Obras de pesadilla junto a un colegio público de Adeje

En mi vida pensé que el Ayuntamiento de Adeje, con sus universidades de verano y sus películas para no dormir, pudiera tener tal grado de insensibilidad por la Educación Pública y por los niños que ilusionados acuden al colegio cada mañana en un barrio obrero.

Todo el curso pasado ¡hasta el confinamiento que en verdad para algunos fue una salvación que nos permitió escapar del ruido! nos machacaron con martillos pilones, hormigoneras retroexcavadoras en horario escolar, con el consiguiente polvo, ruido y demás. Según ellos no se puede trabajar de tarde ni sábados por muy pegado a un colegio que estés con esas obras de pesadilla. De película. 

Pero es que, a vueltas del confinamiento, cuando ya no tienes opción de cerrar las ventanas, pues te encuentras con algo mucho peor, cuando la obra supuestamente debió estar terminada antes del verano o incluso del confinamiento a poco que hubieran cumplido lo programado.

Y es que resulta que en septiembre -y lo que llevamos de octubre- llegó la hora de las radiales, de los martillos eléctricos sobre la estructura metálicas (se pasaron con una pasta ignífuga y dos terribles semanas estuvieron picando eso) y demás pesadillas para mí que sólo en horario de clase porque antes del 15 de septiembre nada de eso.

Unas doscientas planchas metálicas de un falso techo han sido cortadas con radial porque no vinieron a la medida después de la incorporación de los alumnos y las consecuencias para algunas clases han sido demoledoras, simplemente demoledoras. Vaya recibimiento para unas criaturas que, sin culpa de nada y con una ilusión tremenda, regresaron al colegio después de seis meses sin el reencuentro con sus compañeros y maestros. 

¡Que no entienden que están hasta 25 criaturas encerradas en aulas mal acondicionadas, con mascarillas con las que nadie se entiende, y sin poder cerrar las ventanas y eso merece cierto grado de respeto! Pues te pongas como te pongas no lo entienden, tú.

Juan José González Afonso




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×