Sobre la lucha popular nacional

Conocemos la fecha de la conquista de Canarias (1402-1496), aquella en la que la corona de Castilla anexionó a siete islas africanas a territorio español, sin embargo no se conoce la fecha en la que se descolonizó Canarias, y razones sobran, pues no se puede conocer lo que nunca existió; en 1982, durante la ”democrática” y ”pacífica” transición española, en la que se produce la restauración monárquica para suceder al dictador golpista que gobernó durante casi 40 años, se aprueba el estatuto de autonomía canario, pero ¿cuál es el origen de que nos presentaran una institucionalización de las Islas como algo positivo? En 1960, se aprueba la resolución 1514 de la ONU sobre la concesión de la independencia a los países y pueblos coloniales (1), el punto 5 declara que:

”En los territorios en fideicomiso y no autónomos y en todos los demás territorios que no han logrado aún su independencia deberán tomarse inmediatamente medidas para traspasar todos los poderes a los pueblos de esos territorios, sin condiciones ni reservas, en conformidad con su voluntad y sus deseos libremente expresa dos, y sin distinción de raza, credo ni color, para permitirles gozar de una libertad y una independencia absolutas.”mpaiac

Este fue el caso de Canarias durante el tardofranquismo, tras haber perdido ya muchas colonias, la solución estaba clara, si Canarias conseguía su autonomía, seguiría estando a merced de la metrópoli. Y es que una comunidad autónoma descentraliza el poder del gobierno de manera jerárquica, ¿de qué nos sirven canarios en el parlamento, si para gestionar nuestros propios recursos  tenemos que pedir permiso al gobierno central? Nuestra realidad socio-económica sigue dependiendo de la metrópoli, convertir Canarias en una comunidad autónoma sólo ha conseguido que el canario se ocupe de mantener la burocracia metropolitana, así como de reproducir la hegemonía de pensamiento del colonizador, la cual se ha enraizado profundamente con el paso de los años en el canario de a pie.

La opresión por parte de la metrópoli ha evitado nuestra autogestión a lo largo de la historia, y no sólo llevó a imponernos a modo de herencia, un férreo y reaccionario gobierno bipartidista formado por dos partidos que ayudan a la clase dominante a costa de los obreros a base de usar eufemismos para ganar votos, gracias a la ley D´Hont, y toda clase de leyes que nos han hecho retroceder en el campo social, como puede ser la Ley de protección de la seguridad ciudadana del 2015, que sustituyó a la ley del mismo nombre aprobada en 1992, sino que además se toma la libertad de gestionar nuestros recursos  (pesca, agricultura, turismo, etc.), lo que relega al canario a una posición de máxima precariedad económico-social.

La forma en la que esto se produce es debido a que la clase burguesa dominante fomenta su ideología a través de los medios de comunicación mientras se blinda mediante leyes (como las anteriormente expuestas) que refuerzan el estado y destruyen a la clase trabajadora.

La negación de la realidad canaria como colonia reprimida de España, representa para el canario una actitud servil y acongojada, una ”esclavitud mental” para con el colono español, que flaco favor hace a los canarios. Nosotros tenemos los recursos y el potencial necesario para poder gestionar nuestro país africano invadido por los europeos, los cuales cuentan con un largo historial de extorsión, expolio, robo y vasallaje.

España gana dinero a nuestra costa, no vivimos gracias a ellos, no tiene sentido para una gran empresa mantener una pequeña sucursal que sólo le proporciona pérdidas, cabe preguntarse entonces, ¿por qué no quieren que dejemos de ser parte de España?

Quieren vivir a nuestra costa, para ayudar a una nación no se la invade, no se la coloniza ni militar ni culturalmente, y por supuesto tampoco se la expolia instaurando un pensamiento servil para usarlo mirándolo por encima del hombro, nos hicieron esclavos físicos en el pasado y mentales en la actualidad.

Hemos llegado a esta situación porque han pisado lo que es nuestro (cultura, economía, etc.), y para recuperarlo debemos vencer ese pensamiento de inferioridad implantado en el canario pues, el canario no debe servir a naciones extranjeras, y mucho menos malvivir por ellas, así como eliminar las clases, porque de nada sirve sustituir a un rico extranjero por uno local, ya que el individualismo es parte de la ideología burguesa, y como tal, el rico siempre mirará por sí mismo y explotará a la clase trabajadora sea de la nacionalidad que sea, apoyándonos en la clase obrera internacional, con el fin de lograr eliminar la subyugación a la que se ve sometido el pueblo canario.

Debemos eliminar la explotación del ser humano por sí mismo y por ende combatir al individualismo, alguien cuyos intereses van en contra de los del colectivo acabará explotando a la clase obrera para tener más poder económico, desestabilizando la economía, provocando guerras, etc. El pueblo canario necesita verse libre de cualquier tipo de opresión clasista, institucional, etc., y para ello no debe anteponer los intereses del pueblo a los de un reducido colectivo.

 

 

 

 

 

Jonay Lemes

linea azulia

Notas:
(1) http://www.unizar.es/ssalinas/documents/Prctican6.Documenton3.pdf

Un comentario sobre “Sobre la lucha popular nacional

  • el 6 junio, 2016 a las 8:48 pm
    Permalink

    Totalmente deacuerdo con su articulo.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×