¿Es Intersindical Canaria un sindicato de clase?

Tengo una edad que supera las seis décadas de vida, eso me ha permitido observar la capacidad de lucha de los sindicatos nacionalistas en los años 70 y en la actualidad.

En los 70, Taco era en la isla de Tenerife un centro neurálgico en lo que a la lucha sindical se refiere, el sector tabaquero, sector que daba trabajo a ¡miles! de operarios tanto hombres como mujeres, y que Madrid se encargó de destruir para llevarse las empresas tabaqueras a España, se convirtió gracias a la actividad de las organizaciones sindicales ubicadas en este barrio en una constante demostración de fuerzas obreras que se movilizaban desde el cruce del barrio hasta el centro de la capital arrastrando a miles de ciudadanos que se iban incorporando al paso de los diferentes barrios.

Pero no era solamente el sector tabaquero, las luchas vecinales en defensa del territorio del ambicioso proyecto denominado Plan Urbanístico del Rosario (plan que consistía en usurpar las tierras a sus legítimos propietarios, la mayoría emigrantes de otras islas), en la actual zona del “muñeco de nieve”, o la defensa del sector pesquero o marchas anti OTAN, o la famosa huelga de los guagueros contra la dejadez de la familia Oramas… movilizaciones todas que si bien siempre o casi siempre eran los poderosos quienes ganaban, dejaban en la clase obrera una sensación de dignidad ante la capacidad de organizarse y luchar. 

Organizaciones sindicales como CANC (Confederación Autónoma Nacionalista Canaria) que daba cobijo a la Asociación Profesional de trabajadores del tabaco y derivados, la CCT (Confederación Canaria de Trabajadores), organización sindical a la que yo pertenecía como profesional de las guaguas escolares  y que el desaparecido abogado laboralista (y que siempre estará en nuestro recuerdo)  Miguel Ángel Díaz Pararea dirigía.  

El Sindicato Obrero Canario, sindicato que nace a la sombra de la clandestinidad en los duros años 70, se destaca como organizador de las luchas contra el desmantelamiento que desde Madrid se dirige al sector pesquero y tabaquero, en las luchas obreras por la defensa de las fábricas conserveras, por los salarios dignos del personal de hostelería en particular y la clase obrera canaria en general, por la defensa del medio ambiente…

Los años 70 fueron años duros, años de desmantelamiento del tejido industrial canario, pero los trabajadores y trabajadoras canarios organizados en las diferentes organizaciones sindicales luchaban con dignidad.

Si bien los 70 fueron duros, en la actualidad la vida no ha mejorado, todo lo contrario, el pueblo canario (en realidad es toda la humanidad del planeta), está sufriendo la peor embestida por parte de la gran oligarquía global, apoyada por la oligarquía local. Crisis económica, desahucios, despidos masivos, esclavitud disfrazada (en muchos casos ni se preocupan de disfrazarla). Se rescata a los bancos pero se machaca al pueblo, salarios de hambre, miseria, hambruna, descapitalización de los hospitales, educación; privatización de todos aquellos sectores que den dinero y que pertenecen al pueblo, etc.

Y pese a toda esta embestida ¿qué pasa con la actividad sindical?   

En 1994 se funda Intersindical Canaria, organización que nace con la unión de todas aquellas “pequeñas” organizaciones sindicales de los 70 (CANC, SOC, CCT, STEC – Sindicato de Trabajadores de la Enseñanza- y el Sindicato Canario de la Salud).

Nace con unos ideales muy loables según sus estatutos:

8.1. DE CLASE. Porque su razón de ser es la defensa de los intereses propios de la clase trabajadora. Defiende la unidad del sindicalismo de clase frente a la ofensiva de la patronal y de aquellos gobiernos que no avancen claramente en la lucha contra la explotación y discriminación. Tiene por objetivo la consecución de una sociedad sin clases.

8.2. NACIONAL CANARIO. Porque lucha y defiende los intereses de la clase trabajadora y del pueblo canario en su conjunto así como el derecho a la autodeterminación y a la soberanía nacional.

Sin embargo, y pese que en la actualidad la agresión al pueblo canario es bestial, la actividad sindical es nula, están desaparecidos y sus cuadros carecen de toda formación ideológica. Reto a cualquiera que pregunte a los delegados sindicales por la filosofía ideológica de su sindicato.

Y es precisamente porque en sus estatutos llevan el apartado 8.1, y 8.2 que muchos independentistas pretenden respetar a esta pandilla de traidores (salvo contadas excepciones) y tratarlos como si fueran “patriotas canarios”.

Este sindicato come de la mano de Coalición Canaria, y si somos serios han de recibir el mismo trato.

No podemos ser tolerantes con un modelo sindical como el actual, necesitamos que la clase obrera se movilice y organice en asambleas horizontales.

 Eso o la esclavitud.

 

Fructuoso Rodríguez Morales

4 comentarios sobre “¿Es Intersindical Canaria un sindicato de clase?

  • el 20 febrero, 2018 a las 11:24 pm
    Permalink

    Muy buena disertación histórica que suscribo íntegramente. Enhorabuena por tan necesario artículo, que va despejando incógnitas de traidores disfrazados de independentistas que coadyuvan al colonialismo español

    Respuesta
    • el 22 febrero, 2018 a las 12:55 pm
      Permalink

      Gracias Marcos Hernández por expresar tu opinión. Creo necesaria la creación de un debate sobre la actualidad social y con ella la sindical. No necesariamente suscribiendo el contenido de este artículo (no sería debate entonces). Estamos viviendo una agresión terrible y desde mi modesta opinión los dirigentes o líderes sindicales no están ubicados en el sendero correcto y por lo tanto han de ser “premiados” con una jubilación anticipada y que la clase obrera se organice sin directores de orquesta que estén a favor de entregarnos a la oligarquía. recibe un abrazo Fructuoso Rodríguez Morales

      Respuesta
  • el 26 febrero, 2018 a las 8:51 pm
    Permalink

    Dale fuerte ahí Fructu,en el hígado a esos dirigentes sindicales que nos llevan engañando y traicionando desde hace mucho tiempo.Salud y alegría compañero.

    Respuesta
    • el 13 marzo, 2018 a las 8:00 am
      Permalink

      En eso estamos amigo, pero es necesario la implicación de todos aquellos que coincidimos en que el sindicalismo está podrido.

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×