Las “catwomen” portuense

La noche cae en la ciudad turística de Puerto de la Cruz (Tenerife), la luna llena ilumina tenuemente las calles y dibujan sombras caprichosas en todas partes, un maullido se escucha en la lejanía y cientos de gatos comienzan a salir de sus escondites buscando alimentos y algunos de ellos miran con añoranza a sus antiguos hogares donde sus dueños siguen haciendo sus vidas después de tirarlos de sus casas como si fueran simples muebles viejos.

Se escucha pasos y palabras llenas de amor mientras unos cuencos se llenan de agua y de pienso, son sus heroínas, las catwoman portuenses que cada día cuidan las decenas de colonias que se han formado a lo largo y ancho de la ciudad ante la dejadez de sus gobernantes y de la ciudadanía que ha preferido mirar a un lado como si el problema que se ha gestado no fuera también en cierta manera culpa de ellos y de ellas.

Poco a poco van perdiendo su lucha, sus supuestos aliados le han dejado de lado y observan desde la distancia como tienen que ir abandonado la batalla y es que ya no pueden más.

Me gustaría personalizar esta lucha que se está perdiendo  en una de las asociaciones que luchan por el bienestar animal en el Puerto de la Cruz son nada más y nada menos que “Animal Club”, la situación de esta protectora es extremadamente crítica, dado que se encuentran en una situación económica extremadamente crítica las deudas que durante unos meses se fueron reduciendo han vuelto a subir de manera exponencial dado que son ellas casi en exclusiva las que están luchando por controlar las colonias gatunas con la castración de las hembras, llevando a los enfermos al veterinario y ayudando alimentar a todas las colonias todo esto mientras esperaban una ayuda prometida que no llegaba y que sigue sin llegar, pensareis que son decenas de miles de euros pero la cifra es mucho más reducida  y que van a  ir destinado casi en exclusiva a los gastos veterinarios y en la castración de algunas de las decenas de gatas que deambulan por las calles, solares y plazas.

Resulta decepcionante ver como se ríen de manera continua de ellas y como son ignoradas tanto por el actual concejal como por el anterior.

Animal Club se muere, sus heroínas pierden las energías y la poca ayuda que reciben los gatos y gatas dejará de existir, volverá la luna a ocultarse y sólo les quedarán sobrevivir mientras esperan que la muerte les recoja por el camino.

Solo un milagro, la ayuda real por parte del Ayuntamiento o por parte de los que vivimos en el municipio conseguirá que ellas vuelvan a recuperar sus superpoderes y que puedan seguir protegiendo a los gatos de la ciudad.

Catman

Puerto de la Cruz




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×