Antonio Cubillo y la vigencia de su llamado a la juventud canaria en el sexto aniversario de su fallecimiento

Este 10 de diciembre se conmemora el sexto aniversario de la desaparición del histórico dirigente independentista Antonio Cubillo

En memoria del que fuera fundador del Movimiento por la Autodeterminación e Independencia del Archipiélago Canario (MPAIAC) y del Congreso Nacional de Canarias (CNC), publicamos varios fragmentos de su artículo “Juventud independentista canaria”.

En esta artículo, publicado originalmente en el periódico El Día en junio de 2010, Cubillo perfilaba los márgenes de ese mundo isleño que anhelaba ver libre del poder colonial, pero centrándose en hacer un llamado a la juventud canaria. Un llamamiento general a los jóvenes comprometidos de las Islas; una juventud que debe volcarse en la construcción de un nuevo país; una juventud dispuesta a sumar en ese esfuerzo colectivo que dé razón a una república canaria independiente.

El llamamiento de Cubillo mantiene -en su frescura- la energía de ese interpelar que no pretende recoger el mero asentimiento del receptor, sino que se mueve en el deseo de confirmarse en acción, tratando de lograr la implicación real y transformadora de los jóvenes de las Islas.

 

Juventud independentista canaria

La celebración de la batalla de Asentejo, el pasado 30 de mayo, en Tenerife, La Matanza de Asentejo, sigue dejando cola y comentarios, como era de esperar. La conservación de nuestra historia nos salva de las tentativas de la monarquía española de hacer de nosotros un pueblo sin alma y sin pasado (…).

Nuestra cultura histórica oral, aunque esté olvidada y deformada, porque no se enseña correctamente en las escuelas, salva y refuerza nuestra personalidad y nuestra perennidad dentro de los pueblos vivos, porque los canarios somos un pueblo vivo y diferente, aunque eso les duela al colonialismo español y a sus colaboradores. Este pueblo autóctono está y sigue vivo no sólo por los descendientes del pueblo guanche, sino por la aportación de todos los nacidos en esta tierra, vengan de donde vinieren sus padres, que se han integrado en nuestra patria volcánica de las siete estrellas verdes.

La independencia, que es lo más importante ahora, no se puede lograr sino por el esfuerzo de todos y en especial con el de los jóvenes comprometidos. En el continente africano hay países que han obtenido la independencia casi de regalo y sin lucha, pero han dejado entrar el neocolonialismo y han hipotecado su libertad, por eso es necesario que la lucha por la descolonización sea total y comprometida, contando sobre todo con nosotros mismos y con la simpatía de nuestros amigos de por el mundo, amantes de la libertad.

Hay muchos artículos de prensa ya que nos dicen que el paraíso terrestre canario puede ser nuestro fácilmente, pero eso hay que ganarlo con nuestra lucha diaria y comprometida si queremos de verdad instalar en Canarias una República Federal, laica, ecológica y social. Esa República Federal será el esfuerzo de todos, ya que el individualismo no tiene ningún porvenir en nuestra lucha de liberación, por ello es necesario el compromiso de los militantes y simpatizantes de nuestra causa a favor de la soberanía nacional. Nuestra nación espera mucho de nuestra juventud, de esa juventud vigilante y consciente que se ha ido despertando en estos 46 años y que quiere asumir sus responsabilidades (…).

El deber actual de la juventud canaria patriota es de implicarse en la lucha de liberación de esta colonia, y no quedarse al margen de la misma en tanto que observador o reflexionando en sus pequeños problemas personales o familiares antes que los de la nación futura o en los cantos de sirena que le inventan los partidos o grupos de la izquierda española o conceptos románticos falsos fabricados en España para que no se impliquen en la lucha de liberación nacional.

