Pedro Medina Calero: “El modelo autonómico y de integración en la Unión Europea está diseñado para convertirnos en una colonia de mercado cautivo donde colocar las producciones y excedentes estatales”

El pasado 22 de octubre conmemoramos el 56 aniversario de nuestra Bandera Nacional canaria, y a lo largo de este mes de noviembre celebramos los cinco años de nuestra presencia en las redes. Aunque el 2020 está siendo un año particularmente difícil para la sociedad de las Islas, una sociedad que tiene la necesidad de replantearse algunas cuestiones básicas relativas al presente y al futuro del Archipiélago. Por esta razón, en el momento actual, entendemos que el debate de las ideas no solo se hace necesario, sino que se nos presenta como algo urgente e inaplazable. Sobre ideas y sobre los principales problemas derivados de la dependencia estamos entablando diferentes diálogos desde EL PAÍS CANARIO. Esta semana les ofrecemos la interesante entrevista que le hicimos a Pedro Medina Calero, un histórico de las luchas del pueblo canario. Una voz diferente que confronta con la coral política monocorde dominante en las Islas. 

SOBRE LA BANDERA CANARIA: Nuestra bandera independentista nunca deberá ondear en el mástil de sangre de las instituciones coloniales españolas”

ECONOMÍA: Vuelve a ser un clamor en las Islas la demanda de un nuevo modelo de desarrollo económico autocentrado y diversificado tras comprobarse las nefastas consecuencias de depender solo del sector turístico”

INDICADORES SOCIALES: Ha llegado la hora de hacer balance del régimen de integración en la UE como RUP, que nos impusieron en 1991, el cual se ha demostrado todo un fracaso para el desarrollo de nuestros sectores productivos, conduciéndonos a un infierno social con los peores indicadores de marginalidad a nivel estatal y europeo”

EL MODELO COLONIAL: El modelo autonómico y de integración en la Unión Europea está diseñado para convertirnos en una colonia de mercado cautivo donde colocar las producciones y excedentes estatales en régimen de dumping, a costa de arruinar nuestros sectores agrario, pesquero e industrial”

SOBERANÍA: Hemos optado por un planteamiento táctico gradualista en torno a objetivos que nos hagan ir profundizando en nuestro autogobierno real, como la Plena Autonomía Interna, que también puede llegar a ser una vía hacia la descolonización si nuestro pueblo así lo decidiera”

INMIGRANTES: A la mayoría de los migrantes subsaharianos que llegan a Canarias no es apropiado aplicar la denominación de inmigrantes irregulares, ya que las circunstancias extremas que obligan a la mayoría de ellos a huir de sus países de origen, les hacen acreedores de la condición de refugiados, en virtud de la definición aprobada por la Convención de Ginebra”

SÁHARA OCCIDENTAL: Lo que los partidos españoles de izquierda y de derechas no se han atrevido es a denunciar el silencio y complicidad del Estado español con Marruecos en todas sus políticas anexionistas en el Sáhara Occidental”

VALLEHERMOSO (LA GOMERA): Hasta el momento no ha habido un acto que dignifique adecuadamente a los defensores de Vallehermoso en 1936, esperemos que algún día llegue ese momento, así como la devolución del patrimonio histórico incautado”

Pedro Medina Calero nació en Vallehermoso (La Gomera) el 20 de marzo de 1947; allí cursó sus primeros estudios en las escuelas públicas de la localidad y el bachillerato elemental en academias privadas que organizaban los padres de alumnos valiéndose de los profesionales más formados del municipio (funcionarios de juzgado, Telégrafos, maestros, sacerdotes…). En La Laguna finaliza los estudios de Bachillerato Superior y COU. En 1970 ingresa en la Policía Nacional habiendo estado destinado en País Vasco, Madrid y Tenerife. En 1976 establece contactos con el MPAIAC y es detenido en enero de 1977 e internado en el Castillo de San Joaquín (La Cuesta), se da de baja en la Policía y es ingresado en la Prisión de Tenerife. Con ocasión del motín del 1 de junio de 1977 es trasladado a la prisión de Córdoba e ingresado y aislado en celda de castigo. El 7 de julio de 1977 se le concede la libertad provisional y hasta la amnistía general del mismo año.

