La Casa Quintana, una joya abandonada

La Casa Quintana no es más que un ejemplo de vivienda en estado de abandono, por ello desde la Asociación Cultural Guía Se Respeta, que lucha por la promoción económica y social de Guía a través del cuidado de su Patrimonio Histórico y Artístico, convocan a todo el mundo el día 6 de septiembre a las 19:00 en la Kasa de Guía -Calle Marqués del Muní, 7.

Otros ejemplos de inmuebles con un alto valor histórico y artístico los tienen en este mapa.

La Casa Quintana es muestra de la arquitectura antigua del municipio de Guia de Gran Canaria, situada en la Plaza Mayor de Guía, su edificación data del siglo XVI. Destaca el balcón canario, de estilo mudéjar, en madera y blasón con los apellidos Guanarteme y Quintana.

Historia

Guía de Gran Canaria era, hasta 1526, una población dependiente administrativamente de Gáldar. Es entonces cuando consiguió la Vara de Alcaldía. Para regir el nuevo Ayuntamiento, el Gobernador Martín Fernández de Cerón le otorgó el título de alcalde real a Fernando Alonso de la Guardia. Este primer alcalde guiense fijó su residencia en la parte baja del casco urbano, frente a la aún no declarada parroquia de Santa María de Guía, que obtendría tal reconocimiento en 1533 (la mencionada zona del casco sería conocida como “Villa de Abajo”, por oposición a la “Villa de arriba” que se formaría en los alrededores de la ermita de San Roque).

Al cabo de varias décadas, ya a comienzos del siglo XVII, la vivienda había pasado a ser propiedad de Gonzalo de Quintana y Betancourt, razón por la cual es conocida como Casa Quintana o De los Quintana.[i]

Fue la vivienda de la infancia de Simón Bonifacio Rodríguez y Rodríguez y de José Rodríguez y Rodríguez, en la que el primero vivió desde 1934 hasta su fallecimiento en 2012.

Arquitectura

El inmueble que habitó conserva hoy muy poco del siglo de su fundación, el siglo XVI. De ello lo más llamativo es un puerta en el lado izquierdo del patio interior que está rematada por un arco de recuerdos gótico-tardíos, concretamente de los conocidos como conopiales.[ii]

La estructura del edificio se ajusta a los parámetros de la arquitectura doméstica tradicional de la clase acomodada de las Islas Canarias: a través de su fachada principal se atraviesas el zaguán que da acceso al patio interior descubierto, del que parten distintas habitaciones, así como la escalera que conduce a la planta superior. Es en esta planta donde se conservan interesantes artesonados en madera de tendencia mudéjar pero con detalles rococó, así como la alacena adosada o empotrada del comedor.

Otras dependencias, éstas de las plantas inferiores, son los sótanos y la antigua caballeriza. Pero es en la fachada principal donde se sitúan los elementos arquitectónicos más característicos, como son la portada enmarcada por cantería que presenta un claroscuro del conocido como almohadillado. Este marco es de una tipología frecuente en distintos puntos de Gran Canaria, concretamente, presenta una forma en la que se une la puerta principal con una ventana de la planta superior, que a su vez está decorada con el correspondiente alféizar y la cornisa que corona el conjunto.[iii]

Pero la fachada posee otro elemento más significativo: en su lado derecho destaca un balcón de carpintería cubierto y con baranda o posamanos de celosía de rejilla. Y es dicho balcón todavía más singular por el lugar de la fachada en el que se encuentra; no está en el centro del frontis, sobre la puerta, como es habitual en la época de su construcción, sino en el mencionado lateral derecho.[iv]

Actualidad

En la actualidad, este edificio (que está considerado Bien de Interés Cultural dentro del Conjunto Histórico de Santa María de Guía de Gran Canaria), tanto por su historia como por sus valores artísticos, así como por encontrarse en la plaza principal de la Ciudad de Guía, se encuentra en un lamentable estado semirruinoso.[v]

Tras la marcha de su última inquilina en el año 2017, el estado de abandono es palpable, con su balcón en riesgo de desprendimiento, ventanas del frontis rotas, pintura exterior descascarillándose y sus dependencias convertidas en nidos de palomas.

Bibliografía

González-Sosa, Pedro Contribución para una historia de Guía de Gran Canaria. Ayuntamiento de Santa María de Guía, 1985.

Martín Rodríguez, Fernando Gabriel Arquitectura doméstica canaria Aula de Cultura de Tenerife, 1978.

Quintana Andrés, Pedro C Una mirada al pasado Excmo Ayuntamiento de Santa María de Guía, Gobierno de Canarias, 2006. 

[i] Breve descripción de la historia del edificio Fuente: Universidad de Las Palmas de Gran Canaria

[iv] Referencia arquitectónica de la Casa Quintana Fuente: Universidad de Las Palmas de Gran Canaria




Un comentario sobre “La Casa Quintana, una joya abandonada

  • el 4 septiembre, 2019 a las 11:51 am
    Permalink

    hay que abrir las miras y fijarnos en otros municipios que han sabido cuidar y mejorar lo que tienen. Sin ir más lejos, Agüimes debe servir de ejemplo. Su patrimonio no tiene el valor del nuestro, pero han sabido potenciar impulsando su economía ¿por qué en Guía hay gente que piensa que querer cuidarla es traicionarla, o venderse a intereses políticos? En fin

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×