La izquierda alemana confirma que Canarias será un campo de concentración para bloquear la entrada de migrantes en la Unión Europea

El gobierno de la colonia, que mientras solloza y patalea sin respuestas, se inmolará a cambio de las mismas prebendas de siempre, las mismas limosnas de siempre, las mismas promesas de siempre”

Queda manifiesta, una vez más, la condición de colonia de Canarias, la ausencia de autogobierno y menos de soberanía. Queda al descubierto el triste papel de los dependentistas y el verdadero rostro de los gobiernos españoles cualquiera que sea su orientación o color político”

La prensa alemana se hace eco de la situación de Canarias en un doble sentido: de un lado los intereses de empresas alemanas que pujan por despejar las resistencias de la canciller alemana a que los turistas germanos viajen a Canarias (el 80% de ese negocio queda en Alemania) y de otro el interés de otros sectores, no sólo alemanes, para que Canarias sea otro tapón migratorio como las islas griegas.

El partido Die Linken (La Izquierda) ha denunciado en el Bundestag que “la intención europea es mantener al menos dos años esta situación de concentración de inmigrantes en Canarias”, porque no hay una política distinta a lo que ya se ha hecho en la frontera griega. El Gobierno español, presionado por los lobbies alemanes parece haber decidido virar su errática gestión en Arguineguín hacia el agrupamiento en campos de concentración de los contingentes migrantes que se encuentren en zonas turísticas y su desvío a zonas “fuera de los ojos de los turistas”.

Así las cosas, es muy probable que esos campos de concentración puedan situarse en Las Palmas de Gran Canaria, Sta. Cruz de Tenerife y Fuerteventura. Ese sería el compromiso adquirido este fin de semana por Pedro Sánchez con los operadores turísticos reunidos en La Palma este fin de semana, de ahí su presencia. El Gobierno español pretende cerrar de esta manera el doble frente abierto para sus intereses en la colonia: abrir el negocio hotelero y encerrar a los migrantes africanos en campos de concentración fuera del emporio turístico.

La Unión Europea ha planteado a España que el paquete de ayudas con el que el Gobierno español piensa respaldar sus PGE también dependía de este tapón, y Canarias será la gran sacrificada. El gobierno de la colonia, que mientras solloza y patalea sin respuestas, se inmolará a cambio de las mismas prebendas de siempre, las mismas limosnas de siempre, las mismas promesas de siempre. La finca queda expedita para seguir dando ganancias al exterior, sólo que ahora se unirá otro rol más, otra vez el destierro donde derivar problemas del Estado. Queda manifiesta, una vez más, la condición de colonia de Canarias, la ausencia de autogobierno y menos de soberanía. Queda al descubierto el triste papel de los dependentistas y el verdadero rostro de los gobiernos españoles cualquiera que sea su orientación o color político. Otro gallo cantaría si en este país canario nuestro hubiera un movimiento independentista fuerte, pero a la vista está que nuestro adversario somos nosotros mismos, que nos lo negamos.

[email protected] de Canarias




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×