La EPA en Canarias: una tragedia en tres actos

Mientras en el ámbito estatal la tasa de paro se sitúa en el 13,33%, mejorando incluso el último dato de 2008 (13,79%); en Canarias, el cuarto trimestre de 2021 se cerró con 18,94% de desempleo

Los resultados de la Encuesta de Población Activa (EPA) publicados esta semana por el Instituto Nacional de Estadística reflejan la mejoría en las cifras del mercado laboral español. El Gobierno estatal celebra el aumento en la tasa de ocupación y el descenso del desempleo hasta niveles previos a la pandemia. Desde el PSOE y Unidas Podemos se difunden a bombo y platillo estas estadísticas como parte del éxito del gobierno de coalición. Y lo es. Pero no para Canarias. Entrando en el análisis por comunidad autónoma, los datos del Archipiélago vuelven a ser terribles. Por lo que rogaría a los portavoces de las sucursales roja y morada en las Islas echar un vistazo a estos tres aspectos de la realidad laboral canaria que arroja la EPA, antes de entusiasmarse demasiado con las notas de prensa escritas en Madrid.

(I) Tasa de desempleo

Mientras en el ámbito estatal la tasa de paro se sitúa en el 13,33%, mejorando incluso el último dato de 2008 (13,79%); en Canarias, el cuarto trimestre de 2021 se cerró con 18,94% de desempleo. Esto es, más de 5 puntos porcentuales por encima de la cifra española. Nuestra tasa de paro fue de media un 56% superior a la española durante el 2021, llegando a alcanzar una diferencia de casi 10 puntos porcentuales (9,45) en el segundo trimestre del año.

Canarias se sitúa aún muy lejos de los niveles de desempleo previos a la crisis de 2007-2008, donde nuestro mejor dato rondó en torno al 10%. Prácticamente doblamos la tasa de desempleo más baja que hemos tenido en los últimos 20 años (9,87% en el segundo trimestre de 2007).

(II) Tasa de empleo

Aunque tanto en Canarias como en la esfera estatal el número de ocupados recupera niveles previos a la pandemia, la tasa de empleo del Archipiélago (48,38%) continúa por debajo de la media española (50,83%). Es más, no solo encontramos datos inferiores a la media, sino que la diferencia entre la ocupación canaria y española es aún mayor que hace dos años.

En el primer trimestre de 2020, justo antes del shock de la pandemia, la diferencia era de apenas 1 punto porcentual (1,26 p.p.). En 2021, la brecha fue de 5,35 puntos en promedio, alcanzando los 7 puntos en el primer trimestre del ejercicio.

(III) Tasas de desempleo juvenil

Si los datos en rasgos generales resultan desfavorecidos para las Islas, cuando observamos las cifras de paro juvenil el panorama es aún más desolador. La tasa de desempleo en menores de 25 años se sitúa en Canarias más de 20 puntos por encima de la media española, con un 52,16% frente al 30,70%, respectivamente. Prácticamente el Archipiélago duplica las cifras ya muy preocupantes que presenta España en esta materia.

La diferencia también en este caso no ha hecho más que aumentar. Si bien en 2008, nos separábamos apenas 4 puntos de la media estatal, en el tercer trimestre de 2021, la diferencia alcanzó los 25 puntos porcentuales. Esto es, la tasa de desempleo en menores de 25 años fue en Canarias un 80% más alta respecto a la media española.

Nada que celebrar

Esta pequeña síntesis sirve para ilustrar cómo a veces los árboles centralistas no nos dejan ver el bosque de laurisilva. Han sido varias las voces que en Canarias han aplaudido las cifras de esta última EPA, fundamentalmente desde el gobierno autonómico. Líderes del PSOE y Sí Podemos en el Archipiélago rápidamente han salido a celebrar una realidad que, al menos para Canarias, no tiene nada de halagüeña. Los partidos estatales tienen este gran defecto –entre otros–: prefieren quedar bien con Madrid, reproduciendo el discurso escrito desde la capital del Reino, que afrontar la realidad canaria para transformarla. Por tanto, no es de extrañar que quienes creemos que a Canarias le hace falta un cambio de rumbo, dejemos de poner nuestras esperanzas en las sucursales madrileñas en las Islas. Si queremos solucionar los problemas de Canarias, cada vez está más claro que debemos hacerlo desde una perspectiva autocentrada, sin complejos y dando respuesta desde aquí a los problemas que aquí tenemos.

 

Romen García Arteaga

@Romen_Arteaga

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×