Frente de Liberación Nacional de Canarias III- Como reunir a todos los independentistas en un mismo sitio y propiciar acuerdos que se cumplan

Estamos a la defensiva y no podemos contraatacar. Es además una defensa desorganizada y poco eficaz, si os atenemos a los resultados. A partir de la asunción de esta dolorosa realidad objetiva, como no tenemos tiempo para el victimismo ni la autocomplacencia criminal, nos planteamos que debemos hacer para cambiar estas “condiciones objetivas” en las que tenemos que luchar (de todas formas) actualmente. Se impone pues, organizar una Resistencia Canaria que no solo nos permita defendernos con éxito sino además contraatacar. Coordinar las acciones en pos de objetivos comunes es el primer paso y el camino para la victoria, aupados en el apoyo mayoritario de nuestro pueblo.

Es necesario entonces “confluir, caminar hacia” una Conferencia, Congreso o Convención o como quiera llamársele, para que todos los independentistas puedan decidir qué se debe hacer, cómo y cuándo, y definir un Programa político unitario queremos aplicar en Canarias mientras llega la Independencia y Descolonización, y después de ellas. ¿Por qué? Sencillamente porque será la única forma de que la mayoría de nuestro pueblo secunde un proceso soberanista que nos conduzca hacia la Libertad. Arropados y secundados por la mayoría social canaria, todo es posible, sin el pueblo no conseguiremos nada. Solo teniendo una única y razonable voz podremos convencer a nuestro pueblo de que la nuestra es la única opción viable de futuro y obtener su respaldo. Porque coordinar los esfuerzos nos permitirá sumar más manos al trabajo y, ¡Mano puesta ayuda es…! Porque juntos y coordinados, con Objetivos comunes evitamos el aventurerismo político, el desgaste innecesario en acciones mal planificadas, y aumenta la eficacia de nuestro trabajo, lo que nos permite economizar esfuerzos y recursos y obtener mejores resultados.

Pero ¿quiénes participan y deciden en este hipotético encuentro? Llegados a este punto conviene recordar dos cosas:

– Hace cuatro décadas todo el Movimiento coincidió en la estrategia de usar “medios pacíficos” en la confrontación política con el estado español. Eso solo deja la “vía electoral” para obtener el suficiente apoyo popular para alcanzar nuestros Objetivos y conseguir que sean también los de nuestro pueblo.

– Nosotros no podemos competir contra el estado usando sus mismas estrategias y medios, lo  mismo que no podemos competir en igualdad de condiciones con los aparatos de los partidos estatalistas, por lo que no podemos usar estrategias iguales ni plantear nuestras campañas en base a “espacios en Medios de comunicación, vallas publicitarias, cartelería, mítines masivos en recintos con flota de guaguas, merchandaising, etc.” Nosotros debemos aprovechar esos medios en la medida que nuestros “menguados recursos” nos lo permita, pero dado lo escaso de los mismos, debemos incorporar “otros” recursos que estén a nuestro alcance. ¡¡Somos revolucionarios…!! Por lo tanto debemos ser capaces de movernos como peces en el agua entre nuestro pueblo para sumar a nuestra causa todos los Recursos que este posea, siempre que seamos capaces de movilizarlo por un ideal común.

Si, si es posible. Coordinados podemos emular los logros que se han conseguido en otros lugares (Escocia, Cataluña, Puerto Rico…) Decía yo, que la mejor vía para todo esto es la democracia que todos patrocinamos, por tanto hay dos asuntos importantes a considerar:

– Para todo este proceso los partidos y asociaciones deben tener como mínimo un censo actualizado de socios, militantes o simpatizantes, así como unos representantes nombrados expresamente para la ocasión, con “Acta de la Asamblea que los nombró” y las ponencias y documentos aportados. Evitaremos en lo posible a infiltrados e indeseables y el lamentable espectáculo de que alguien quiera desdecirse de cualquier cosa más tarde.
– Confluir con otros, tomar acuerdos generales y cumplirlos cuando hay solo unos pocos Objetivos comunes y dispares puntos de vista, no puede hacerse sin que cada uno de los interlocutores estén dispuestos a renunciar a parte de su “ideario” para conseguir aunar voluntades en aras de un “Interés Superior”. Sin un acto de “Generosidad colectiva”: “Ni para ti ni para él ni para mí, sino para todos nosotros…”

La pregunta es pertinente entonces, ¿estamos dispuestos a renunciar a parte de nuestras ideas o pensamientos, creencias y adoptar las que decida la mayoría cualificada de nosotros en asamblea abierta y democrática? No debería haber dudas al respecto ni como patriotas/ matriotas ni como revolucionarios que anteponen el interés general de la Matria/ Patria al suyo propio, ni como demócratas que creen firmemente que la democracia es el único camino. Si la respuesta es ¡¡Sí!!, ya tendremos el Frente de Liberación Nacional de Canarias, y una vez constituidos como tal, comienza el camino de la Liberación Nacional. Pero solo si somos capaces de ser lo suficientemente realistas para reconocer que cada uno por su lado “no podemos”, pero que todos juntos, si “somos generosos” con nosotros mismos y con los conmatriotas y renunciamos a cosas para poder negociar y facilitar que “quepa todo el mundo o la mayoría”, tendremos no solo unidad política, sino unidad de acción ingredientes básicos para lograr la Victoria.

 
 
 

Desde la Vieja Fortaleza de Anaga, Rukaden Ait Anaga

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×