Gáldar honra a sus Guaires con dos grupos escultóricos en la calle que lleva su nombre

“Vamos a tener las dos entradas que históricamente hemos tenido con lo que nos tiene que representar: nuestros orígenes, nuestra tierra, nuestros antepasados”

“En una representamos la vida cotidiana de los Guaires con el juego de La Chascona. Ese elemento de ocio representa la estrategia de vencer al oponente”

Gáldar estrenó en la tarde del jueves dos grupos escultóricos con la presencia de cinco Guaires en la calle que lleva su nombre. La obra de Fernando Silva Moreno recoge dos escenas con ocho elementos diferentes: seis figuras masculinas de aproximadamente dos metros de altura, de las cuales cuatro están de pie -falta una escultura por instalarse- y dos sentadas, una cabra y una roca con un tablero de juegos que rememora al juego que practicaban los aborígenes denominado La Chascona. El material elegido es el jesmonite y pesan hasta cien kilos.

Teodoro Sosa, alcalde de la Ciudad; Encarnación Ruiz, coordinadora del proyecto y Fernando Silva, escultor, inauguraron el conjunto que presidirá una de las entradas principales a la Ciudad. “Vamos a tener las dos entradas que históricamente hemos tenido con lo que nos tiene que representar: nuestros orígenes, nuestra tierra, nuestros antepasados. Por un lado, las de la Bajada de las Guayarminas y ahora estas de la calle Guaires, y ambas entradas con un gran aparcamiento”, aseguró el primer edil.

“La calle Guaires era el perfecto lugar para hacer ese homenaje a los guerreros y a los capitanes. Desde 1478 a 1483 en plena Conquista seis Guaires asesoraban en aquel momento: Adargoma, Doramas, Tixama, Gayfa y Gaytafa”, añadió Teodoro Sosa, que detalló que el Ayuntamiento dejó al escultor que decidiera plenamente las escenas. El alcalde aprovechó para pedir a la ciudadanía respeto hacia estas “magníficas” esculturas para que “duren muchos años”.

Fernando Silva Moreno nació en Guía en 1974 y es autor entre otras de la escultura de la entrada a La Atalaya que homenajea al hombre y la mujer trabajadora del campo. El autor describió las escenas elegidas: “En una representamos la vida cotidiana de los Guaires con el juego de La Chascona. Ese elemento de ocio representa la estrategia de vencer al oponente, que es lo que hacían ellos ante las invasiones extranjeras. Y también hay una cabra que refleja cuál era uno de sus principales sustentos”, explicó.

Acerca de la otra, detalla: “Hay tres personajes, uno camina hacia abajo, se está desprendiendo de ese grupo y porta un puñal en la espalda, es el símbolo de la Conquista castellana. Vemos el puñal contra la piedra y el palo, elementos que tiene otro de los Guaires. Y también vemos un gesto de desconfianza hacia aquellos que mediaron entre castellanos y aborígenes que representa esa doble visión de la traición o de intento de pactos para salvar vidas”, sentencia.

Fotos interior: EDRA – Origen

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

×