Otra forma de ver a Cubillo 40 años después: la voz que Canarias tuvo y hoy ansiaría tener

Ocho años después de su temprana muerte, muy probablemente por las secuelas de aquel atentado, pero también por una vida sacrificada por su país, la estatura humana y política de Antonio Cubillo crece a cada instante, se hace enorme a cada comparación, se convierte en imprescindible por necesidad”

El 10 de diciembre de este maldito 2020 se cumplen 8 años del fallecimiento de Antonio Cubillo, líder histórico del independentismo canario. A más pasan los años, a más es la perspectiva, a más se amontonan las vejaciones que sufre este pueblo, mejor se entiende, más se valora, más se añora, aquella Canarias rebelde que Cubillo levantó desde la VOZ DE CANARIAS LIBRE. Nunca antes Canarias había generado tanto pánico en la metrópoli y nunca después ha tenido este pueblo una herramienta política tan poderosa para hacer valer su dignidad. ¿O es que este mal llamado nacionalismo canario de ahora sirve para algo que no sea mendigar, limosnear, vender a Canarias? Con la perspectiva del tiempo entendemos las muchas luces de aquel canario y sus sombras, también presentes, parecieran empequeñecer a poco dimensionamos con justicia. Se enfrentó al fascismo cuando éste encarcelaba, torturaba y asesinaba sin ningún pudor. Se exilió y casi pierde su vida víctima de un atentado terrorista organizado por el gobierno del Estado español. Se recorrió decenas de países del mundo y foros internacionales de primera línea donde la voz de Canarias pudo oírse en canario y por Canarias. Consiguió que la institución que regía los destinos de África nos incluyera y reconociera, pero además permitió que todos los movimientos de liberación del mundo pusieran en el mapa a Canarias y en su sentido de la solidaridad la causa canaria. ¿Qué político canario de cualquier época histórica ha jugado siquiera un papel parecido? Nunca Canarias ha vuelto a tener un papel tan destacado en el mundo, salvo para ser considerado una finca, un solárium, una colonia al servicio de intereses ajenos.

Ocho años después de su temprana muerte, muy probablemente por las secuelas de aquel atentado, pero también por una vida sacrificada por su país, la estatura humana y política de Antonio Cubillo crece a cada instante, se hace enorme a cada comparación, se convierte en imprescindible por necesidad.

Errores cometió, pero ¿y los aciertos? Su personalidad tenía muchas aristas, pero, ¿es que acaso para liderar una causa de esa envergadura y dificultad valdría cualquiera? Su liderazgo fue en muchas ocasiones discutido y discutible, pero, ¿es que acaso ha surgido alguien capaz de aglutinar después de él a tantos y para tan compleja lucha?

La Canarias que hoy vivimos es tan colonial como entonces, pero la metrópoli se siente más impune y poderosa que ayer. En la Canarias que hoy vivimos hasta el dependentismo más simplón y rastrero tiene que mentar al MPAIAC para recordarle al Estado aquellos tiempos en que Canarias no se arrastraba. En la Canarias de hoy harían falta 10, 100, 1000 independentistas como Antonio Cubillo y un solo frente independentista como el MPAIAC, sin tener por ello que usar violencia alguna.

Alguien podrá decir que hoy el mundo es otro, que aquello es pasado, que Cubillo era un loco. La realidad sin embargo es que hoy Canarias no tiene voz alguna que en verdad la defienda en el mundo, que no es cierto que tengamos futuro y que los verdaderos locos andan a sus anchas empobreciendo nuestro país y a sus gentes disfrazados de representantes de nuestra gente.

Cubillo dejó un testimonio vital y político que sería bueno volver a releer en clave de mejor dimensionar. Cubillo fue un líder en una Canarias que fue sumisa y lo sigue siendo. Cubillo fue un hombre no un mesías, pero cuánto daríamos hoy por ser respetados como lo fuimos ayer.

[email protected] de Canarias




Un comentario en “Otra forma de ver a Cubillo 40 años después: la voz que Canarias tuvo y hoy ansiaría tener

  • el 2 de enero de 2021 a las 9:18 pm
    Permalink

    Grande Antonio Cubillo,todo lo que se consiguió en aquélla época lo dejaron caer y mucha culpa la tubo el propio Antonio aparte del trabajo del Estado, Canarias necesita una Revolución.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×