasionado que existan 25 toneladas de plomo en el barranco y, que caso de ser miles los participante esas toneladas de plomo serían exponencialmente muchas mas.

La Asociación amigos en defensa de Ajabo presentará un escrito ante la fiscalía por estos hechos, solicitan que se presente querella contra el Ayuntamiento y el Consejo Insular de Aguas por entender que “se trata de un ato de gravedad y una burla a la ciudadanía”.

Un comentario sobre “Incoherencias y presuntas actitudes delictivas en el cierre del campo de tiro de Adeje

  • el 20 junio, 2018 a las 8:29 pm
    Permalink

    El famoso Kartin de Fañabé lleva años circulando motos y todo y ello sin licencia y sin insonorización.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×