El Cabildo eliminará el ‘cementerio’ de neumáticos del Complejo Ambiental, con cerca de 8.000 toneladas

El presidente Insular, Pedro Martín, lamenta tal acumulación durante casi dos décadas: “Si se pusieran todos en fila, más de un millón, darían dos veces la vuelta a la Isla de Tenerife”.

El Consejo de Gobierno de la Institución Insular aprobará este martes la adjudicación del contrato de servicios para la retirada y tratamiento de los residuos de neumáticos fuera de uso acopiados en el Complejo Ambiental de Tenerife entre 2001 y 2006

El Cabildo de Tenerife, a través del Área de Desarrollo Sostenible y Lucha contra el Cambio Climático, retirará antes de seis meses en torno a 7.826,38 toneladas de neumáticos fuera de uso que se han venido almacenando entre los años 2001 y 2006 en el Complejo Ambiental de Tenerife y que representaban un problema medioambiental histórico para la isla.

El responsable del Área, Javier Rodríguez Medina, presentó en el Consejo de Gobierno de este martes, 3 de septiembre, la adjudicación del contrato de servicios para la retirada y posterior tratamiento de estos residuos acopiados en el recinto insular. “Para la Corporación, esta medida supone cumplir con el medio ambiente y dar solución a una problemática añeja, que lleva desarrollándose durante más de quince años”, ha asegurado.

De hecho, las imágenes “hablan por sí solas”, expresa por su parte el presidente Insular, Pedro Martín, que ha hecho el cálculo: “Se estima que hay más de un millón de neumáticos acumulados, lo que podría llegar a suponer que, puestos en fila, darían dos vueltas al perímetro de Tenerife”.

Los trabajos para eliminar de forma responsable estos residuos se han adjudicado, a través de tramitación ordinaria y procedimiento abierto, a la empresa GESCANEUS, SL. En esta línea, la adjudicación cuenta con un presupuesto de 2.117.114,05 euros y seis meses de plazo de ejecución a partir del día siguiente a la comprobación de los acopios de neumáticos.

En este contexto, el Cabildo de Tenerife ha abogado por el tratamiento de los neumáticos en desuso para evitar su incineración, una práctica que puede derivar en catástrofes medioambientales como la acaecida el pasado año en Seseña, Castilla-La Mancha. “Es un auténtico peligro”, recuerda Martín: “Si ocurriera algo similar, la combustión del material provocaría una nube de humo tremendamente tóxica”.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×