Iniciativa por La Gomera (IxLG) se abstiene en el presupuesto del Cabildo

Los consejeros Ada García Santos y Aarón Rodríguez Ramos se abstienen en la aprobación final del Presupuesto del Cabildo para 2021 en un acto de responsabilidad y para aunar esfuerzos con el grupo de gobierno ante la situación excepcional derivada de la pandemia.

Los consejeros Ada García Santos y Aarón Rodríguez Ramos, militantes de Iniciativa por La Gomera (IxLG), han votado hoy abstención a los Presupuestos del Cabildo Insular para 2021. Para ambos consejeros, los presupuestos contienen carencias importantes en políticas sociales, ambientales y de estímulo a la economía y se hacen sin un proceso participativo real entre los grupos políticos ni con la ciudadanía.

A pesar de que el Presupuesto del Cabildo para 2021 refleja el plan económico y presupuestario de ASG, es decir una línea continuista y un modelo agotado, claramente insuficiente para atender a las necesidades de la población; entendemos que la actual situación extraordinaria derivada de la pandemia requiere que todos pongamos de nuestra parte y aunemos esfuerzos por el bien de los vecinos y vecinas de la isla”, explica Ada García Santos, que asegura: “Esta abstención no es un cheque en blanco ni un apoyo incondicional al presupuesto, solo se trata de tender puentes de diálogo para alcanzar consensos en las políticas que sirvan para suavizar el impacto de la crisis”.

Queremos realizar una oposición constructiva, alejándonos de las formas autoritarias y maleducadas que en ocasiones muestra el presidente del Cabildo, atacándonos personalmente o rechazando sin motivo nuestras propuestas por un miedo personal a todo el que tiene a una opinión diferente a la suya, desestimando el beneficio que pueden producir nuestras propuestas a la población gomera”, explica Aarón Rodríguez Ramos.

Los consejeros critican que el presupuesto no contribuye a afrontar problemas estructurales (desempleo, pobreza, pérdida de la agricultura, economía dependiente del exterior…) porque está mal estructurado, abusándose de la figura contable de “gastos diversos de funcionamiento” en las distintas áreas. Esto lo convierte en un “cajón de sastre” a la hora de planificar y ejecutar efectivamente las políticas, pero también un problema para fiscalizar dónde van a parar finalmente los recursos.

Esto resulta absolutamente disfuncional y tiene sus consecuencias, entre otras razones, en los bajos niveles de ejecución de los presupuestos. “En el mejor de los años, no se llega a ejecutar ni la mitad de lo que se presupuesta. Esto convierte al presupuesto en papel mojado y supone una pérdida de recursos que no se destinan a políticas en beneficio de la ciudadanía, sino que se acumulan en las cuentas del Cabildo formando enormes remanentes”, explica Rodríguez Ramos.

Llevamos meses pidiendo comisiones por áreas para debatir los gastos y las necesidades de cada departamento, para responder de manera responsable y eficaz. Volvemos a pedir al gobierno de Casimiro Curbelo que busque consensos por el bien de la isla y de su población y que no repita para el siguiente presupuesto la misma técnica de dar 15 días para que se discuta y enmiende algo que llevan preparando ellos, con personal y recursos de todos los gomeros, durante 10 meses”, expresa Ada García Santos.

En esa misma línea, los representantes critican el enfoque que se le dan a las subvenciones, donde se prima la excepcionalidad que deben ser las subvenciones nominativas sobre los procedimientos de concurrencia competitiva que es lo que establece la Ley General de Subvenciones como procedimiento ordinario. “Deben articularse líneas de subvenciones para mejoras ambientales, que promuevan la sostenibilidad de las empresas, y también atendiendo a las organizaciones de todo tipo que prestan ayuda social en un momento tan delicado como el actual, pero debe hacerse de manera que todas las que quieran puedan concurrir”, asegura la consejera García Santos.

Ambos consejeros votaron a favor de la reclamación presentada por los concejales de Valle Gran Rey, Guzmán Correa y Carlos Hernández, para la creación de la oficina técnica del Parque Rural de dicho municipio. “La reclamación utilizó una fase del procedimiento, la de información pública, que da garantías para que se puedan reclamar aspectos legales que no cumple el presupuesto. En este caso, se trata de un retraso de 14 años sin que el Cabildo cumpla con el Plan Rector de Uso y Gestión del Parque Rural de Valle Gran Rey, que establece que organice una Oficina de Gestión que no se ha creado”, explica el consejero Rodríguez Ramos. “Tampoco entendemos la polémica falsa que pretende generar Curbelo al referirse a los reclamantes diciendo que han retrasado la concesión del mirador de El Santo, y que la condicionaron al uso como sede de dicha oficina técnica. Dicho condicionamiento fue un acuerdo plenario del Ayuntamiento de Valle Gran Rey, que también apoyó su propio partido”, explica el consejero.

Para Ada García Santos, “la oficina técnica no es solo un registro de entrada, tal como planteó el vicepresidente Alfredo Herrera en la comisión. Entendemos que entre sus funciones están coordinar la gestión de los servicios de uso público del Parque Rural, divulgar los valores naturales y culturales del Parque, facilitar información sobre diferentes ayudas para dinamizar la economía o elaborar y aprobar un Programa Anual de Trabajo, entre otras”. Para ambos consejeros es una necesidad que este instrumento salga adelante y debió contemplarse en el presupuesto para 2021.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×