(…)

En Asentejo, el pasado 30 de mayo había una gran cantidad de jóvenes junto a los viejos combatientes y luchadores, agrupados en la mesa en unidad por la autodeterminación e independencia que ha ido surgiendo al llamamiento de unidad que vienen pidiendo desde hace años el CNC y el MPAIAC. Pero no se debe creer que porque hay jóvenes en todos estos actos patrióticos existe una juventud nacional que está con la lucha. Hace falta, ante todo, el compromiso serio con la causa nacional de la descolonización y que reconozca esta juventud de todas las islas sus responsabilidades históricas en este siglo XXI. La unidad de la juventud canaria es una necesidad histórica y vital en la guerra de las pulgas contra el colonialismo que debemos llevar a cabo todos, para que Canarias le cueste cara al colonialismo y se vaya de una vez. El colonialismo tiene miedo de esto, pues sabe que lo de la independencia es una idea fuerza que se ha ido imponiendo a lo largo de estos 46 años, como se ha impuesto la bandera nacional de las siete estrellas verdes. Es por ello que en todas las islas se deben establecer aniversarios heroicos como el de Asentejo, en Tamarant, Gomera y Benahoare, sobre todo, en los aniversarios de los combates de los guanches contra los españoles en el siglo XV, pues los hay, y a cual mejor, donde participe toda la población.

El combate de la juventud canaria no debe ser una cosa circunstancial en determinados momentos, en momentos donde sólo se ondea la bandera nacional, sino que el compromiso debe ser total ante los desafíos que nos esperan, porque el colonialismo no va a soltar la presa canaria tan fácilmente, sobre todo en estos terribles momentos de crisis internacional. Por ello, la juventud canaria debe participar para reforzar la ideología de liberación y cultural, en colegios y universidades, combatiendo a los profesores reaccionarios o tibios y enemigos de la independencia, así como a las corrientes de opinión colonialista y en defensa de los valores de la metrópoli que defienden los partidos españoles sean de las tendencias que sean, así como esos sindicatos españoles UGT y CCOO, que vienen a ser una especie de sindicatos verticales de la actual España monárquica. En ese intrincado campo y a esos niveles, las trampas abundan, y si no se está formado y con una vigilancia permanente, se cae en las redes que la metrópoli colonial viene lanzando desde hace siglos sobre los canarios.

(…)

En estos momentos, el deber que tienen todos los estudiantes patriotas y conscientes es no quedarse al margen de nuestra lucha en favor de la descolonización. En los países colonizados en lucha las universidades y colegios se llegaron a transformar en bastiones de la lucha de liberación nacional. Claro que en Canarias, por desgracia, hay muchos jóvenes que pierden muchas energías en empresas menores y en preocupaciones electorales con partidos españoles o autonomistas o pensando en un buen comportamiento para obtener puestos o enchufes en un próximo futuro autonomista.

La cuestión que se plantea en estos momentos de la lucha en esta colonia es aquella de saber cuál será el papel que deben tener los jóvenes en la lucha diaria contra el enemigo colonial. Repetimos, la lucha diaria, no la de los fines de semanas folclóricos, sino la del compromiso de todos los días en la lucha por nuestros justos y legítimos derechos nacionales.

Hay países hoy en nuestro continente en los cuales la juventud y los intelectuales habían sido formados en la escuela del colonialismo, y cuando las metrópolis vieron que se acababa dicha etapa, entonces, los preparaban para ser sus ruedas de recambio de sus intereses coloniales. En Canarias, ahora los autonomistas están hablando de convertir a esta colonia en una gran plataforma comercial para conquistar África y llaman a muchos jóvenes a aceptar estos planes. Si queremos conseguir el apoyo de nuestro pueblo en nuestra lucha por nuestra soberanía, el pueblo canario debe saber que no son bonitos discursos de oratoria y bonitas palabras lo que decimos, sino que son palabras de guanches, de canarios de verdad, que sirven para confirmar nuestros actos.

 
 
 

Antonio Cubillo

Fuentes: eldia.es y elcanario.net




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×