Las autopistas del viento: la amenaza casi definitiva para el paisaje del Suroeste

Ni que decir tiene que llama poderosamente la atención la de multas de miles de euros que han tenido que afrontar pequeños agricultores y/o ganaderos en ese Sureste de Tenerife, cuando los agentes del Cabildo o el propio Seprona les caían arriba por mejorar la entrada para una finca o, en algún caso, por levantar hasta una pared caída sin la tediosa tramitación de los permisos correspondientes y, por otro lado, la facilidad con la que entran la maquinaria pesada a abrir auténticas autopistas para que entren sin problema las torres y aspas de los molinos de viento que habrán de salvarnos a todos. Bueno, más bien a los que se han hecho con el negocio, el resto seguiremos pagando las facturas, básicamente como hemos hecho siempre para que no nos corten el cable.

¿Se justifica esta forma destructiva de actuar sobre un territorio prácticamente virgen para meter molinos o paneles solares? Está claro que el ecosocialismo chicha, compuesto fundamentalmente por los llamados partidos ‘alternativos’ (que las más de las veces no vienen a ser otra cosa que más de lo mismo) y por colectivos ecologistas considera que cualquier cosa vale con tal de atacar al consumo de combustibles fósiles. Bueno, eso tiene sus matices porque cuando les interesa lo mismo te aparecen defendiendo a la contaminante refinería, mostrándose hasta consternados porque los incumplimientos en cuanto a niveles de emisión hayan obligado a CEPSA a echar el cierre al refinado. Pero eso son contradicciones que tienen que ver con esos cacaos mentales que se nos forman a las personas en la cabeza cuando confundimos el interés general con el particular nuestro, algo humanamente también comprensible por otro lado. Ahora han sacado hasta una campaña publicitaria defendiendo a DISA y en contra de la introducción del gas canalizado que llega al 50% de los ciudadanos europeos pero que en Canarias es y seguirá siendo desconocido. ¡A cargar bombonas se ha dicho! 

Pero el caso es que a algunos, sin duda un inmensa minoría, consideramos que hay otra forma de hacer las cosas, que no se pueden aplanar huertas o espacios vírgenes en una isla como Tenerife para poner paneles o para abrir carreteras con trazado de autopistas en medio de barrancos con la excusa de la energía sostenible. Y básicamente porque eso mismo se puede hacer de otra manera más sensata sin la más mínima duda, sin destruir definitivamente lo más valioso de nuestro paisaje que, aunque históricamente infravalorado en el caso del Sureste de Tenerife, no cabe duda que no tiene nada que envidiar a cualquier otro espacio en cuanto a valores morfológicos, etnográficos e incluso, por muy sorprendente que nos pueda parecer, en lo que se refiere a valores de biodiversidad biológica. Que el que no se lo crea que se dé una vuelta por esos barrancos a poco que caigan algunos aguaceros que concretamente este año se siguen resistiendo.

Y sí, es verdad, criticar eso o decir que lo razonable es que los paneles solares primero vayan a los techos de viviendas o de polígonos industriales antes que ocupar territorio indiscriminadamente (eso no interesa porque de esa forma no se concentra el negocio que es de lo que se trata) no queda bien, la moda es paneles o molinos al precio que sea porque de esa manera somos más ecologistas. En fin, son formas de ver las cosas, a algunos que jamás hemos pretendido ser depositarios de verdad universal alguna, todo esto nos parece una barbaridad e incluso con la evolución que están teniendo las tecnologías offshore, donde un solo molino es capaz de producir lo que producen cuatro en tierra de los que están llegando a Arico de la mano de DISA y de las mismas cuatro familias de siempre. En fin, destrucción del territorio no para repartir ni para que la sociedad se beneficie del viento y del Sol que no es propiedad de nadie. No, la cuestión es que la energía la sigan controlando los de toda la vida y al menor coste posible. En el caso del Sureste lo tienen fácil: terrenos baratos y carta blanca para meter los bulldozer por ser vos quien sois.

Fuente: https://noincineraciontenerife.wordpress.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×