Los sindicatos de la Coordinadora de los Pueblos de la FSM exigen a los gobiernos español y europeo la acogida y traslado de la migración retenida en Canarias

Los cinco sindicatos que conforman la Coordinadora de los Pueblos de la Federación Sindical Mundial, integrada por Intersindical Canaria (Canarias);  (COS) Coordinadora Obrera Sindical Países Catalanes; (LAB) Sindikatua Euskal Herría (Euskadi); (CUT) Central Unitaria de  Traballadores, Galicia; e, (Intersindical, CSC), Intersindical, Confederación Sindical Catalana, ante esta catástrofe humanitaria y social, manifiestan, en primer lugar, su solidaridad con el pueblo canario y con las personas migrantes que llegan arriesgando sus vidas a las costas del Archipiélago, entendiendo que se deben habilitar de inmediato y sin más tardanza los mecanismos necesarios para el traslado solidario a territorio español y europeo del conjunto de la migración que, hoy, sobrepasa sobremanera las posibilidades de acogida del País Canario

En las últimas semanas se ha producido un aumento incesante de la llegada de cayucos al Archipiélago Canario con personas trabajadoras y menores provenientes del conteniente africano. En lo que va de año han sido recibidas 18.300 personas, y en sólo unos meses, se han certificado el fallecimiento de 530 personas, aunque jamás sabremos las cifras reales de muertes.

Canarias, país de, apenas, 7.500 km2, situado a 1.000 Km de las costas europeas y a 98 de las africanas. El territorio del archipiélago tiene una densidad de población de 330 h/km, que se duplica si se tiene en cuenta que el 42% del territorio insular no es viable para el asentamiento humano por sus condiciones naturales o tratarse de terreno protegido. Con un desempleo estructural del 20%, hoy, con la crisis pandémica, podemos afirmar que el 50 % de su población activa se encuentra en situación de desempleo, o situación de ERTEs. Un país que se está convirtiendo en una cárcel para miles de personas que huyen del hambre, de la miseria, de la persecución política o de género, todo ello producto del expolio de sus recursos realizado gracias al pasado colonial y el presente neocolonial del continente africano

Las condiciones de acogida de las y los migrantes resultan infrahumanas, conformando campamentos en los muelles sobre asfalto o sobre tierra, o bien se les deja a su suerte en ciudades como Las Palmas de Gran Canaria. No podemos dejar de hacer mención al tratamiento de los denominados MENAS, menores no acompañados, responsabilidad de la comunidad de acogida. Canarias acoge, en estos momentos, a más de 2000 menores de edad y pese al ofrecimiento de otras comunidades, Extremadura, Castilla -León y País Vasco, para atender a una parte de estos jóvenes, el gobierno de Madrid no ha realizado las gestiones para que ello sea posible.

Denunciamos las continuas maniobras de Marruecos para imponer su voluntad expansionista en la zona sin que el gobierno del reino de España ni la Unión Europea tome medida alguna para poner freno a las mismas. Exigimos que, tanto, las vidas de las personas migrantes, como Canarias dejen de ser moneda de cambio de ningún tipo de políticas entre ambos.

Apoyamos la libertad de movimiento de todas las personas, a la vez que el derecho a vivir en su propia tierra, para que ambas cosas sean posible Europa, EEUU y las grandes multinacionales tienen que sacar sus ensangrentadas manos del continente africano. En ese sentido exigimos que se respete el derecho a la libre autodeterminación de los pueblos, y, en este caso, especialmente, de las dos últimas colonias españolas, en dicho continente, Canarias y el Sahara Occidental. 




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×