El Gobierno, la derecha y el papel de la izquierda transformadora 

Tenemos a un montón de sindicatos y partidos de izquierdas plegándose al Gobierno y al régimen del 78. Hablo claro: esto es el oportunismo en acción

Esta “izquierda” cree que hay que defender al Gobierno de PSOE-UP porque la derecha lo ataca. No obstante, que la derecha ataque al gobierno no es motivo para defenderlo. La derecha ataca al Gobierno con dos objetivos:

1) Presionarle para obtener las máximas medidas políticas favorables al gran capital que le sean posibles.

2) Crear una crisis en el Gobierno.

Por lo tanto, nuestro deber es:

1) Denunciar de forma permanente y continua a las derechas duras. Erradicar la influencia de la derecha en los sectores más atrasados (ideológicamente hablando) de las clases populares.

2) Tratar de erradicar la influencia del reformismo en la izquierda y en los sectores más avanzados de las clases populares.

3) Aprovechar el contexto de enfrentamiento partidista (ninguno de los bandos enfrentados pone mínimamente en duda al régimen, aunque uno de ellos es abiertamente reaccionario, razón por la que debemos erradicar su influencia en las capas populares) que debilita al Gobierno para presionarle y arrancarle el número máximo que podamos de reformas positivas para los de abajo. Que esta crisis no la paguemos los de siempre.

4) Desenmascarar al régimen en su totalidad. Apostar por la ruptura democrática que no se dio en la transición, durante la que se reformó el franquismo a pesar de lo duro que peleó la izquierda por la ruptura democrática; claro que la derrota de la izquierda está relacionada por la traición de la pseudoizquierda, que apoyó sin dudar al régimen -como hacen ahora- y a su lavado de cara. Este fue el papel del PCE y del PSOE durante la transición. Actualmente están jugando el mismo papel de hacer de sostén del régimen.

Sin embargo, la pseudoizquierda hace lo siguiente:

1) No presiona al Gobierno para que hayan medidas más progresistas.

2) Aplaude acríticamente todas las medidas que toma el Gobierno, a pesar de que una aplastante mayoría de éstas son favorables a los grandes capitalistas.

3) No solo no desenmascara al régimen, sino que directamente nos llama a defenderlo “porque Vox sería peor”, como el si el deber de la izquierda fuese defender un régimen reaccionario y abandonar la lucha por la ruptura democrática para ponernos a defender unas reformas del PSOE que no son más que migajas; mientras siguen sin nacionalizarse los sectores estratégicos, la sanidad privada, etc. mientras sigue sin derogarse la ley mordaza, la reforma laboral del PP o la Ley 15/97 de la que ya nadie habla, etc.

No es de extrañar que quienes defienden a este Gobierno y al régimen en plena epidemia, sean los mismos que defendieron al régimen frente a la crisis que le suponía el procés catalán. Ahí se pusieron a hablar de burguesía catalana, pero ahora que tenemos un gobierno que favorece día sí y día también a la burguesía, mira tú por dónde, ni la nombran.

Por cierto, algunos comunistas dicen que, siendo verdad que debemos combatir al reformismo que apuntala al régimen, lo lógico es esperar a que pase esta epidemia y la crisis que supone. Consideran que no es de recibo atacar al Gobierno ahora que no sólo vivimos una epidemia, sino ataques continuos de la derecha. Respeto su opinión, pero difiero. Cuando se producen las crisis es precisamente cuando más tenemos que atacar al régimen y a los reformistas que lo soportan, que le proporcionan base social y le dan legitimidad.

Cristian Sima Guerra 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×