Antonio Morongo: esa raíz reminiscente

El primero de enero de 2014, ahora se cumplen cinco años, nos llegaba la triste noticia del fallecimiento de Antonio Quevedo Navarro, Morongo. Sabíamos que estaba enfermo, pero sabíamos que luchaba. Sabíamos que persistía indomable, aferrado a la vida y a las luchas que dan sentido a una existencia digna. La existencia digna que tienen aquellos que adoptan las virtudes de un vivir que quiere ser también compromiso con la idea.

En sus propias palabras, en el homenaje que se le hacía en el Beñesmer 2008, Morongo definía su constancia y su compromiso: “Dirán que somos unos románticos, unos folklóricos, unos idealistas, que estamos pensando en unos proyectos inalcanzables; pero desde la cultura, desde nuestra identidad como pueblo amazigh –africano-, así se va ganado, día a día, al colonialismo español, al colonialismo europeo”.

La profundidad que daba a la palabra -el tono grave de su voz- nos interpelaba como un golpe dado a la conciencia. Ya fuera hablando de la tierra -de nuestra tierra- o de la resistencia y persistencia de los últimos pastores en la Canarias del siglo XXI, Morongo era capaz de conectarnos con ese mundo ancestral al que pertenecemos de forma inevitable.  Por más que el tiempo y la modernidad nos fracturen, ese mundo se nos mostraba en él como un horizonte que no termina de cerrarse tras nuestros pasos. De la rotundidad de su verbo emanaba la esencia de los antiguos -“nuestros antes”-, aquellos alzados indomables, en eterno desafío y combate.

Antonio Morongo es parte ya de esas huellas de la memoria, de nuestra memoria de pueblo; pertenece a un tiempo que desde ese primero de enero del 2014 se convirtió en un “hasta siempre”. Su memoria de vida, como canario comprometido con la liberación nacional, se une a ese legado ancestral que conforman los “espíritus rebeldes” de esta tierra, lo mejor de nuestros alzados y alzadas. Forma parte de aquellos y aquellas que nunca morirán porque son la raíz reminiscente que nos sustenta, dado que  ellos y ellas son los que dan sentido a esta matria canaria.

Desde El País Canario, en el quinto aniversario de su muerte, rendimos nuestro particular homenaje a Antonio Quevedo con la edición de un póster conmemorativo en gran formato y con el hashtag #Morongo, que utilizaremos a lo largo de este mes de enero en todas nuestras publicaciones.     




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×