Entre el patetismo de Ángel Víctor Torres y la demagogia del PP: España se pone el traje de Pilatos colonial

La “cosa” sin embargo ha agudizado las contradicciones y los desencuentros entre medianeros y ” amos”, razón por la cual unos y otros andan “mosqueados”

El delegado de la metrópoli en Canarias, ha dado instrucciones a las dotaciones de la Guardia Civil y Policía Estatal destinada al campo de concentración habilitado en el Puerto de Arguineguín, de que “identifique e impida cualquier acceso de fotógrafos” al recinto. El jefe del Mando de la Zona Marítima de Canarias y los responsables militares de Infantería, han recibido órdenes de la Ministra de Defensa, para que “no se suministre a Cruz Rija ningún material con destino el Muelle de Arguineguín”, aludiendo que la situación “no les compete”. El Ministro de Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, el de la “agenda ocupada”, no contesta a las llamadas de Torres, y Pedro Sánchez ha instado al vocero del “Gobiernito” de la colonia a “esperar, por interés de Estado, porque las prioridades ahora son otras”.

Torres, por su parte, tiene entre sus manos una papa caliente: los touropetadores tienen prisa por hacer negocio y quieren las calles del sur limpias de “moros y negros” (patronales dixit). Esa es la verdadera razón por la que Torres levanta esta cortina de humo que huele también, un poco, a quemado. El “Presi” de la colonia, del gobierno de los floreros, pensaba al principio de su mandato que esto iba de “lo de siempre”, de mantener la lata y llenar el cacharro de la “leche” que da Madrid y lo demás seguir haciendo como Poncio Pilatos. La “cosa” sin embargo ha agudizado las contradicciones y los desencuentros entre medianeros y ” amos”, razón por la cual unos y otros andan “mosqueados”. Torres prometió a la patronal y los touroperadores que bajarían la tasa de contagios y éstos a cambio no le moverían el trono con escaramuzas vía PP, CC, NC y “gomeros”. Justo cuando Torres está a punto de cumplir, Madrid decide que lo de las mafias que operaban en el Estrecho y ahora lo hacen en Canarias no es prioridad, “que se las ventile el Gobierno canario”, que esto está más lejos que Lesbos y Lampedusa para Europa. Hoy Torres se topa de frente con su condición de lacayo que grita en un barranco: corredores UE-Canarias, sí, pero humanitarios en sentido contrario para repartir “el problema migratorio”, no. ¡¡¡Bienvenido al mundo real Sr Torres!!! ¡¡¡Bienvenido al despotismo colonial y godo!!! Porque ese es su proceder secular en toda nuestra historia: Canarias es una finca a explotar y otros escenarios pueden esperar.

Lo del PP es de traca. Quienes pusieron concertinas en las vallas de Ceuta y Melilla, quienes dieron órdenes de disparar a las dotaciones en el Estrecho, quienes se saltaron sus propias leyes y la normativa internacional, califican de “indigno” lo de Arguineguín, con una desvergüenza sin igual. El PP, de estar gobernando aquí y allá, estaría haciendo lo mismo o peor. Tal vez incluso, por aquello de contentar a quienes “apoyan” sus campañas en Canarias, estarían “fletando” aviones de Binter a donde cuadrara, porque “la prioridad es otra”. Para España siempre, en Canarias, la prioridad es explotar.

Hijos de Canarias

 




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×