Objeto de mi deseo

NO ESTOY QUIETO, si la pillo, ni de broma… Me vuelve loco, no me puedo resistir…. Es verla y entrarme unas ganas tremendas de tenerla entre mis manos, mirarla, morderla, lamerla y comérmela todita de arriba abajo… ¡Mis padres nunca me compraron ni una jodida manzana de caramelo en las fiestas populares!

 

 

Daniel Olivera

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×