Canarias antiimperialista con apoyo internacional

El Movimiento por la Autodeterminación y la Independencia del Archipiélago Canario (MPAIAC), como Movimiento de Liberación Africano reconocido por la Organización para la Unidad Africana (OUA), luego Unión Africana (UA), desde 1968, demanda de forma inseparable un proceso de Descolonización para Canarias, acompañado de un Estatuto de Neutralidad, fuera de la OTAN, como única forma de contribución a la Paz mundial y la cooperación al desarrollo, desde nuestra región geopolítica del Noroeste africano.

EL NOROESTE AFRICANO BAJO CONTROL IMPERIALISTA. La región del Noroeste de África, desde el Reino de Marruecos hasta el Senegal, que abarca gran parte del Magreb, Sáhara y Sahel, permanece actualmente bajo la influencia casi exclusiva del Bloque Imperialista atlántico: USA, Reino Unido, UE y la OTAN, incluyendo -además de ambos países africanos- a Mauritania, Mali, Níger y Chad, con la única excepción de Argelia -alineada con el Grupo Progresista mundial- y el Pueblo Saharaui que lucha también por su Descolonización.

Marruecos es la potencia ocupante del Sáhara Occidental desde 1975, cuando el Estado español le vendió ilegalmente la parte Norte de dicho territorio, dejando a la población saharaui -con nacionalidad española desde finales del Siglo XIX- abandonada a su suerte.  Al mismo tiempo, España vendió la parte Sur del territorio a Mauritania, de la que este país se retiró en 1979, propiciando que Marruecos se posesionara de la totalidad de la antigua colonia española y controlara todo el litoral Noroccidental africano, desde el Estrecho de Gibraltar hasta Mauritania.

Recientemente, se ha incorporado como nuevo y relevante actor geopolítico en el Noroeste africano la entidad sionista de Israel, al establecer relaciones diplomáticas con Rabat, bajo los auspicios de Estados Unidos, durante la Administración Trump. Como primera consecuencia han otorgado a compañías israelitas permisos prospección y explotación de hidrocarburos en aguas de sur de Marruecos, colindantes con las de Canarias, y en las aguas del Sáhara Occidental, en contra de la legalidad internacional, al tratarse de un Territorio No Autónomo reconocido por la ONU que, como tal, está pendiente de un proceso de Descolonización.

Pedro Medina Calero: “El modelo autonómico y de integración en la Unión Europea está diseñado para convertirnos en una colonia de mercado cautivo donde colocar las producciones y excedentes estatales”

LA POSICIÓN GEOESTRATÉGICA SINGULAR DEL ARCHIPIÉLAGO CANARIO EN EL FLANCO SUR DE LA OTAN. A sólo 52 millas náuticas de la costa sur de Marruecos y norte del Sáhara Occidental, se sitúa el Archipiélago de Canarias, distante del sur de Europa a unas 750 millas náuticas, en una región geopolíticamente distinta y distante de la Península Ibérica. Al persistir, desde finales del Siglo XV, su dominación colonial por el Reino de España, estas Islas se han convertido en plataforma estratégica al servicio del Bloque Imperialista, en el flanco Sur de la OTAN, contra la voluntad del pueblo de Canarias, que el 12 de marzo de 1986 rechazó con un NO rotundo su inclusión en la llamada Alianza Atlántica, según resultado del Referéndum convocado al efecto. Voluntad irrespetada por Madrid, al imponerle el resultado escrutado en todo el Estado.

Para justificar su política injerencista, el Bloque Imperialista esgrime una supuesta lucha contra el fundamentalismo islamista -cuyos grupos son creados y fomentados por ellos mismos-, como pretexto para mantener su dominación militar, política y económica en esta Región, y el expolio neo colonial de sus recursos. África posee un tercio de las reservas minerales del mundo, necesarias sobre todo para las nuevas tecnologías: 90% de las reservas de platinoides; 80% de coltán; 60% de cobalto; 70% de tántalo; 46% de las de diamantes; y un 40% de reservas auríferas.

CANARIAS DEBE SER SUJETO DE DERECHO INTERNACIONAL. En contra del papel impuesto de plataforma de control y agresión a los pueblos del Noroeste africano, el pueblo de Canarias ha demostrado históricamente su carácter innato de amante de la paz y la neutralidad, y su vocación de plataforma tricontinental al servicio de la cooperación al desarrollo y progreso de los pueblos de África. No solamente mediante su citado NO A LA OTAN expresado en consulta popular, gracias al decisivo trabajo de los Comités Anti OTAN con la participación de destacados miembros del MPAIAC, sino también por  multitud de manifestaciones populares en las calles, durante las últimas décadas, como rechazo a las continuas maniobras militares terrestres y aeronavales conjuntas de países del Bloque Imperialista atlántico y la OTAN, desarrolladas en su territorio y espacios aéreos y marítimos, además de las frecuentes incursiones militares de agresión a los pueblos del Sáhara y el Sahel, que utilizan las Islas como base logística permanente, siendo empleadas, además, como base de retaguardia y entrenamiento para intervenir en zonas  más alejadas como Líbano y Oriente Medio.

