Puerto Rico clama por la libertad de Oscar López Rivera

Texto de la intervención de Tatiana Cusnier Vidal, oradora principal de la actividad Oscar 100 X 35 Excarcelación ¡YA! y miembro del Comité Pro Derechos Humanos de Puerto Rico.

13305047_750113008463691_1423888678903947606_o

Muy buenas tardes,

Hoy nos encontramos una vez más en lucha… en resistencia… y en reclamo por nuestros derechos humanos y el derecho a defenderlos… por justicia, por libertad y por la excarcelación de nuestro Oscar López Rivera.

Su patria lo vio nacer un 6 de enero de 1943 en San Sebastián, Puerto Rico. Sin embargo, dada la precariedad a la que fueron impuestas las poblaciones rurales de la isla, a sus catorce años se mudó junto a su familia a la comunidad de Humboldt Park en Chicago. Forzado a abandonar sus estudios a temprana edad, para ayudar a sustentar a su familia, López Rivera comenzó a trabajar. Las altas tasas de violencia, discrimen y falta de acceso a los derechos humanos comenzaron a crear levantamientos en territorio estadounidense. Mientras los desplazamientos y la violencia continuaban en el continente norteamericano, internacionalmente, Estados Unidos estaba en guerra. A la edad de dieciocho años, López Rivera fue enviado a cumplir con el servicio militar obligatorio en Vietnam. Durante este tiempo, López Rivera recibía información sobre la crisis social que había estallado en contra de los puertorriqueños, incluyendo la Revolución de Division Street, conocida como la primera revolución contra los estadounidenses llevada a cabo en suelo norteamericano…. (Busquemos en nuestra historia, cada vez que la mentalidad colonial intente socavarnos) Dichos sucesos comenzaron a calar hondo en la conciencia social de López Rivera y llevándolo a una introspección que culminaría en un recuentro con su identidad. Oscar nos relata cómo un día mirando a su bandera, dijo “soy un puertorriqueño, colonizado hasta la espina, batallando una guerra creada para proteger y defender la hegemonía y los intereses económicos de mi colonizador… Mirando y descubriendo mi bandera me doy cuenta que no he hecho nada por defenderla”.oscarlopez130821a

Condecorado luego con la estrella de bronce por no abandonar a sus compañeros durante una explosión en Vietnam, Oscar regresó a la comunidad de Humboldt Park y se adentró en las tantas luchas sociales, trabajando por los derechos de las comunidades forzadas a vivir en la pobreza, la marginalidad y la invisibilidad. Así, logró establecer más de diecisiete proyectos e instituciones que continúan trabajando por el acceso a vivienda, educación, trabajo y salud de comunidades puertorriqueñas, latinoamericanas y afro-americanas en la actualidad. Su responsabilidad social le llevó a unirse a las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional en 1974, una organización que abogaba por la independencia de Puerto Rico, así brindando atención al gobierno federal de las tantas instancias a nivel interno y externo en las que incurría en violaciones de derecho internacional al mantener el estatus colonial de Puerto Rico. Los movimientos de base y acción social causaron fuertes represalias que resultaron en represión y persecución de parte del gobierno. López Rivera junto a varios camaradas se fueron al clandestinaje. En 1981 fueron encontrados y arrestados bajo el cargo de conspiración sediciosa, cargo comúnmente impuesto a los y las luchadoras por la libertad de Puerto Rico. Aún probada su inocencia, Oscar López Rivera fue sentenciado a 55 años en prisión, doce de los cuales fueron en aislamiento y padeciendo de tortura y privación sensorial. Dicha unidad de control fue iniciada con nuestro patriota don Rafael Cancel Miranda y culminada con Oscar López Rivera, luego de una ardua batalla.

Treinta y cinco años más tarde el pueblo de Puerto Rico dice presente hilando la trencilla que clama libertad. Clamor al que cada día se unen más pueblos así forjando nuevos senderos iluminados por antorchas de solidaridad, justicia y libertad. Han sido largos años donde el pueblo de Puerto Rico se ha visto en los extramuros del desarrollo, coartado del derecho inalienable a una vida digna, bajo la sombra de la invisibilidad, en la denegación a la decisión, en resistencia contra el yugo imperial y arrebatados de sus recursos naturales, de sus recursos humanos, del derecho a la vida, la tierra, el agua, el alimento, la vivienda, la salud, la educación… arrebatados de una labor que dignifique y desarrolle, y bajo la precariedad física y psicológica.