1 de junio de 1977. Al grito de “Canarias independiente”, motín en la prisión de Tenerife. FOTO: intersindicalcanaria.org

A mediados de 1977 realiza su actividad en las organizaciones independentistas Confederación Canaria de Trabajadores (CCT) y al Partido de los Trabajadores Canarios (PTC). En 1978 se traslada a Argel, y realiza su actividad en el MPAIAC hasta el atentado a Antonio Cubillo, posteriormente regresa a Canarias y es detenido (agosto de 1978), realiza una huelga de hambre, en unión de otros compañeros del MPAIAC, y en marzo de 1979 obtiene el sobreseimiento provisional de la causa que le había llevado a prisión.

Continúa su intensa labor política y Sindical en CCT y funda con otros compañeros el Partido Revolucionario Africano de las Islas Canarias.

Por la Edición del último número de la revista sindical NACIÓN CANARIA, órgano oficial de la CCT es nuevamente procesado por tres delitos: apología de la sedición, injurias al Ejército e injurias al Poder Judicial, se le solicitan 9 años de prisión. Es condenado a 21 meses de prisión por las anteriores imputaciones.  Milita en los comités anti OTAN, hasta el referéndum de 1986 que obtiene un amplio triunfo en Canarias el rechazo a la OTAN.

Etapa gomera

Funda 1980 la Asociación de Vecinos “Asamblea AGRAU” de Vallehermoso. En 1.987 la Asociación Cultural y Ecologista GUARAPO, y refunda la Federación Obrera de Vallehermoso (FOV), en 1991 se presenta por primera vez a las elecciones con ICAN, posteriormente, en 1995, en CC obtiene acta de diputado del Parlamento de Canarias y de consejero en el Cabildo de La Gomera hasta 1999. En 2007 nuevamente obtiene el acta de consejero del Cabildo Insular de La Gomera hasta 2015. 

 

Teniendo en cuenta vinculación histórica a la lucha de liberación nacional canaria, todo ese recorrido vital marcado —atravesado— por esa lucha de liberación; teniendo en cuenta que has sido un protagonista directo de los años más duros, sufriendo los golpes terribles de la represión colonial, ¿qué significa para ti la bandera de las siete estrellas verdes? ¿Qué sentido crees que tiene la bandera nacional canaria para buena parte de los canarios y canarias hoy en día?

La Bandera Nacional canaria, la de las siete estrellas verdes, es el símbolo que representa al pueblo canario en su legítima aspiración a la autodeterminación e independencia. Por lo tanto, es el símbolo del pueblo canario, el símbolo de la lucha por su independencia, el símbolo que representa nuestra libertad y la nueva democracia.

Creada por el MPAIAC, es patrimonio de todos aquellos independentistas y organizaciones del pueblo canario que de forma decidida y permanente combaten toda forma de integración y de asimilación política, económica, social y cultural; favorecen la toma de conciencia por la independencia y promueven y organizan la liberación de la dominación colonial española.

La Bandera Nacional canaria de la siete estrellas verdes no es la bandera de los nacionalistas, por mucho que estos en sus variantes formas organizativas o círculos de opinión existentes hagan méritos frente al colonialismo español presentándola como una bandera aséptica en términos vagos como “bandera del pueblo canario” para sembrar en el seno de nuestro pueblo, la mentira, la confusión ideológica, e ilusionismo táctico, que solo obedece en el fondo al exclusivo deseo de penetrar en las instituciones coloniales españolas, al deseo estético de ser reconocidos por los enemigos del pueblo, y alcanzar las alabanzas de los dominadores. Pero, sobre todo, contribuir con el colonialismo español a desactivar toda respuesta popular y organizativa favorable a la independencia. 

La Bandera Nacional canaria es la bandera del pueblo canario que no quiere la prebenda del reconocimiento de quienes les someten o colaboran con este sistema, sino que es la bandera de nuestra libertad, del pueblo que sigue luchando por su libertad y que no busca falsos atajos pretendidamente liberadores, que significan, ni más ni menos, colaborar con el sistema colonial español, para seguir retrasando la atención del pueblo canario en su proceso de liberación.

