El efecto mariposa y las flores del Gobierno

Nos venden como destino seguro hasta que lo conviertan en lo contrario y todos volvamos a vivir las consecuencias de una mala gestión que sólo piensa en el monocultivo del turismo y no ofrece alternativas” 

Efecto mariposa, o como una pequeña incidencia puede dar lugar a grandes variaciones y consecuencias. Es la metáfora utilizada por la enésima campaña publicitaria del Gobierno de Canarias para señalar a sus ciudadanos como únicos culpables de un teórico empeoramiento de la situación pandémica en las islas. ¡Pues que tengan cuidado! no vaya a ser que de la mariposa salga una oruga que se termine por comer algún capullo de la flor.

Lo cierto es que el anuncio refleja fielmente lo que ha pasado con la incidencia del COVID-19 en nuestro territorio, salvo por un pequeño detalle, ese detalle que les gusta pasar por alto a nuestros dirigentes políticos y es el detonante de ese efecto mariposa: los casos importados.

Canarias es la segunda comunidad en número de casos importados, con 714 según los últimos informes del Ministerio de Sanidad. La estadística publicada cuenta estas cifras como “casos importados de otro país”, por lo que, asumiendo el número de peninsulares que han podido venir contagiados, seguramente, estaríamos hablando de la primera comunidad en casos importados. Madrid registra algo más de 800 y teniendo en cuenta los datos de incidencia de la comunidad madrileña aquí hemos hecho las cosas bastante bien como ciudadanos y, gracias a quienes están quedando señalados por sus propios dirigentes, esta situación no ha trascendido como en la Península. 

A las Islas sólo se puede llegar por barco o avión, es obvio que el efecto mariposa al que hacen referencia comienza en lugares como el aeropuerto. Y lo peor de todo no es la omisión del verdadero origen de los brotes en su discurso institucional, lo peor es que vuelven a repetir que por culpa de nuestros pequeños gestos pueden dejar de venir millones de turistas. En todo momento la consecuencia no deseada es que los turistas dejen de viajar a nuestras islas, ya no importa que el sistema sanitario se sature y fallezcan centenares de canarios.

La reciente campaña propuesta por el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo para apoyar el destino turístico canario tiene el mercado definido en Reino Unido, Alemania, Francia, Italia, Suecia e Irlanda. Los cuatro primeros forman parte, junto a España, de los países con más casos confirmados en Europa, todos con incidencias acumuladas superiores a 500, excepto Alemania, que se mantiene en torno a los 250. Nos venden como destino seguro hasta que lo conviertan en lo contrario y todos volvamos a vivir las consecuencias de una mala gestión que sólo piensa en el monocultivo del turismo y no ofrece alternativas. Estiman que la promoción tenga impacto sobre algo más de 6 millones de potenciales turistas que sólo necesitarán un test que no tiene garantías para detectar los asintomáticos que inician ese efecto mariposa. ¿Logrará la mariposa agitar sus alas y deshojar al gobierno de las flores?

 

 

J. Pablo Monzón




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×