Mas, dentro de la penumbra, seguimos en pie, seguimos marchando. Fuerte como ceiba que resiste cualquier tempestad, como flor que nace en el concreto, como arte que se crea entre el frío de la celda, como ser que crece entre la humillación, como amor que enseña en medio de tanta ignorancia, como soledad que se transforma en mística espiritualidad.

Hoy la tierra adopta como legado las tantas huellas que caminan por un nuevo amanecer. Retumbarán por siempre como percusión que anuncia la llegada de nuestra memoria, de nuestros ancestros, retumbarán, así como retumban las voces de aquellos y aquellas que construyen patria cada día, aún tras las rejas. Retumban, y el vibrato llegará a otros pueblos, a otras luchas, así engendrando la solidaridad de nuestros pueblos porque Puerto Rico NO está solo. Hoy nos unimos para pedir la excarcelación de Oscar López Rivera como reclamo de justicia, de dignidad, de lo propio, pero también como símbolo de la lucha contra el colonialismo que cada día intenta asimilarnos, exterminarnos, ahogarnos. Mas las aguas de Puerto Rico son muy puras para dicho intento, aunque feroces al proteger sus costas.

Hoy frenamos por unos instantes nuestra rutina neoliberal para gritarle al mundo que Puerto Rico exige la excarcelación de Oscar López Rivera, símbolo de lucha, de resistencia, de dignidad; símbolo de usted madre o padre que lucha por darle de comer a su hijo, que lucha por un pedazo de tierra, por un espacio…símbolo de usted, estudiante que personifica el arte en pancartas que exigen libertad, símbolo de usted, persona que ocupa campamentos de resistencia, … ambientalistas, médicos, maestras/maestros, trabajadores sociales, arbolistas, artistas, organizadores comunitarios, políticos… símbolo de usted persona cuyo sistema de salud no le es accesible, símbolo de usted persona discriminada, marginada, invisibilizada, coartada, oprimida… símbolo de usted, sobreviviente.

Hoy dignificamos una memoria tenaz mediante el compromiso de una enseñanza aprendida, de un legado continuado. Hoy nos responsabilizamos por conocer nuestra historia y cultivar nuestra alborada. No estamos en nuevos momentos de crisis, la crisis ha permanecido durante 500 años de colonia, pero sí estamos ante momentos decisivos. Que cada paso engendre un progreso social.13346502_749853131823012_4767062603901295833_n

Hemos puesto la palabra querido antes de dirigirnos a usted, señor opresor. Sabemos que tortura la verdad. Sus manos están ensangrentadas. ¿Cuánto nos ha pesado el sufrir? ¿Cuán grande puede ser el miedo a la libertad?

Hermano y hermana de patria, ¡Miren cómo nos hablan de libertad! ¿Qué estamos llamando desarrollo? Por nuestras venas corre la misma sangre, flujo de ríos, sal de mar, memoria ancestral. Nuestro litigio contra la opresión será la integridad. Nuestra meta por construir una vida digna no será doblegada por el miedo. Quebraremos las cadenas de la indiferencia. No se concibe la vida alejada de la Tierra, del derecho a un territorio, es ésta sabiduría que recorre generaciones y dignifica. Es éste el derecho fundamental, aquel que da cosmovisión a nuestra existencia y la transforma en vida. De ahí emerge la identidad, raíz que cultiva el respeto hacia una comprensión, hacia un sentido de pertenencia y colectivismo. No dejemos que se pierda. Definamos nuestras prioridades, nuestros derechos, nuestra construcción social, nuestra educación. ¡DESPIERTA! Pongámosle propósito a nuestras manos, a las del otro, porque en ello reside la verdadera defensa de Oscar López Rivera, vivo ejemplo de un ser libre.

Cada día estamos más cerca, el pueblo vencerá. Nos enterraron, mas germinamos, nos encarcelaron y gritamos. Señor Federado, nuestras alas traspasan sus rejas. Exigimos hoy excarcelación para Oscar López Rivera.

 

29 de mayo de 2016

Marcha por Oscar 35 años

 linea azulia

Fuente: Comité Pro Derechos Humanos De Puerto Rico

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

×