El mar, nuestro mar… contaminación

En el mar la vida es diferente. No está hecha de horas, sino de momentos. Se vive según las corrientes, las mareas, siguiendo el sol”
Sandy Gingras

 

Estamos rodeados de mar por todas partes, aunque no lo creamos, hay más agua que tierras emergidas en nuestro planeta.

Esto supone que, el gran modulador climático de la Tierra, no es otro que el mismo mar. Alberga misteriosos lugares, animales, fosas marinas de vértigo, especies sin descubrir y tantos y tantos otros secretos, que de momento, no han podido ser descubiertos.

El mar, es una parte más del ser vivo que constituye el planeta entero. Un conjunto único y maravilloso que da y deja brotar la vida.

¿Estamos aún a tiempo de intentar revertir una situación caótica que atenta gravemente, con modificar y destruir el mundo tal cual lo conocemos? … Desde diferentes voces entendidas en la situación actual, se da un ultimátum para todo el planeta, cuya única dirección es la finalización de dejar en el ambiente, los diferentes gases que afectan al clima de La Tierra.

Para mí el mar es un milagro continuo, los peces que nadan,
las rocas, el movimiento de las olas, los barcos y sus navegantes.
¿Es que existen milagros más extraños? “

Walt Whitman

 

POEMA (EL MAR)

Se disuelven las manos del mar.
Las olas que bailaban flamenco, ahora llegan cansadas a la orilla.
Las olas que viajaron de costa a costa ahora se queman
rodeadas de lenguas de plástico vomitado desde nuestras entrañas,
el mar se desvanece en cada uno de mis sueños.

Las orillas que acariciaban tu ola y mi ola, se están secando,
resquebrajándose en trozos de sal, que queman sus labios,
trazando otras huellas y otros caminos donde encontrar el mar perdido,
sumergiéndose en su propia arena caliente para encontrar la sombra
que se ha ido evaporando.

Las rocas que caminan por tu playa y por mi playa, están dejando a tras
esqueletos pedregosos que se retuercen de dolor
entre el barro y las algas que se van pudriendo bajo el sol ardiente
de nuestros meridianos marinos que ya empiezan a desdibujarse.
Las rocas van dejando el fondo del mar lleno de armaduras oxidadas,
desperdigadas entre la sal reseca y las olas perdidas…

La vida que se asomaba a nuestras costas de viaje invernal
ya no pasa por aquí,  ya no saluda, se olvidó venir.
Se le olvidó que tenía que saludar…

Mucha de esta vida, yace ya en el fondo, atrapada entre plásticos y latas,
entre basuras y desperdicios, encerrada en un vórtice del que ya no se puede salir.

El mar es todo. Cubre siete décimas del globo terrestre. Su aliento es puro y saludable. Es un inmenso desierto, donde el hombre nunca está solo, porque, siente vida por todos los lados“
Jules Verne

 

Juan Antonio Gómez Jerez




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×