Martín echa humo para ocultar sus responsabilidades

En el pasado Pleno nos sorprendía el gran disgusto que tenía la concejal Mónica Martín por haber denunciado públicamente que mentía al afirmar que no tenía constancia de los hechos acaecidos el 14 de octubre en la Mesa Mota. Se rasgó las vestiduras en público en defensa del deber de no divulgar los datos personales de terceras personas, refiriéndose al hecho de haber pasado determinada documentación a los medios de comunicación con la intención de que contrastaran nuestra denuncia. Era una cortina de humo para que no se hablara del fondo del asunto.

Desde luego, resulta sorprendente que ponga el acento en este hecho secundario, sobre todo teniendo en cuenta que en ningún medio se han publicado los datos de estas personas, los cuáles han permanecido en todo momento en el anonimato, en lugar de poner el acento en las consecuencias de su falta de deber público. La señora Martín, a la que le llegan las solicitudes de autorización para la celebración de determinadas fiestas estudiantiles en la Mesa Mota, miró para otro lado, echándole la pelota a otras áreas del Ayuntamiento, en este caso Fiestas y Seguridad Ciudadana, quizás porque no se ve capaz de llevar la labor que se le ha encomendado. Y habría que preguntarse qué le hubiera pasado a este Ayuntamiento, conocedor a través de estas solicitudes, si le hubiese sucedido algo a estos chicos. Desde luego sus familias estarían en todo el derecho a reclamarle a usted, Sra. Martin, el no haber hecho nada. 

Nos alegramos de que la prensa se haga eco del buen desarrollo de las fiestas universitarias pendientes de celebrarse en la Mesa Mota, las del día 19 y 21, lo que es indicativo de que por lo menos ha servido para algo el llamamiento de atención que le hacíamos a usted, Sra. concejal. Estas celebraciones se pueden hacer sin ningún tipo de contratiempos, lo único que hace falta es plantear las medidas de seguridad que son necesarias y llevar un mínimo de control.

En última instancia lo que queda en entredicho con este tipo de asuntos es la profesionalidad de algunos medios de comunicación, más inclinados a ser meros servidores del poder y de la mano que paga sus servicios que de ofrecer a la sociedad una información veraz de relevancia pública.

Cuando un periodista recibe información con la intención de que pueda contrastar la veracidad de la misma tiene la obligación de mantener en secreto la identidad de las fuentes que hayan facilitado la información. De hecho el artículo 199.2 del código penal castiga a los profesionales que divulguen la información que se les pasa de manera reservada. El periodista solo estará obligado a revelar la identidad de la fuente cuando de este modo se pueda evitar la comisión cierta de un delito contra la vida, la integridad, la salud, la libertad o la libertad sexual de las personas (artículo 15 del Estatuto del periodista profesional).

En este sentido, me cuentan que cierto periodista ya tiene una fundamentada querella en su contra, precisamente por pasarse de listo, no buscar las fuentes que contrasten la información que se le pasó y no observar una clara distinción entre los hechos y las opiniones, evitando toda confusión entre ambas cosas, así como la difusión de conjeturas y rumores.

Esperemos que se respete la labor de cada cual, y que tenga claro de una vez, Sra. Martín, que nuestra función como oposición es fiscalizar y estar pendiente de todo lo que hacen los concejales con competencias de Gobierno, precisamente para que éstos estén vigilados y actúen en consecuencia. Esa es nuestra labor; si por criticarla se molesta, pues, como usted bien dice, nadie es imprescindible en este Ayuntamiento, la invito a irse que a buen seguro habrá mujeres y hombres competentes en las listas del PSOE que la podrán sustituir.

Aunque claro, como decían en Casablanca, siempre le quedará Coalición Canaria.

 

Juan Luis Herrera,

portavoz adjunto de XTF-NC en el Ayuntamiento de La Laguna

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×