Hacer entrega de esta bandera nacional, de las siete estrellas verdes, al colonialismo español en su reconocimiento jurídico institucional y reforma de los estatutos de autonomía, supone una honda tristeza en el seno de nuestro pueblo, al contemplar como nuevamente vuelven ciertos menceyes a promover un pacto con los conquistadores españoles, según dicen para “poner más cerca” no se sabe bien qué cosa. Será su derrota. Aceptar este nuevo ultraje le llaman “abrirse socialmente”.

Nuestro Pueblo ya acepta socialmente la Bandera Nacional de las siete estrellas verdes. Nuestro pueblo canario no necesita el reconocimiento de los dominadores y sus esbirros locales. Su reconocimiento como pueblo va ligado a su independencia.

Por nuestra Bandera Nacional canaria acompañando nuestra lucha por la independencia siempre nuestro pueblo canario, sus hombres y mujeres más activos. Su organización, ha sufrido amenazas, represión y terrorismo de Estado, por lo que desde siempre ha estado sometida a los procesos y acontecimientos que ha sufrido nuestra lucha por la liberación nacional.

Nuestra bandera independentista nunca deberá ondear en el mástil de sangre de las instituciones coloniales españolas, sino en una nueva patria, en una nueva nación libre y democrática.

En estos momentos te encuentras vinculado a un nuevo proyecto político, Iniciativa Popular Canaria (IPC). Una iniciativa que pretende evidenciar los problemas estructurales derivados de la dependencia que padecemos en Canarias. Una iniciativa que —más allá de los aspectos novedosos que pueda tener a nivel orgánico— defiende unos planteamientos políticos —centrados en la plena autonomía interna del Archipiélago— que ya han sido presentados a la sociedad canaria en varias ocasiones, aunque siempre han terminado en la gaveta de los asuntos pendientes. ¿Qué alcance crees que podrá tener ahora reclamar esa plena autonomía interna en Régimen Especial de asociación a la Unión Europea? ¿Qué se pretende conseguir con ese estatus de Plena Autonomía Interna (PAI)? ¿Estamos en el momento adecuado para plantear estas cuestiones a la sociedad canaria? ¿Qué no estamos jugando hoy en las Islas?

Es verdad que la Plena Autonomía Interna se viene reclamando en Canarias desde hace casi 20 años e incluso a mí me tocó defender dicha propuesta en el Cabildo de La Gomera, el 4 de mayo de 2012, en una Moción del Grupo Nacionalista CC-CCN que resultó aprobada sin ningún voto en contra, en la cual se solicitaba al Parlamento de Canarias que mandatara al Gobierno de Canarias para presentar ante la Asamblea General de la ONU la solicitud de declarar a Canarias Territorio con Plena Autonomía Interna reconocida por las Naciones Unidas.

En aquel momento empezaba a cuestionarse muy seriamente en todo el Estado la continuidad del Régimen del 78 surgido del franquismo, coincidiendo con el auge del catalanismo político tras rechazar el Tribunal Constitucional -por recurso del PP- aspectos fundamentales del Estatuto de Autonomía de Cataluña, aprobado en el Congreso de los Diputados. Se comenzó entonces a plantear un nuevo Proceso Constituyente para avanzar hacia un Estado Federal Asimétrico, en el que Canarias debía aparecer con sus propias competencias diferenciadas del resto de comunidades, que algunos entendíamos se concretaban en una PAI con nivel máximo de autogobierno.

Y se justificaba aún más por el amplio rechazo suscitado entre la ciudadanía canaria a las concesiones otorgadas por el Gobierno español, contra la voluntad del Gobierno autónomo, de prospecciones petrolíferas en nuestras aguas a una multinacional española. En ese sentido la PAI permitía que Canarias pudiera ser Parte de la Convención de Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (Convemar) para delimitar nuestros espacios marítimos, incluyendo las Aguas Archipelágicas, y gestionar nuestros recursos marinos en función de nuestros intereses.

