Tindaya: calculando las mentiras

Tindaya significa muchas cosas en Canarias: historia, leyendas, tradición, paisaje, biodiversidad, interés geológico, riqueza arqueológica, etc. Pero, tristemente, también significa: corrupción, saqueo, engaño, destrucción, expolio…En la mayor concentración de podomorfos labrados en piedra del norte de África, se va a cometer un crimen contra el legado cultural de toda Canarias. En uno de los lugares de mayor interés geológico de nuestras islas, se va a cometer un crimen contra todo un Monumento Natural. En uno de los paisajes más apreciados por la población canaria, y despreciados por las “autoridades” canarias, se va a cometer un crimen contra nuestro pueblo. No voy a entrar en la escandalosa corrupción, ni en las décadas de admirable lucha y resistencia que el pueblo majorero, y el canario, han mantenido en defensa de la montaña. Tampoco voy a profundizar en las contradicciones legales que suponen horadar y transformar un paisaje que cuenta con hasta siete figuras de protección según las leyes canarias. Creo que sobre esos temas se ha escrito mucho y muy bien. Lo que pretendo es hacer ver a ese porcentaje de la población majorera que se muestra favorable a la obra de Chillida  lo que se va perder Fuerteventura, Canarias, y el mundo en general, al destruir irremisiblemente uno de los lugares de más valiosos de nuestras islas. Como ocurriera con los cantos de sirena referentes al empleo que iba a generar la explotación petrolera en nuestras aguas, el Gobierno de Canarias y el Cabildo de Fuerteventura empiezan a soltar la lengua a la hora de prometer ganancias con el siniestro proyecto. El presidente del Gobierno de Canarias, en declaraciones recientes a los medios de comunicación vascos, afirmó que la futura obra de Chillida recibirá un millón de visitantes al año. Me gustaría aportar una serie de datos que desmontan por completo esas previsiones tan optimistas. Olvidemos los dineros trapicheados, aunque duelan mucho en estos tiempos de miseria. Ignoremos la hipocresía de escandalizarse porque el ISIS revienta estatuas y monumentos en Siria, mientras se apoya la destrucción de una de las estaciones de grabados rupestres más importantes de toda África. Vamos también a no meter el dedo en la llaga recordando que Chillida ya murió hace años, y que sus herederos cerraron el museo monográfico del artista en Euskadi. Tindaya el pais canario

En fin, vamos a olvidar eso, quiero ser constructivo. Mi objetivo es  rebatir la posición del gobierno de Canarias y del cabildo majorero con  argumentos. Vamos a exponer una serie de datos clarificadores del año pasado, 2015, referentes al número de visitantes que reciben los museos y centros similares en las islas de Tenerife y Gran Canaria, las más visitadas por el turismo, y donde se concentran la gran mayoría de las visitas a museos.  El número total de visitantes recibidos por los museos adscritos al Cabildo de Tenerife durante el año 2015 asciende a 337.407 personas en total, llevándose la palma el Museo de La Naturaleza y el Hombre con 99.000 visitas. En Gran Canaria, encontramos a la Casa de Colón en primer lugar, con 147.073 visitantes en 2015. En segundo y tercer lugar, dos museos galdenses, la Casa Museo Antonio Padrón, registrando más de 66.000 visitantes, y el Museo y Parque Arqueológico de Cueva Pintada, con 54.190 personas. Por otro lado, el Museo Chillida-Leku, tras diez años abierto (2000-2010) recibió un total de 800.000 visitantes, después,  la familia echó el cierre al museo. Si volvemos a la Cueva Pintada, por ejemplo, y analizamos las estadísticas sobre procedencia de las visitas, vemos que la mayoría del público que acude al museo viven en la propia isla, Gran Canaria. Esto es normal si tenemos en cuenta nuestro modelo turístico, antagónico al modelo del llamado turismo cultural. Yo diría que el turismo en Euskadi está más orientado al turismo cultural que al turismo de sol y playa. Pues en Euskadi, el Museo Chillida-Leku, monográfico sobre la obra del autor, no parece ser rentable, según la propia familia de Chillida. No entro a valorar eso, pero si volver a remarcar un dato importante: en sus diez años de vida, el museo monográfico de Chillida recibió unas 800.000 visitas. Entonces, ¿en qué se basa el señor Clavijo para asegurar la afluencia  millonaria de visitantes a la futura obra de Chillida en Tindaya? ¿Qué le hace pensar qué el público potencial de la obra -el pueblo majorero en particular, y el canario en general-  va a apreciar algo contra lo que se posiciona y lucha una gran parte de ese  público potencial? ¿De dónde va a sacar a ese millón de personas anuales interesadas en la obra de Chillida? El señor Clavijo afirma, sin que se le caiga la cara de vergüenza, que la obra de Chillida no solo se va a convertir, a una distancia surrealista, en el museo más visitado de Canarias de la noche a la mañana, también va a tener el doble de visitas anuales que museos estatales de fama internacional como Atapuerca, Altamira, o el Museo Arqueológico Nacional, todos ellos superando los 400.000 visitantes anuales. Según Clavijo, el boquete de Chillida va a entrar de lleno en el selecto club de los museos del estado español que reciben un millón o más visitantes al año, como el Museo del Prado, el Guggenheim, o el museo del F.C. Barcelona. Las colas para comprar la entrada al cubo van a llegar hasta La Matilla, por lo menos. Es realmente insultante, nos pretende tomar por tontos. Sin duda, el que se lo crea es que  realmente lo es. O que tiene algún interés en la destrucción de la montaña. Al menos podrían hablar claro y exponer sus auténticas razones para expoliar la montaña y saltarse las leyes que la protegen: especulación urbanística y extracción minera. Lucro para unos pocos, tragedia y crimen cultural contra todo un pueblo.

