¡¿Qué nos hizo Archaco?!

¡Tamaragua! (¡Aquí viene el huésped!). El huésped de estas islas que compartimos y donde la vida nos da la Sansofi (Bienvenida) cada día. Y el huésped que toca a la puerta de cada lector con la asirem (esperanza) de que sus palabras sean bienvenidas al provecho de cada cual y de todos, pues siempre gusto de recordar que aunque somos como islas no estamos nada aislados.13557773_810111435793049_3152332230105649266_n

En primer lugar, te quiero invitar a que me acompañes en la apasionante tarea, y hasta viaje, de seguir reivindicando los bellos nombres originales de lugares y de elementos de la Naturaleza, ¡los nombres indígenas canarios! Y decirte que, entre el nombre original y el posterior, ¡conozco ya varios casos donde no tengo ninguna duda de con cuál nombre me quedo! Pues el nombre por el que se sustituyó al nombre original está para “guardar un cachorro”, ¡o para guardar dos para que no estén solos! Y, en cualquier caso, siempre es importante conocer también el original.

Sigamos pues con esta reivindicación y viajemos ahora hasta la montaña que sobresale al fondo de la fotografía (a la izquierda de dos más pequeñas que son las Morras del Corcho), que la llaman Montaña Grande (junto con otros nombres), y, sin embargo, su nombre original es ARCHACO. Significando el nombre nativo de este volcán, según el estudio que compartimos en el enlace final, “gran estornudo”; lo cual resulta muy curioso e interesante ante el hecho de que este volcán originó todo el malpaís que baja hasta la mar, ¡así como si se tratara de un “gran estornudo” del volcán!

La ubicación de este bellísimo lugar, de Archaco y su malpaís, se encuentra en la costa del municipio de Güímar, comarca de Güímar, Achinet (Tenerife), Canarias. Encontrándose Archaco pegado a la autopista (por el lado de abajo) y extendiéndose el malpaís, con una de las mejores muestras canarias de cardonal-tabaibal, hasta la mar, y delimitado al oeste por el barrio del Puertito de Güimar y al este por el Camino del Socorro. Camino éste que toma protagonismo cada año en estos días, y que también es protagonista de la segunda parte, y no por ello menos importante, de este artículo.

Por tanto, querido lector y lectora, sin alejarnos de Archaco, viajemos ahora por el Camino del Socorro. Camino con raíces indígenas, y afamado por aquel primer traslado que hicieran los guanches de la imagen de la Virgen de Candelaria por este Camino; llevándola desde el lugar de su encuentro en la Playa de Chimisay (o del Socorro) hasta Chinguaro, que era un lugar de residencia del Mencey de Güimar. Y, hundiendo sus raíces la tradición en lo que acabo de nombrar, este Camino del Socorro es multitudinariamente transitado cada 7 de Septiembre con el festivo acto de la Bajada del Socorro.

Y aquí también quería llegar con el presente artículo, para rechazar con toda rotundidad la mala costumbre de desviarse del Camino para subir a Archaco una gran cantidad de personas, ¡con el daño medioambiental que ello acarrea! Y me pregunto hacia dónde miran las autoridades ese día, que son las mismas autoridades que durante el resto del año no permiten subir Archaco ni a un grupo reducido ni a una persona sola. Así mismo, como les digo. Y no será porque no vean esta gran cantidad de personas subiendo y bajando Archaco el día de la Bajada, pues desgraciadamente se ve el tropel de bien lejos cual si fuera rally de motocross, levantando gran polvareda… polvareda que sin embargo no tapa la vergüenza de estos hechos que les acabo de relatar.

Y parece que hay quien defiende que este desastre medioambiental de subir Archaco en tropel es una tradición, lo cual no se sustenta por ningún lado por lo que expusimos anteriormente, ya que donde hunde sus raíces la tradición de la Bajada es en los traslados que hicieran los guanches con la imagen de la Virgen de Candelaria, precisamente por el Camino del Socorro que bordea Archaco, pues no tiene ninguna lógica ni ningún fundamento histórico ni tradicional que los guanches se pusieran a subir un volcán en sus recorridos con la imagen, sino sencillamente el recorrido del Camino del Socorro, que, como es lógico y natural, evita subir Archaco; y es lo que hacen también actualmente la gran mayoría de personas que participan en la Bajada del Socorro, pero desgraciadamente no todas. Lo de subir Archaco, por tanto, no puedo agarrarme a no sé qué cosa para decir que sea una tradición, pues no pasa de una mala costumbre y, como mucho, de un desvío de la tradición, nunca mejor dicho para referirnos de este lamentable y dañino desvío del Camino.