Nadie discute que una de las reivindicaciones históricas fundamentales de los sectores populares de Canarias es la consecución de un Estatuto Internacional de Neutralidad que mantenga al Archipiélago, con sus espacios aéreos y marítimos, al margen de su utilización militar como Flanco Sur de la OTAN, o de posibles acuerdos militares bilaterales o multilaterales entre países del Bloque Imperialista. Para ello, es imprescindible que Canarias despliegue su propia estrategia geopolítica convirtiéndose en Sujeto de Derecho Internacional, con el apoyo mayoritario de los países del Grupo Progresista de la Asamblea General de las Naciones Unidas (AGNU), obteniendo su Reconocimiento como Territorio No Autónomo (TNA número 18 de la Lista), con Derecho a iniciar un Proceso de Descolonización en aplicación de la Resolución 1514 (XV) de la AGNU.  Este nuevo estatus internacional permitiría:

– El establecimiento de unas relaciones bilaterales con el Estado Español y la Unión Europea, partiendo de un nuevo Estatuto de Plena Autonomía Interna (PAI), según la Resolución 742 (VIII) de la AGNU, que incluya la demanda ampliamente respaldada por la población canaria de un Estatuto de Neutralidad, fuera del ámbito de actuación de la OTAN.

Ser Parte de la Convención de Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (CONVEMAR), según sus artículos 1 y 305, para poder delimitar sus espacios marítimos soberanos de forma equitativa con los países colindantes de Portugal, Marruecos y Sáhara Occidental, estableciendo dicho Estatuto de Neutralidad hasta el límite de su Zona Económica Exclusiva y Plataforma Continental ampliada, que abarcan una superficie de más de 818 mil Km2, superior a la generada por España en Europa, de 652 mil Km2.

Su soberanía sobre los espacios marítimos archipelágicos impediría también el expolio de sus recursos marinos, muy ricos en nódulos polimetálicos, tierras raras y metales críticos y estratégicos, imprescindibles para las nuevas tecnologías, como el telurio, cobalto, hafnio, níquel o el platino. Recursos sobre los que la Comisión Europea ya ha reconocido la total dependencia de los países europeos, recomendando -con criterio neo colonial- su explotación, contra el mandato de la Resolución III del Acta Final de la CONVEMAR, que establece la propiedad y gestión de los mismos en favor de los pueblos colonizados y no de las potencias ocupantes.

No consentir que el Estado Español siga convirtiendo las Islas en una macro cárcel, donde encerrar en condiciones infrahumanas a las decenas de miles de refugiados y migrantes irregulares africanos que utilizan la peligrosa Ruta Canaria atlántica para llegar a Europa, en la que ya se han producido miles de muertos y desaparecidos. La PAI permitiría un Régimen de Asociación según la IV Parte del Tratado de Funcionamiento de la UE, como País y Territorio de Ultramar (PTU), que mantenga a Canarias fuera de la UE -incluida España- a efectos aduaneros y de libre circulación de personas, con una Legislación Especial de Residencia, que haría inviable la llamada Ruta Canaria, acabando con las trágicas consecuencias que origina; pero sobre todo, impidiendo la llegada masiva de inmigrantes europeos a Canarias, cuya capacidad de carga poblacional ya ha sido superada, amenazando la propia sostenibilidad natural de las Islas.

Implementar un Modelo de Desarrollo Social y Económico autocentrado y sostenible, en función de las verdaderas potencialidades de Canarias, equilibrado sectorialmente y al servicio de los intereses populares canarios, ante el colapso del modelo colonial extrovertido y dependiente, que ha convertido a las Islas en un infierno social, con altos niveles de desempleo y precariedad laboral, y más de la mitad de la población en riesgo de pobreza, exclusión social o pobreza severa, según cifras anteriores a la Pandemia de la Covid-19.

LA DESCOLONIZACIÓN Y NEUTRALIDAD DE CANARIAS ES POSIBLE CON EL APOYO INTERNACIONAL. Para la consecución de los objetivos aquí planteados, del Reconocimiento de Canarias como TNA número 18, para dotarse de un Estatuto de PAI en el marco de un proceso de Descolonización y un Estatuto de Neutralidad, fuera de la OTAN, es necesario que la AGNU acuerde el  Reconocimiento de Canarias como TNA, con el apoyo de los países progresistas, integrados en el Movimiento de Países No Alineados, Grupo de los 77, Unión Africana,  Foro de las Islas del Pacífico, la CELAC y el ALBA-TCP, contando con el necesario papel aglutinador que puedan jugar países con suficiente liderazgo internacional.

Cambiar la geopolítica del Noroeste africano es posible, con la solidaridad internacionalista y la lucha antiimperialista y anticolonialista de los sectores populares en Canarias, en torno a una articulación efectiva del campo Nacional-Popular canario, del que forma parte el MPAIAC como Movimiento de Liberación Nacional, para contribuir a la Paz, la Neutralidad y las relaciones de cooperación al desarrollo con los países africanos. Sería muy importante, en este combate decisivo, contar con el apoyo de los países del Grupo Progresista de la AGNU ejerciendo como contrapesos reales de un mundo multipolar que acabe con el hegemonismo de EEUU y sus satélites pro imperialistas.         

            En el Archipiélago de Canarias, octubre de 2021

      Fdo.: Pedro A. Medina Calero

          Secretario General del MPAIAC

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×