En este momento, tras la profunda crisis económica originada por la pandemia, vuelve a ser un clamor en las Islas la demanda de un nuevo modelo de desarrollo económico autocentrado y diversificado tras comprobarse las nefastas consecuencias de depender solo del sector turístico. Mientras, paralelamente, continúa arreciando el debate por un nuevo modelo de Estado ante la crisis de la institución monárquica. Y es en esta nueva coyuntura cuando la propuesta de la PAI empieza a verse como una alternativa real y necesaria para ese cambio de modelo productivo y nuevo marco político de relaciones con el Estado, basado en la bilateralidad y no en la sumisión.

También, en el momento actual, ha llegado la hora de hacer balance del régimen de integración en la UE como RUP, que nos impusieron en 1991, el cual se ha demostrado todo un fracaso para el desarrollo de nuestros sectores productivos, conduciéndonos a un infierno social con los peores indicadores de marginalidad a nivel estatal y europeo.  Tras casi tres décadas de aplicación del régimen RUP se ha revelado como una camisa de fuerza que bloquea nuestro desarrollo y la necesidad de cambiarlo por un nuevo modelo de relaciones con la Unión Europea, aprovechando la otra posibilidad que nos ofrecen los Tratados mediante un Régimen de Asociación como País y Territorio de Ultramar (PTU). Es por tanto el momento para implementar tanto la PAI como el estatus PTU.

En su manifiesto fundacional desde Iniciativa Popular Canaria señalan la importancia de apostar por una Canarias social, una Canarias al servicio de las grandes mayorías, “un modelo de justicia social capaz de impedir la apropiación de las riquezas en unas cuantas manos”. ¿Por qué nuestra condición jurídica actual nos impide desarrollarnos de forma adecuada? ¿Por qué el modelo autonómico está agotado y genera tanta desigualdad y pobreza en las Islas?

Porque ese modelo autonómico y de integración en la Unión Europea está diseñado para convertirnos en una colonia de mercado cautivo donde colocar las producciones y excedentes estatales en régimen de dumping, a costa de arruinar nuestros sectores agrario, pesquero e industrial. Somos el quinto cliente mundial del total de exportaciones españolas, pese a ser España un país tan poco exportador, con un valor de 13.000 M€ en 2019, causantes del 88% de nuestro déficit comercial exterior de bienes. Aunque lo equilibramos con el otro capítulo de la balanza comercial como son los servicios, que origina unos ingresos similares al aportar una media de 1.000 € cada uno de los 14 millones de turistas que nos visitaron el año anterior.

Este modelo, pese a generar un PIB de más de 43.000 millones de € en 2019, con un PIB por habitante cercano a los 20.000 €, superior a más  del 60% de  los países del mundo y a más de la mitad de los países europeos, al ser un modelo colonial basado en la extracción de rentas y su drenaje hacia el exterior, impide redistribuir la renta generada con equidad y justicia social, convirtiéndonos en un país rico lleno de pobres,  como lo ratifica la grave situación de emergencia social que padecíamos ya antes de la pandemia,  con un 26% de paro y más de un 50% de paro juvenil, un 40% de la población en situación de pobreza y exclusión social o en riesgo de sufrirlo, afectando en un 48% a la población infantil, y padeciendo  las  fatales consecuencias de las listas de espera sanitarias y de atención a la dependencia.

En Canarias —pese a los esfuerzos que se han hecho desde el Estado y desde agentes políticos locales— sigue existiendo un profundo sentimiento de pertenencia, eso que algunos han denominado “canariedad”. Aunque, por otro lado, el soberanismo ha tenido siempre enormes dificultades para consolidar un proyecto orgánico sólido y duradero. ¿Por qué pasa eso en Canarias? ¿Qué es lo que ha fallado en este sentido a lo largo de las últimas décadas?  ¿Qué es lo que hace falta para consolidar una expresión política que sea capaz de dar una respuesta orgánica a ese sentimiento de canariedad?

