El Cabildo de Tenerife recupera la única población en Teno de “rejalgadera”, especie catalogada como vulnerable

La consejera de Medio Natural y Seguridad ha asegurado que “el control y erradicación de especies introducidas es uno de los objetivos del área, y por ello estamos poniendo esfuerzos para que podamos restituir la biodiversidad que se ha visto amenazada en determinados lugares de la isla”

El Cabildo de Tenerife, a través del área de Gestión de Medio Natural y Seguridad ha recuperado la presencia de Solanum vespertilido o rejalgadera en el Parque Rural de Teno, una especie endémica de la isla de Tenerife que se estaba viendo amenazada por la especies foráneas como el ailanto, la caña, la Ageratina adenophora y la Cardiospermum halicacabum. Esta especie está presente en unas 16 poblaciones en la isla de las cuales 15 se encuentran en el macizo de Anaga y tan solo una en el Parque Rural de Teno.

El control y erradicación de especies introducidas es uno de los objetivos del área, y por ello estamos poniendo esfuerzos para que podamos restituir la biodiversidad que se ha visto amenazada en determinados lugares de la isla”, ha apuntado la consejera Isabel García, quien ha añadido que “el trabajo continuado del personal del Parque Rural sobre la recuperación de la rejalgadera empieza a dar sus frutos, y podemos felicitarnos de que el Cabildo ha contribuido a recuperar una especie que estaba gravemente amenazada”.

El personal del Parque Rural de Teno lleva algunos años centrado en el trabajo de control y erradicación de estas especies,  realizándose con una periodicidad de al menos dos veces al mes en zona de uso restringido del Parque Rural, resaltando además lo novedoso del método empleado ya que se han realizado siempre mediante medios mecánicos, y no por medios químicos, ya que estas actuaciones se realizan en el cauce de un barranco y por la presencia de  muchas especies autóctonas protegidas que podrían verse afectadas.

Gracias a ello, la rejalgadera ha experimentado   una relativa mejoría, ya que aunque no aumenta considerablemente el número de ejemplares – posiblemente por falta de lluvias – sí que presenta una mejoría en cuanto a una consolidación de los adultos, pasando a un total de 73 ejemplares de una cincuentena presentes en 2005.

El control de las especies que ejercían presión sobre esta planta endémica ha contribuido, además a que en estos años se ha observado cómo la vegetación potencial propia está recolonizando las zonas que antes ocupaban cañas y ailanto, identificándose gran profusión de especies arbustivas como jazmín canario, alhelí montuño, granadillo, tabaiba amarga, incienso canario, palo sangre, venenillo, verode, cerraja, orobal, corregüela, tajinaste,  etc.  y otras arbóreas como peralillos, sauces y barbusanos.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×