30 de mayo, el día del cipayo

Una nación no debe juzgarse por cómo trata a sus ciudadanos

con mejor posición, sino por cómo trata a los que tienen poco o nada. 

Mandela

 

30 de Mayo de 1496 la corona de Castilla se adueña de las Islas Canarias y de su pueblo. En la maltrecha historia colonial de Canarias se van acomodando fechas promovidas por los caciques coloniales para recordar a perpetuidad al pueblo canario que Canarias es propiedad del Estado español. Después de 46 años de dictadura vuelven a las andadas los descendientes criollos de los que siempre han buscado la división y la saña entre el pueblo canario para conmemorar fechas sin previa consulta o referéndum.

Se le niega al pueblo lo que es de derecho propio de tomar la decisión de lo que queremos ser en un nuevo futuro y en lo que debiera ser un estatus diferente en cuanto a relaciones con el Estado español. Canarias no es España, nunca lo ha sido y nunca lo será, por el simple hecho de que la historia está escrita por los mismos castellanos invasores, y como decía el insigne patriota Secundino Delgado: “En vano buscará el español una mordaza para nuestras bocas y una losa para nuestros corazones”.  

Lo que da verdadera repulsión y rabia es que esa mordaza y losa son constantemente utilizadas por los vendepatrias que usurpan nuestras instituciones de gobierno, parapetándose en los sillones del poder español por las prebendas y regalías del amo godo para que les cuiden la finca canaria. Vemos impasibles como nuestro territorio sigue en amplia rapiña especuladora, vemos como el circulo de importadores y empresarios son los que designan el futuro económico y político para sus propios intereses mercantilistas, vemos como los políticos apesebrados solo legislan para el poder establecido, con un control político, administrativo, judicial, militar y eclesiástico nacional católico español sin precedentes como en la mismísima y antigua Edad Media.

Todo es prohibido, censurado, no se puede, no se debe, no se hace, no eres, etc.; obligan al pueblo a una esclavitud soterrada, vemos como a muchos canarios y canarias con hijos sin recursos, se les niega hasta el vivir dignamente en su tierra, en la que les vio nacer, la de sus antepasados, y que cuando vas a exigir lo que te pertenece como lo proclaman las declaraciones de derechos humanos y universales, a lo que es, el sustento de alimento, vestimenta, asignación económica o vivienda, y la primera patada que te dan en toda la boca es, que para poder optar a esas necesidades, que el primer requisito que debes aportar, es que tienes que ser residente superior a 7 años en el municipio donde estés empadronado, un insulto al canario originario, al canario autóctono, te hacen extranjero en tu tierra y en tu casa. El canario no es dueño ni del palmo de tierra que pisa de este archipiélago. Te llaman canario para sacarte tus recursos amigablemente, pero residente para putearte y mantenerte en corto cuando exiges lo que te pertenece.

El Estado español sabe lo que es la desafección del colonizado con la metrópoli y por eso utiliza las armas más aberrantes que son las de arrodillarte y hacerte dependiente de las necesidades que ellos guardan bajo las llave de la perpetuidad. Esta chusma del Estado español y los criollos que viven a cuerpo de rey manteniéndoles la colonia para su beneficio propio y en contra del territorio y de los derechos del pueblo canario solo se merecen las palabras de un hombre de honor como fue y lo sigue siendo en el recuerdo el Mencey Bencomo:

Jamás me he sometido a otro hombre como yo. Libre he nacido y así viviré siempre. Mayo 1494

 

Nada que celebrar el día de la infamia.

 
 
 

Arturo Caballero González

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×