Es evidente que las organizaciones soberanistas no hemos acertado en la forma de explicar la necesidad de superar la etapa colonial para alcanzar nuestra soberanía política. Por eso nos hemos planteado que tan importante es tener claros los objetivos que queremos conseguir cómo acertar en la forma adecuada de conseguirlos. El qué y el cómo. Y hemos optado por un planteamiento táctico gradualista en torno a objetivos que nos hagan ir profundizando en nuestro autogobierno real, como la Plena Autonomía Interna, que también puede llegar a ser una vía hacia la descolonización si nuestro pueblo así lo decidiera. El estrategicismo intransigente nos mantendría en la marginalidad y la exclusión política. Nuestro pueblo tiene sus propias características sociológicas y hay que adaptarse a ellas. Hay que alcanzar la soberanía con el pueblo y no a pesar de él.          

“Es evidente que las organizaciones soberanistas no hemos acertado en la forma de explicar la necesidad de superar la etapa colonial para alcanzar nuestra soberanía política”

En septiembre desde la Iniciativa Popular Canaria hicieron el que quizás sea el mejor análisis de la mal llamada “emigración irregular”. Ustedes manifestaron que se trata de refugiados y no de inmigrantes irregulares, solicitaron en ese sentido la intervención de la ONU ante la “ineptitud española”, y denunciaron que Canarias no se puede convertir en una “macro cárcel” para los refugiados que el único deseo que tienen es poder llegar a Europa. Al contrario de aquellos que han pretendido utilizar el fenómeno migratorio con fines políticos, fomentando una reacción racista en la población canaria, ustedes han sido profundamente íntegros en este asunto. ¿Por qué crees que este tipo de análisis no han sido asumidos por los sectores de la izquierda en Canarias? ¿Por qué la izquierda política, que supuestamente gobierna el Archipiélago, ha dejado crecer determinados sentimientos xenófobos en la población y no han sido capaces de encararse de verdad con el Estado para reclamar una solución, una solución que tenga como premisa el respeto a los derechos humanos y la dignidad de las personas?    

Quienes conocemos bien la realidad de nuestro continente sabemos la delicada situación que atraviesan varios países africanos que están sufriendo conflictos de distinta índole, que afectan a más de 20 millones de personas, ya sean bélicos, religiosos, territoriales, golpes de Estado o crisis económicas profundas, agravadas por plagas o sequías y la irrupción de la pandemia Covid-19; es el caso de Mali y la región del Azawad, República Centroafricana, Niger, Sudán del Sur, Burundi o el vecino Yemen. Y sabemos también que a la mayoría de los migrantes subsaharianos que llegan a Canarias no es apropiado aplicar la denominación de inmigrantes irregulares, ya que las circunstancias extremas que obligan a la mayoría de ellos a huir de sus países de origen, les hacen acreedores de la condición de refugiados, en virtud de la definición aprobada por la Convención de Ginebra.

Nosotros solicitamos la intervención del ACNUR y el ACNUDH porque estos refugiados concentrados en Canarias deben estar bajo la protección de la ONU, en las condiciones establecidas por dicha convención internacional. Y más aún cuando, desgraciadamente, la UE no termina de aplicar sus propios acuerdos internos como el Programa de Estocolmo aprobado por el Consejo Europeo en 2009, con el objetivo de establecer un espacio común de protección y solidaridad que se base en un procedimiento común de asilo y un estatuto uniforme para las personas a las que se concede protección internacional.

Es verdad que se está produciendo otro tipo de migración económica desde el Magreb, alentada por otros motivos inconfesables del régimen alauí de Marruecos, con distintas características a los refugiados subsaharianos, pero que nos obligan por dignidad humana a darles el mismo trato de acogida a todos ellos, con estricto respeto de los derechos humanos, facilitándoles que sean derivados lo antes posible al resto del Estado y Europa, que es a dónde la mayoría quieren ir.

El problema de la llamada izquierda estatal en Canarias es que también gobierna en España y son simples correas de transmisión de las órdenes que dicten desde Madrid respecto a lo que entiendan como intereses de Estado. Y estos pasan por no crear lo que ellos llaman erróneamente un efecto llamada con la derivación de migrantes y refugiados africanos, ni tampoco incomodar mucho a Marruecos para que mantenga su papel de gendarme migratorio en el Mediterráneo, que es el que realmente les interesa.

