27 FEBRERO. Concentración en defensa de la Sanidad Pública: “Frente a la privatización, Sanidad Pública, por la derogación de Ley 15/97 y el art. 90 LGS”

La concentración tendrá lugar el sábado 27, a las 12:00 horas, en la Plaza de La Candelaria de Santa Cruz de Tenerife

Manifiesto contra la privatización y el desmantelamiento de la Sanidad Pública

Desde diferentes lugares de Canarias nos concentramos al hilo de una convocatoria estatal de la Coordinadora Anti privatizaciones de la Sanidad, en defensa de varias ideas fuerza:

Frente a la privatización de la Sanidad Pública, por la derogación de las leyes privatizadoras (15/97 y artículo 90 de la LGS).

Retorno a lo público de lo privatizado hasta ahora. Por una sanidad 100% pública, que funcione los 365 días, 24 horas.

Ratios de personal de todas las categorías y grupos profesionales adecuados a las necesidades reales, con plantillas estables y fin del fraude en la contratación.

Por un sistema sanitario gestionado democráticamente, centrado en la prevención y en la salud colectiva.

Aquí vivimos, en un territorio fragmentado, donde su pueblo no tiene los mismos derechos de acceso a la sanidad pública, universal y gratuita, ya sea por motivos geográficos, por motivos socioeconómicos o por un escaso desarrollo de los servicios sanitarios tanto en Atención Primaria, limitando la promoción de la salud y la prevención de la enfermedad; como en la Atención Especializada donde la falta de recursos humanos y materiales condiciona el colapso de los Servicios de Urgencias y las insufribles Lista de Espera, factores que convierten al Servicio de Salud en Canarias en uno de los peores del estado español.

Esta realidad canaria en materia de salud y sanidad, a diferencia de otros países, no viene marcada por estar en vías de desarrollo o por haber sufrido conflictos bélicos recientes; viene determinada por años de pésima gestión de los recursos públicos y por el permanente intento de desmantelamiento a favor del negocio privado de la sanidad, por parte de cada gobierno canario. Este tema, ha sido llevado a los tribunales de justicia por varias organizaciones.

El 9,3% del presupuesto público de Canarias para sanidad, se destina a concertaciones con centros privados, un dato que tan solo es superado por Cataluña con el 24,9%, Madrid con el 10,7% y Baleares con el 10.4%.

Hay que sumar, además, las embestidas de recortes presupuestarios que, a partir del año 2010, se tradujeron en una sangría de recursos humanos y materiales, esta política fue un tributo para superar temporalmente la crisis general del capitalismo español, que se saldó con un enorme proceso de concentración, donde las compañías monopolista engulleron miles de empresas, dejando un ejército de personas paradas y una enorme pérdida de poder adquisitivo de los salarios directos, diferidos (pensiones), e indirectos, como es la sanidad pública, limitada, con decretos como el 16/2012 que, impuesto desde el Estado español, y aun parcialmente derogado, siguen manteniendo restringido el acceso a la sanidad pública a determinados sectores de la población.

El resultado es, la población más enferma del conjunto del Estado español, principalmente de aquellas patologías consideradas prevenibles con adecuadas políticas de educación sanitaria y que guardan relación con el alto porcentaje (más de un 30% de la población) de pobreza. Es precisamente la falta de recursos suficientes lo que condiciona los hábitos alimenticios a los que se puede acceder, producto todo ello de una situación socioeconómica de bajos salarios, bajas pensiones y altísimos niveles de precariedad laboral y desempleo, con la cesta de la compra de alimentos saludables más costosa de Europa.

En los índices de Salud Canarias se sitúa a la cola de las CCAA. Según los últimos datos, en Canarias existe una prevalencia del 33,9% de hipercolesterolemia, frente a la media del estado del 23%, siendo la primera comunidad en mortalidad cardiovascular de todo el Estado español. La mortalidad por complicaciones de la diabetes duplica la media estatal, sufriendo la población canaria por esta enfermedad el triple de complicaciones (Ceguera, amputaciones, fracaso renal). El 24,4% de la población canaria padece el síndrome metabólico (es decir, obesidad, diabetes e hipertensión) que termina por llevar a la insuficiencia renal y a la necesidad de diálisis y de trasplante renal.

A todo este cúmulo de despropósitos, se suma Emergencia Sanitaria causada por el SARS-COV2, causante de una pandemia, cuya pésima gestión ha puesto de manifiesto el desmantelamiento de los servicios públicos y que, además de lo que produce por sí misma, ocasiona un doble efecto multiplicador en el retraso en la atención al resto de patologías.

Este incremento en forma de complicaciones y listas de espera, ya está siendo preparado para seguir justificando las derivaciones a la sanidad concertada. A este marco coyuntural de la pandemia, se suma una segunda ola de la crisis general del capitalismo, en la que nuevamente los grandes capitales exigen al ejecutivo de turno que se compense la pérdida de valor del capital sobreacumulado con recursos públicos, con más privilegios fiscales para las fortunas, con la desvalorización de la fuerza de trabajo para revalorizar sus cuantiosos capitales y con el retroceso de lo público para que las compañías privadas puedan convertir en negocio el acceso a prestaciones, que se pierden como derechos.

En este contexto, un pilar fundamental sería la existencia de unos servicios públicos de salud equilibradores, accesibles, bien financiados y dotados de recursos humanos y materiales.

Se hace estrictamente necesario para atender a la salud en sus vertientes biológicas, psicológicas y sociales, además de la mejora de las condiciones socioeconómicas, potenciar todos los niveles de atención, desde la Primaria hasta la Rehabilitación, la Atención a la Dependencia, la Atención Temprana…etc.

La situación actual convierte el acceso a los Servicios Sanitarios Públicos en una carrera de obstáculos en cuyo camino se dan la mano las complicaciones y la cronicidad de los procesos, así como el deterioro del proyecto de vida de los ciudadanos.

Por ello es necesario levantar una fuerte lucha popular que permita reconquistar y defender nuestros derechos que han cercenado, que obligue a colocar el cuidado y la vida en el centro y las políticas sociales y económicas pivoten sobre las personas, no sobre el capital.

 

Firmantes hasta el momento

Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de Canarias-Marea Blanca Plataforma Atención Temprana Canarias

Intersindical Canaria ASACA Sindicato Sanidad

Alternativa Sindical Obrera Canaria PCPC

 



 


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×