Concluye la “operación anti colas” que Carlos Alonso anunció en 2014 para la TF-5

Más de cinco millones de euros, casi mil millones de nuestras tan añoradas pesetillas, se fueron en media docena de apaños entre Los Rodeos y Las Chumberas donde lo menos que se ha tenido en cuenta es el transporte público, como es habitual. Las guaguas que vienen del norte, bloqueadas en Padre Anchieta y/o dando un rodeo del copón para pasar por el aeropuerto nadie sabe muy bien a qué, cuando eso se soluciona en todas partes del mundo con una aeroguagua o similar. Un pequeñito tramo para que las guaguas dirección norte accedan al intercambiador pero la dirección Santa Cruz sigue siendo una gigantesca pesadilla para todos.  

Ellos analizaron los motivos de las colas, mediante no sé cuántos estudios, y buscaron estas “soluciones” que presentaron a bombo y platillo en plena precampaña electoral de 2015. Así, al más puro estilo Coalición Canaria. Y este mes de septiembre ha terminado la última actuación, el acceso a La Laguna por el frente de la antigua estación de guaguas destrozando una arboleda y creando una serie de peligros que no se justifican en un acceso que lo único que necesitaba era una solución para eliminar el paso de peatones regulado por semáforos que lo bloquea todo, incluidas todas las líneas de guaguas interiores procedentes del propio circuito urbano, las del norte, las de Anaga o las de Tegueste, Tejina, Punta del Hidalgo, etc. Todos ahí bloqueados en hora punta por un paso de peatones que exige a gritos una solución aérea o subterránea, justo lo que nadie quiere  plantearse mientras se sigue enterrando dinero inútilmente.

Pero años después de esos grandilocuentes anuncios (¡en marcha la operación anti colas!) resulta que una vez terminada dicha intervención millonaria según cuentan los periódicos a poco que comenzaron las clases en la Universidad se volvió a liar parda. Yo no lo vi, no puedo hablar de primera mano, pero cada cual que saque sus propias conclusiones según seamos más o menos víctima de esta panda de inútiles que nos ha tocado padecer, a unos más y a otros menos, pero sus millonarios salarios y prebendas sí que salen de los depauperados bolsillos de todos nosotros y nosotras, como dirían los diputados y diputadas de la oposición política alternativa que sigue priorizando la lucha por la no privatización de los casinos y el fomento de los guachinches. En fin, bastante bien que nos va para como pinta la cosa a nivel político.

Diez días tardaron esas mentes privilegiadas en entender que esa señal de sesenta a la entrada de zona urbana, en curva, pasos de peatones y retenciones no era la adecuada y la cambiaron lo la de 40. Menos mal.

Fuente: https://noincineraciontenerife.wordpress.com




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×