“El problema de la llamada izquierda estatal en Canarias es que también gobierna en España y son simples correas de transmisión de las órdenes que dicten desde Madrid respecto a lo que entiendan como intereses de Estado”

 

Por eso prefieren convertirnos en una macro cárcel, ya que Canarias pesa poco o nada políticamente en el concierto estatal, con solo un millón y medio de votantes y unos partidos domesticados y entreguistas, entre los que incluyo a los pseudo nacionalistas que se venden por un plato de lentejas presupuestarias. Al final se manifiesta siempre la misma contradicción al estar gobernados por los cónsules de los partidos estatales en Canarias, aunque ahora se llamen de izquierdas. De esa dependencia partidista sólo puede surgir unas relaciones de sumisión y no de bilateralidad y dignidad como sería lo más conveniente y necesario para nuestros intereses nacionales canarios.

Hace unas pocas semanas los pescadores canarios denunciaban que sus ordenadores registraban la zona de pesca propiamente canaria como “aguas de Marruecos”. ¿Qué está pasando con las “aguas canarias”? ¿Se puede hablar de la existencia de un “mar canario”? ¿Estamos en la antesala del que puede ser el próximo gran saqueo colonial del Archipiélago?

Las aguas canarias como tal no existen porque el estatuto de autonomía sólo nos da competencias sobre las aguas interiores de cada isla, que son los puertos y desembocaduras de los barrancos y las encerradas entre la costa y las líneas de base recta insulares que unen los puntos más salientes de cada isla. Por esa razón La Gomera, al ser redondeada no tiene aguas interiores. Lo que existen actualmente son las aguas españolas en Canarias, medidas desde las líneas de base de cada isla, el mar territorial de 12 millas náuticas y la zona económica exclusiva y plataforma continental de 188 millas más, con posibilidad de ampliar esta última otras 150 millas. De momento en las aguas solapadas con Marruecos, Portugal y el Sáhara Occidental hay un acuerdo tácito de mediana equidistante, con discrepancia con Portugal en torno a la mediana en las Islas Salvajes. España lo que no puede es delimitar las aguas archipelágicas dentro del perímetro que une los puntos exteriores del archipiélago, porque la Convemar reserva dicho privilegio a los estados archipelágicos o a los que gocen de Plena Autonomía Interna reconocida por la ONU.

Este polémico asunto sobre el que sólo hay acuerdos provisionales y precarios propicia que cada cierto tiempo se monten cortinas de humo para ocultar otros problemas. El último de ellos, las divisiones marítimas establecidas por la FAO para las Áreas de Pesca. Es verdad que la subárea de pesca entre la costa oriental de Fuerteventura y Lanzarote y la costa sur de Marruecos y norte del Sáhara, desde Sidi Ifni a Bojador, está incluida dentro de la que la FAO denomina División Costa de Marruecos. Pero estas divisiones y denominaciones de la FAO no prejuzgan la titularidad de las aguas ni de los recursos pesqueros que contienen, ni se trazan teniendo en cuenta la delimitación de los espacios marítimos, ya que sólo tienen el cometido de asegurar la sostenibilidad de las especies y regular las capturas.

Lo mismo pasa con los recursos mineros de los fondos marinos, donde la única controversia que ha surgido es sobre una zona de solapamiento de las ampliaciones de la plataforma continental de Canarias y Sáhara Occidental, donde está ubicado el monte Tropic, rico en telurio, pero perteneciendo a la parte saharaui de dicho solapamiento. Al estar el Sáhara ocupado por Marruecos ha delimitado las aguas saharauis, incluyendo la ampliación de su plataforma y desde luego que los saharauis tienen todo el derecho a oponerse, pero esa delimitación también afectaría a Canarias si el Sáhara fuera un Estado soberano. Lo que los partidos españoles de izquierda y de derechas no se han atrevido es a denunciar el silencio y complicidad del Estado español con Marruecos en todas sus políticas anexionistas en el Sáhara Occidental, desde que les vendió ese territorio en 1976. Por ejemplo, España podría oponerse a la pretensión de Marruecos de ampliar la plataforma continental del Sáhara, ante la Comisión de Límites de la ONU, tal como ha hecho Marruecos oponiéndose a la ampliación de la plataforma de Canarias, cuestión que no se ha informado. Pero España no se ha atrevido a hacerlo, ni los partidos españoles se lo han exigido.  Y eso que todavía figura como potencia administradora del Sáhara ante la ONU.