Apelo a todo aquél que valore esta tierra, y también al que no la valore pero debe respetarla, que somos todos, y, por supuesto, apelo a las autoridades, para no seguir agravando lo que ya desde hace años se llama “la cicatriz” y es la profunda marca que han hecho año tras año sobre Archaco este tropel de personas que lo suben cada 7 de Septiembre; y, por supuesto, para no seguir agravando no sólo “la cicatriz” sino sus alrededores por Archaco. Y he aquí que me acuerdo de las sabias palabras que escuché recientemente, aunque referidas a otro tema pero que nos valen mucho también para éste, y que decían que “a pesar de que muchos piensan que no se cambia hasta que no se toca fondo, la verdad es también que no se toca fondo hasta que no se deja de cavar”. ¡Paremos ya, pues!

¿Qué mal nos ha hecho este volcán, que primero ocultamos su bello nombre original y ahora parece que lo queremos destrozar? No encuentro ningún mal que nos hiciera, sino que es responsable de participar notablemente en la formación de un entorno genuinamente bello, formado (entre otros elementos) por él y por el malpaís que lo acompaña, que fue “grandemente estornudado” por Archaco.

NOMBRES ORIGINALES INDÍGENAS:

El siguiente enlace final alberga un álbum-catálogo personal con los nombres originales indígenas de diferentes lugares de nuestras Islas y con su interpretación y fotografía, y, aunque de momento sólo contiene otro lugar más aparte del que ocupa el presente artículo, la pretensión es la de ir agregando más lugares con sus nombres originales, en este mismo álbum-catálogo, y me pareció importante compartirlo ya por la actualidad del hecho que denuncio junto con el nombre del volcán Archaco. Este álbum-catálogo, aunque se encuentra en una página de una conocida red social, no es necesario estar registrado en ella para acceder.

 

 

 

Desde la orilla del malpaís… y estornudando desde el corazón estas palabras, Javier Guillén

linea azulia
Referencia de la página del estudio sobre la palabra “Archaco”

2 comentarios sobre “¡¿Qué nos hizo Archaco?!

  • el 10 septiembre, 2016 a las 9:54 am
    Permalink

    Muchas son las reflexiones sobre esta situación.
    ¿Que se considera tradición? Una actividad que se viene realizando hace más de 60 años.
    El problema de la subida de la montaña viene cuando en los años 70 y 80 se subía de forma masiva debido al boom demográfico, al aumentar la población que bajaba de Romería también aumentó el número de personas que subía la Montaña. También se comenzó a bajar corriendo ( el calzado que se usaba mejoraba en calidad y comodidad). Son costumbres que se va modificando, los últimos años el número de personas en subir la montaña a descendido, puede deberse a diferentes factores, el cambio en la pirámide demográfica, el interés en subir a descendido ( hay otras distracciones u ocupaciones en la romería).
    Lo de prohibir se ha hecho alguna que otra ocasión, pero el resultado ha sido todo lo contrario, ha aumentado el número de personas que sube. La mejor de las cosas que se puede hacer es educar y concienciar a la gente de los pros y los contras de subir la Montaña.
    ¿Qué opinan de que diariamente suban 10 personas corriendo al cono? Haciendo entrenamientos de carrera en montaña.
    ¿O el gran número de corredores que usan el sendero del entorno de la montaña a diario pudiendo dispersar semillas foráneas en su recorrido?
    ¿También esas parejitas que van y cuando terminan su actividad dejan todo lleno de papeles látex?

    Respuesta
    • el 14 septiembre, 2016 a las 5:22 am
      Permalink

      Muchas gracias por comentar, Güimar así. Sigamos el camino de la concienciación. S aludos cordiales.

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×