Pero bueno, insultos del presidente Clavijo a la inteligencia de la población canaria aparte, vamos a lo constructivo. El pueblo majorero, y todas aquellas personas que visitan la isla de Fuerteventura, merecen conocer Tindaya, su historia, sus leyendas. Merecen recorrer la montaña con libertad y con respeto, aprendiendo a disfrutar y apreciar una riqueza natural y arqueológica que nos proporciona identidad, cultura, y placer. Ahora mismo, para subir a la montaña, se supone que han de pedirse unos permisos que, cuando uno llama al Cabildo, nadie sabe muy bien cuáles son, y te recomiendan “subir sin que te vea la guardia civil”. Mientras, a los herederos de un artista fallecido, y a unos políticos más atentos a los intereses empresariales que a la identidad que dicen representar, se les permite retorcer las leyes para destruir la montaña.    Tindaya podomorfo el pais canario

Tindaya es todo valores en sí misma, no necesita transformaciones destructivas para proporcionar un beneficio a la sociedad canaria. Una inversión para su puesta en valor como elemento cultural y natural tal y como la encontramos ahora, podría parecer una inversión “inútil” para los que piensan a corto plazo, y sobre todo para los que ya están empantanados en este trapiche, y les pueden las ansias de devorar traquita. Dar vuelta atrás supondría incumplir muchos favores. Pero a largo plazo, la rentabilidad, social, cultural,  y también económica, de la montaña de Tindaya, podría compararse a otros hitos geológicos, naturales y arqueológicos que forjan una parte importantísima de nuestra identidad – El Teide, El Roque Nublo, Timanfaya, La Cueva Pintada, Chipude, Los Letreros del Julan, la Caldera de Taburiente, etc.- y que son visitados por cientos de miles de turistas anualmente, reportando beneficios económicos a Canarias. No estoy diciendo que poner en Tindaya un Parque Arqueológico, un Centro de Interpretación, un Museo de Sitio, etc., nos vayan a sacar de la crisis. No, eso sería mentir, como hace Clavijo al afirmar que un millón de personas se van a acercar todos los años a ver una cantera de traquita. Invertir en Tindaya para protegerla, estudiarla, ponerla en valor y abrirla al público, nos ofrecerá, a medio y largo plazo, riquezas mayores que las que conseguirán unos pocos saqueando sus entrañas. Un símbolo tan importante de nuestra historia e identidad no puede ser destruida por el capricho de una familia y de intereses económicos individuales. No se dejen engañar, la obra de Chillida es solo una excusa para seguir vendiendo nuestra tierra.

El monumento ya existe.

 

 

 

 

 

Alberto Lacave Hernández

linea azulia

Fuentes de interés:

Cifras de visitantes de los Museos Estatales/         

http://www.mcu.es/visitantemuseo/cargarFiltroBusqueda.do?layout=visitantemuseo&cache=init&language=es            
           
 http://www.cuevapintada.com/estadisticas        

 http://www.museochillidaleku.com/           

 En busca del nuevo Chillida-Leku       

Fernando Clavijo: «Calculamos que la obra de Tindaya recibirá un millón de visitantes al año» . diariovasco.com

Canarias7. Cultura. ¿Están muertos los museos? 

La Casa de Colón incrementó en casi veinte mil personas el pasado año 2015 su cifra de visitantes con respecto al 2014 – Noticia – Cabildo de Gran Canaria

Museos del Cabildo de Tenerife recibieron en 2015 a más de 337.400 personas

Las visitas crecen en el Prado y bajan en el Reina Sofía en 2014 | Cultura | EL PAÍS  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×