¡Viva León Trotsky!

El 20 de agosto de 1940, León Trotsky (Lev Davidovič Bronštejn) era atacado salvajemente por el agente estalinista español Ramón Mercader. El revolucionario de Yánovka (Ucrania) no se recuperaría de las graves heridas sufridas, falleciendo al día siguiente. Su exilio en México no le salvó de la violenta persecución desencadenada por Iósif Stalin.

Trotsky era consciente del cerco que se tendía contra él y, el 3 de marzo de 1940, había dejado escrito:

comillas1

Sean cuales sean las circunstancias de mi muerte, moriré con una fe inquebrantable en el futuro comunista”.

El País Canario ha seleccionado, por considerarlo de interés para sus lectores y lectoras, un texto de agosto de 1938*, escrito para promocionar una plataforma común de los delegados y militantes antiestalinistas frente al Congreso contra la Guerra y el Fascismo que se reuniría en México el 12 de septiembre de 1938.

linea azulia

El fascismo y el mundo colonial

1. El fascismo es la forma más salvaje y abominable del imperialismo. Pero esto no significa que la clase obrera y los pueblos oprimidos deban someterse al imperialismo cuando se pone su máscara democrática. Los pueblos latinoamericanos no quieren caer bajo el dominio del imperialismo japonés, italiano o alemán. Pero esto no significa que México pueda tolerar que el imperialismo británico o norteamericano controle sus recursos naturales o sus políticas nacionales. Las clases obreras y los pueblos de los países atrasados no quieren ser estrangulados ni por un verdugo fascista ni por uno “democrático”.

2. El Japón intenta hacer de China una colonia. Italia y Alemania quieren penetrar en las colonias francesas y británicas. En este sentido son los “agresores”. Pero esto de ninguna manera significa que las clases trabajadoras y los pueblos oprimidos tengan el deber de defender los derechos coloniales de Francia, Gran Bretaña, Holanda, Bélgica, etcétera. La tarea de los revolucionarios genuinos es deshacer a los regímenes coloniales opresivos. Nuestra consigna: ¡el derecho de todas las naciones a su autodeterminación, no de  palabra, sino de hecho; la total y genuina liberación de todas las colonias!

3. El futuro de la humanidad está inseparablemente ligado con el destino de India, China, Indochina, Latinoamérica y África. La simpatía activa, la amistad y el apoyo de los genuinos revolucionarios, socialistas y demócratas honestos está completamente del lado de estos pueblos -que constituyen la mayoría de la humanidad- y no del lado de sus opresores, no importa con qué clase de máscara política se presenten. Aquellos que activa o aun pasivamente apoyan un régimen colonial bajo el pretexto de defender su propia “democracia” son los peores enemigos de las clases trabajadoras y de los pueblos oprimidos. Nosotros y ellos vamos por caminos muy diferentes.

4. Estamos de todo corazón con el pueblo español en su lucha contra el fascismo. Pero la condición elemental para la victoria de la revolución en España es la expulsión de la GPU¹ de la república española y el desarrollo sin obstáculos de la iniciativa revolucionaria de los obreros y campesinos españoles. Sólo en esta forma se puede movilizar de nuevo a las masas del pueblo español contra los fascistas domésticos y extranjeros; sólo así es posible remover la base social y militar de Franco.

6. En los países atrasados el camino para oponerse al fascismo es ante todo el camino de la lucha revolucionaria por la independencia nacional y por la transformación radical de las relaciones agrarias. Sin la revolución agraria no hay independencia nacional ni salvación contra el fascismo. Cualquiera que bloquee el camino hacia la expropiación de la propiedad territorial y de los recursos nacionales en beneficio de los campesinos y del pueblo en general, está instigando al fascismo. Generalidades vagas acerca de la amistad y la democracia no son suficientes. Se debe tener una posición clara: o con los magnates del capital y de la seudo-democracia, o con la democracia genuina de los obreros, los campesinos y los pueblos oprimidos.

El socialista o demócrata mejicano que encuentra posible creer en el “pacifismo” del bloque entre la burocracia stalinista y la democracia imperialista, es el que más se distingue por su ceguera política. Caballeros de la calidad de Lombardo Toledano², que tratan de subordinar a la clase obrera mejicana al bloque entre la GPU y los pacifistas imperialistas, traicionan abiertamente no sólo a los intereses del proletariado mejicano sino también a los intereses del pueblo mejicano.

Si México se deja llevar por la corriente política de Lombardo Toledano, es decir, si voluntariamente permite que se lo utilice como moneda de cambio en los negocios entre el Kremlin y la Casa Blanca, significaría la destrucción no sólo de la democracia mejicana sino también de la independencia nacional del país.

El pueblo mejicano no quiere y no puede permitir que se transfieran a su tierra los métodos usados en España; ni los métodos de Franco, ni aquellos de Stalin.

De la mano con cientos de millones de oprimidos de razas no blancas, de la mano con cientos de millones de trabajadores en los países imperialistas, los obreros y campesinos de México lucharán por la paz, la libertad, la independencia y el bienestar de su país, así como por la felicidad de toda la humanidad.

linea azulia

*El manuscrito en ruso no contiene el punto Nº 5.

1. Agencia soviética de policía de seguridad, fundada en 1922 con el acrónimo de GPU o Administración Política del Estado y rebautizada Administración Política Unificada del Estado (OGPU) tras la formación de la URSS.

2. Lombardo Toledano fue un líder sindical con presencia e influencia indiscutible en el México postrevolucionario de principios y mediados del siglo XX. Fue secretario general de la Confederación de Trabajadores de México (CTM) (1936-1940), de la Confederación de Trabajadores de América Latina (CTAL), y vicepresidente de la Federación Sindical Mundial. Fue abiertamente hostil a León Trotsky.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×