El expolio de los minerales de los fondos marinos de Canarias es un objetivo claro de la Unión Europea y así lo ha manifestado la Comisión Europea recientemente, cuestión que la IPC ha denunciado por representar la perpetuación del expolio colonial en pleno Siglo XXI. Canarias debe dar la batalla contra dicho saqueo, al estar amparada por la Resolución III del Acta Final de la Convemar que establece que los recursos marinos de los países y territorios que no han alcanzado su soberanía pertenecen al pueblo de dichos territorios y no a las potencias coloniales. La consecución de la PAI garantizaría también, como hemos dicho, la preservación de nuestros recursos naturales. 

No podemos dejar pasar esta ocasión para preguntarte por tu amada Isla natal, La Gomera. ¿Qué pasa políticamente en La Gomera? ¿Por qué te duele tanto tu isla? 

Me duele la isla como me duele el Archipiélago Canario, ni más ni menos. Si bien desde hace unos años por motivos que serían muy amplios de explicar mi quehacer político social ha estado muy vinculado a la isla de La Gomera. La situación política en La Gomera no es de extrañar dado el nivel político de la oposición en los últimos 30 años, más dedicada a mirarse el ombligo que a ofrecer una alternativa política al poder omnímodo construido alrededor de Casimiro Curbelo, ayer en el PSOE y hoy en ASG. Que ha venido detentando el poder con un censo electoral adulterado, de forma clientelar, corrupta y antidemocrática, más parecido no ya a una dictadura sino, a una tiranía personal que a una democracia donde el miedo de los ciudadanos es su santo y seña. 

Vallehermoso (La Gomera) se rinde después de protagonizar una heroica resistencia contra el golpe fascista del 18 de julio del 36.

Finalmente, entroncando con tu condición de gomero, imposible no referir que eres hijo de Vallehermoso, miembro de una familia que sufrió de forma terrible la represión fascista durante la guerra y la posguerra; represión que se prolongó durante la denominada Transición como consecuencia de tu compromiso político militante y tu vinculación a la lucha de liberación nacional. ¿Qué significa para ti ser de ese pueblo que se resistió valientemente al golpe fascista del 18 de julio del 36? ¿Por qué está todavía pendiente un reconocimiento a los valientes hijos e hijas de Vallehermoso que se resistieron al golpe de Estado y que terminaron pagando con sus vidas o con su libertad ese acto de valor y dignidad?  

Haber nacido en Vallehermoso, un pueblo que protagonizó en 1936 una de las páginas más heroicas y hermosas de la historia contemporánea del Archipiélago Canario es un motivo de orgullo y ha significado y significa un constante compromiso con su pasado, presente y futuro.

El pertenecer a una familia que participó directamente en actos de guerra real en defensa de la legalidad constitucional, y que defendían el derecho de autodeterminación del pueblo canario hasta la constitución de un Estado independiente ha constituido y constituye un doble orgullo y compromiso. Efectivamente mi tío Juan Medina Herrera, fue fusilado con varios compañeros suyos el 10 de marzo de 1937 por “Rebelión Militar”, mi padre igualmente fue detenido e internado en la Prisión de Fayffe más de 3 años, otros tíos Manuel Calero Calero luego de estar en prisión murió de una enfermedad contraída en la cárcel; todos están en la memoria y en el compromiso.

Hasta el momento no ha habido un acto que dignifique adecuadamente a los defensores de Vallehermoso en 1936, esperemos que algún día llegue ese momento, así como la devolución del patrimonio histórico incautado.

“JUAN MEDINA HERRERA (derecha), fusilado el 10 de marzo de 1937; junto a su padre y su hermano Casimiro. Foto publicada en el libro: “Vallehermoso. “El Fogueo” de Ricardo García Luis y Juan Manuel Torres Vera (la foto inicialmente fue cedida para el referido libro por Tomasa Calero, madre de Pedro Medina.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×