Beatriz Barrera se interesa por la situación de las mujeres con discapacidad intelectual o del desarrollo

La adjunta de Igualdad y Violencia de Género visita Plena Inclusión Canarias y CERMI Canarias para conocer la situación y las necesidades del colectivo

La adjunta de Igualdad y Violencia de Género, Beatriz Barrera, y la asesora del área de Discapacidad de la Diputación del Común, Yésica González, se reunieron con la presidenta de Plena Inclusión Canarias y del Comité de Entidades de Representantes de Personas con Discapacidad de la Comunidad Autónoma de Canarias (CERMI), Carmen Laucirica; con el presidente de la Confederación Española de Personas con Discapacidad Física y Orgánica en Canarias (COCEMFE) y también vicepresidente de CERMI Canarias, Juan Carlos Hernández; y con la responsable del programa de Apoyo a Mujeres con Discapacidad Intelectual o del Desarrollo de Plena Inclusión Canarias, Ana Laura Suárez.

Desde CERMI mostraron su preocupación ante la demora en la aprobación del nuevo baremo de valoración de la discapacidad, necesario para la adaptación a la Convención Internacional de las Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad y, particularmente, en lo que respecta a la necesidad de reconocer e incorporar en este las enfermedades que afectan solo a las mujeres y que les dificulta o imposibilita el desarrollo normal de sus actividades diarias. Según aseguraron, este baremo “supone un avance definitivo respecto al actual, que data de 1999”.

Igualmente, la Asociación destacó la importancia de priorizar la tramitación de los procedimientos para el reconocimiento de la discapacidad cuando esta afecte a mujeres con discapacidad víctimas de violencia de género.

Por su parte, Plena Inclusión Canarias informó sobre el programa de Apoyo a Mujeres con Discapacidad Intelectual o del Desarrollo que está llevando a cabo la Organización. En este sentido, acentuaron los patrones de violencia doméstica y de género que se repiten en las mujeres con discapacidad intelectual o del desarrollo, y señalaron que la múltiple discriminación que sufre este grupo social agrava la situación de violencia a la que queda expuesto e impide su acceso a los distintos ámbitos de la sociedad.

La realidad de estas mujeres en relación con la violencia está marcada por una escasa educación sexual integral. Desde Plena Inclusión Canarias transmitieron la importancia de generar mecanismos accesibles para interponer denuncias sobre discriminación y violencia, que se adecúen a las necesidades y a la particular situación de vulnerabilidad del colectivo.

Se hizo especial hincapié en la violencia obstétrica a la que son sometidas las mujeres con este tipo discapacidad, para lo que denunciaron una falta de información al respecto que desprotege sus derechos. Asimismo, presentaron datos sobre la desigualdad que existe en el acceso a los servicios de salud, y aseguraron que no están correctamente adaptados para estas personas.

La adjunta de Igualdad valoró positivamente esta toma de contacto para establecer líneas de cooperación con ambas entidades, y trabajar de forma conjunta con el fin de proteger los derechos y libertades de las mujeres con discapacidad intelectual o del desarrollo.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×