El “envite” canario: no sólo una cuestión de razón

A nuestro favor sí está que España no es precisamente un país que pueda ofrecer al mundo un balance positivo en cifras de nuestra españolidad y europeidad”

El MPAIAC dio a conocer el pasado mes de diciembre, su intención de promover acciones ante Naciones Unidas para que Canarias sea declarada oficialmente TNA. No es la primera vez que el MPAIAC intenta llevar a instancias internacionales el problema colonial canario. La reacción española es de sobra conocida y las posiciones de otros países, a favor y en contra, también. En contra, obviamente, tenemos que no estamos en el mismo momento histórico vivido en los años 60 y 70. A favor que la correlación de fuerzas que se da en las instancias internacionales hoy, ya no es la de los últimos 30 años. En contra tenemos a los mismos de siempre y algún agregado más, llámense países, partidos y medios. A favor, que el descrédito internacional de España es galopante desde hace mucho y ya eso de “ayudar a la joven democracia española” no colará para muchos. En contra tendremos a una Unión Europea que ya ha demostrado con su ceguera y sordera hacia el caso catalán, que no está muy dispuesta a pegarse tiros en el pie. A favor, que nosotros sí que estamos en otro continente, sí que somos colonia, sí que somos esa “región ultraperiférica” que no sale nunca de la miseria por culpa de la metrópoli. A favor tenemos a un portugués como secretario general de la ONU que, siendo joven, vio cómo su país descolonizaba Angola y Mozambique y cómo España abandonaba a su suerte a los saharauis. En contra que, hoy por hoy, aunque habla de que en su mandato quiere reactivar los procesos de descolonización, España le puede recordar que Azores y Madeira también son RUP, pero las colonias francesas no.

Volvemos a repetir que, la baza canaria, pasa por recordarle a Europa que los valiosísimos futuros recursos mineros que se encuentran en los fondos marinos próximos a Canarias, tienen un final distinto si el Archipiélago es un Estado y no una colonia como es ahora. Seamos claros, aquí la legislación internacional sólo es un marco insuficiente si no va acompañado de disensos de intereses económicos o estratégicos entre países. Nosotros no somos el Sáhara y Palestina, ni lo queremos ser. Tampoco querríamos ser Puerto Rico, que quiere ganarle la descolonización al mismísimo EEUU. Pero a nuestro favor sí está que España no es precisamente un país que pueda ofrecer al mundo un balance positivo en cifras de nuestra españolidad y europeidad. Ahí radica su debilidad. Cuando en 1978 y 79 vinieron los “untados” delegados de la OUA, nuestra patria colonizada era “tercer mundo” y 40 años después la españolidad y ultraperificidad europea no nos ha sacado de él, cifras oficiales en mano. Nuestra fortaleza argumental precisamente se sostiene hoy, por fuentes estadísticas de la mismísima metrópoli y la Eurostat. De ahí que la pregunta es ésta: Si esto es lo que ofrece a la población canaria ser España y Europa, ¿bajo qué argumentos se sostiene que no es pueblo y territorio que merece ser un TNA y tener así otras alternativas? ¿Bajo qué argumentos los saharauis, antigua provincia española en la misma zona del planeta, muchos con DNIs españoles, pueden tener hoy el reconocimiento internacional de nación y hasta misión ONU para su Autodeterminación y Canarias no? ¿Es que acaso se puede llamar autonomía decir No a la OTAN en referéndum o No a la integración forzada a la UE y no significar nada para el Estado español? ¿Es que no es una manifiesta dejación de responsabilidades e indefensión que las aguas que rodean a un Archipiélago estén “dejadas de las manos de Dios”, por no hablar de un limbo que nos acerca al infierno?

El MPAIAC no lo va a tener fácil, aunque a él y a este pueblo no le sobre, en todo, razón. La pregunta es si habremos aprendido lo suficiente del pasado para, esta vez, no dejarles hacer a España, sus élites y sus lacayos, el mismo ejercicio de ocultación, sojuzgamiento y malversación con el pueblo canario.

 

[email protected] de Canarias



 


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×