Los promotores de la petición contra el atentado de Las Hiedras exigirán un mínimo de 10 kilómetros de accesibilidad universal en espacios naturales

No es sólo por las incalificables insinuaciones de que la recogida de firmas contra el atentado ecológico que se está cometiendo en Las Hiedras, Parque Rural de Anaga, tenga algo que ver con un desprecio por la igualdad, insidias lanzadas justamente contra personas que tienen una dilatada trayectoria -perfectamente demostrable- del lado de una movilidad universal y sostenible para la isla de Tenerife; sino porque ciertamente es de justicia. Claro que todas las personas tienen derecho a disfrutar de los espacios protegidos y el medio natural, pero ese disfrute -obviamente- debe ser de un entorno lo menos modificado posible y eso, como se hace en el mundo civilizado, requiere de actuaciones inteligentes, de un correcto mantenimiento (que aquí habitualmente se desprecia y de ahí que ciertos sectores no quieran ni oír hablar de la tierra batida) y de acciones de bajo impacto que permitan preservar los espacios en el estado más natural posible, justo lo contrario de lo que se está haciendo en Las Hiedras donde el daño es brutal e irreversible.

Por tanto, una vez se resuelva el asunto Las Hiedras en el sentido que sea, esperemos que sea del lado de la sensatez y sin necesidad ni de denuncias como las que ya están cayendo, vamos a promover otra recogida de firmas que esperemos no lleguen a las 5.000 sino a las 50.000 mínimo, exigiendo al Cabildo la adecuación de al menos 10 kilómetros de accesibilidad universal en nuestros espacios naturales, protegidos o no protegidos, porque a día de hoy alguien debería explicar por qué lugares como la Mesa Mota (prácticamente ninguna zona recreativa de la Isla) no son accesibles para una silla de ruedas o un invidente mientras se lleva a cabo semejante atentado en Las Hiedras para intentar justificar una política que sencillamente no existe. Y no existe ni en nuestros espacios naturales ni en buena parte de nuestras ciudades o pueblos como desde este misma blog hemos denunciado ya desde hace tiempo.

Sí a la accesibilidad universal, no a los crímenes contra el Medio Ambiente que representan un daño irreversible para la sociedad en su conjunto. En todas las familias hemos pasado por situaciones donde, en mayor o menor medida, se resiente nuestra capacidad para movernos y obviamente todos y todas vamos camino de necesitar espacios accesibles y seguros si tenemos la suerte de disfrutar de la vejez  con unas condiciones mínimas de salud.  Lo que no hay derecho es que existan ayuntamientos, la propia capital lo hace, que consientan en determinadas zonas hasta aparcar sobre las aceras sin el más mínimo problema mientras venden quimeras sobre accesibilidad en una Isla donde, a día de hoy, el desprecio hacia este tema ha sido generalizado.

 

 

Foro Contra la Incineración Tenerife

 

Fuente: https://noincineraciontenerife.wordpress.com

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×