Contra la persecución del arte urbano

Denunciamos las actuaciones llevadas a cabo contra Feoflip y señalamos la política de persecución que las instituciones públicas están llevando a cabo criminalizando y censurando el arte urbano. Con este comunicado queremos dar respuesta a las acusaciones publicadas por el periódico La Opinión y Televisión Canaria el pasado 12 de Julio del 2018, a raíz de un twit publicado por la Policía Local de Santa Cruz de Tenerife, acusando al mencionado artista de ser el presunto autor del graffiti de la cafetera.  

Intervención en la calle Maria del Cristo Ossuna, fotos antes y después de la intervención.

¿Quién es Feoflip?

Feoflip es la firma de un artista, ilustrador y diseñador que centra su obra en el ámbito urbano, el Street art y el mural, sea en pequeño, en gran formato o con esculturas hechas con materiales reciclados (trash art). Su obra habla de una constante mutación entre naturaleza y máquina, reciclaje y robótica, usando sus herramientas y las paredes para abrir puertas a la imaginación y diálogos que aportan otro aura a los lugares intervenidos. La esencia de sus trabajos artísticos transportan un mensaje a los ojos críticos que se detienen a observar sus piezas.

La mayoría de sus obras en Tenerife no fueron remuneradas ya que los ayuntamientos nunca atendieron su  repetida petición de paredes para intervenir con murales desde el año 2002  (pudiendo mostrar pruebas). Siendo ignorado por las instituciones y la falta de atención, inicia su actividad en paredes abandonadas o degradadas en las que se notase la mejora del entorno aportando sus materiales, su tiempo y su mejor intención. Su obra se puede ver en www.basuravisual.blogspot.com

Sin embargo nunca se hizo eco en su municipio por la falta de interés de las instituciones. Presentó por primera un proyecto ante la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de La Laguna en 2011 y para   la ejecución de murales de gran formato. El pasado 2017 por fin el proyecto se materializó, y se ha celebrado su segunda edición recientemente bajo el nombre Calle Malpei.

Avenida Trinidad en La Laguna, antes y después. Mural del Proyecto Calle Malpei, 1496.

En esta última edición de Calle Malpei se ejecutaron murales de Sabotaje al Montaje, Acon, Iker Muro, DrNubah y VictorSeus faltando una obra para concluirse el proyecto con Marta Ferrer.

Denuncia de las actuaciones policiales contra Feoflip

Poca información tenemos al respecto del procedimiento que insta las citadas acusaciones que difaman su nombre y su trabajo artístico.

El método llevado a cabo implica saltarse por completo las formas legales de tramitar la sanción de esta supuesta autoría que, en principio, parece estar justificado por el supuesto informe pericial del grafólogo que ha estado directamente vinculado a una “caza de graffiteros” en la Isla en los últimos años.

Una cafetera es un símbolo repetido y esparcido por el mundo, muy fácil de imitar y reproducir por cualquier persona, ya que se trata de un símbolo cotidiano, casi tanto como el símbolo del diamante (otro símbolo usado en el graffiti) o el símbolo de la paz, el símbolo comunista o la A de anarquía.

Sin embargo, se han atrevido a criminalizar la figura del artista urbano de Feoflip para desacreditar, por un lado, su trabajo en la calle y, por otra parte, la labor llevada a cabo con el proyecto Calle Malpei con el fin de difamar las iniciativas llevadas  a cabo en La Laguna, como ésta o Muros Libres, que consiste en muros abiertos a la libre participación y expresión con pintura, tratando de normalizar el acto y haciendo accesible la participación a quien quiera compartir su arte.

La Laguna, calle Anchieta antes de ser intervenida.
La Laguna calle Anchieta, intervención que fue publicada en El Día admirando la obra, sin nombrar el autor en el 2017.

Estos proyectos dejan en evidencia la innecesaria persecución hacia el graffiti porque tratan de normalizar los murales en la calle, elevar el nivel, mejorar el entorno estético de la ciudad e incluso ejerce repercusión turística, didáctica y educativa.     

La táctica empleada por la policía local, proteur y el grafólogo  de Santa Cruz es difamar la labor de Feoflip, ya que tras la conclusión del proyecto Calle Malpei en su segunda edición, el artista es visible para muchas de las otras personas que frecuentan esta cultura. Esta actuación, carente de base legal hasta lo que sabemos, tiene la intención de difamar y calumniar al propio artista dando información innecesaria a los medios de comunicación y atacando también al encuentro Calle Malpei y todas las personas involucradas en el ello.

La Laguna, calle Juan de Vera antes de la intervención.
La Laguna, calle Juan de Vera, la misma pared después de la pintada “vandálica” como asegura la Policía Local de Santa Cruz.

Sobre la persecución del arte urbano

En este caso arremeten contra Feoflip, pero no es el primero en la Isla: ya se han dado varios casos de criminalización del graffiti usando medidas ilegales y humillando a los supuestos implicados, incluso contra personas que protestan desde los muros del Facebook, como el caso de Roberto Mesa.

Este acoso al arte urbano y el graffiti es un ataque más a la libertad de expresión y a los derechos humanos. Además, esta caza insistente de graffiteros no sólo pone de manifiesto una obscurantista y ambigua política de fomento de la cultura sólo a través de espacios y medios permitidos y normalizados, sino que además, obedece a una política de restricción de la libertad de expresión, movimiento y acción de las instituciones públicas. Sumado a ello, hay que decir que la ciudad de San Cristóbal de La Laguna es, cada vez más, una ciudad para el visitante y menos para quienes vivimos en ella.

Denunciamos esta intentona de medrar la acción en la calle y la libertad de expresión a través del arte. Denunciamos las actuaciones llevadas a cabo entre la Policía Local y el apoyo de los medios de comunicación afines que colaboran para instaurar la política del miedo.

 

LA CAFETERA NO ES DE NADIE: LA CAFETERA ES DE TODOS/AS




Un comentario sobre “Contra la persecución del arte urbano

  • el 16 julio, 2018 a las 11:18 am
    Permalink

    Me sumo totalmente a lo expresado y denunciado por la autora, no solo respecto a la calidad artística -y social, que también la tiene- de la obra de Feoflip sino también a su sensación de que a los laguneros nos han arrebatado la ciudad. Por cierto, el último mural fotografiado de la calle Juan de Vera son los muros que subsisten de la derruida casa donde nació y vivió mi amigo Juan José García, “Juanito Calzones”, morador ya de la memoria colectiva de este sufrido pueblo nuestro.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×