AMEC denuncia en sus redes cómo el rector Martinón o su antecesor en el cargo, Eduardo Doménech,  se “garantizan” como “profesores honorarios” de la ULL

La condición de “profesor honorario”, según la nota de los estudiantes, permite al profesor jubilado seguir vinculado a la institución y, entre otras muchas cosas, “seguir beneficiándose de los servicios que ofrece la ULL”

En una nota compartida en sus redes el grupo mayoritario en el sector estudiantil de la Universidad de La Laguna, la Asamblea del Movimiento Estudiantil Canario (AMEC), denuncia públicamente la modificación del denominado “Reglamento de Honores y Distinciones de la Universidad de La Laguna”. Dicha modificación, según AMEC, “permitirá a cualquier exrector o exrectora solicitar y conseguir de forma automática ser profesor honorario de la ULL”.

La condición de “profesor honorario”, según la nota de los estudiantes, permite al profesor jubilado seguir vinculado a la institución y, entre otras muchas cosas, “seguir beneficiándose de los servicios que ofrece la ULL”. De la misma forma, entendemos que dichos profesores podrán seguir influyendo decisivamente en sus departamentos y manteniendo las mismas tendencias endogámicas que tanto daño hacen a las Universidades canarias, que no solo no renuevan su personal docente, sino que tienen “por norma” servirse de la cooptación como mecanismo de contratación del nuevo profesorado.

La modificación del reglamento permite a Antonio Martinón Cejas nombrar “profesor honorario” de la ULL de forma “automática” a  “quiénes se lo soliciten y hayan sido rector o rectora de la Universidad de La Laguna”.

Con este nuevo procedimiento, aprobado este lunes en Consejo de Gobierno, el propio Martinón, del que, según los estudiantes, “no son conocidas grandes aportaciones a la ciencia”, se estaría garantizando “ser profesor honorario”. De la misma forma, los alumnos denuncian que el exrector Eduardo Doménech Martínez también saldría beneficiado, puesto que, según apuntan, en su momento, “no consiguió los votos de su Departamento” para alcanzar dicho honor.

AMEC termina con contundencia su reflexión en las redes: “consiguen ser honorarios sin debate, sin reflexión, sin democracia, sin méritos suficientes…  Al estilo “ordeno y mando” que tanto gusta en estos tiempos de pérdida de derechos y libertades. En definitiva, Martinón y Doménech serán: ¡¡¡Honorarios por la fuerza, no por su ciencia!!!”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×