Imagina

 

NUNCA ME GUSTÓ la vida aburrida…

Imagina tu mano y la mía

bailando a escondidas del mundo

la danza perdida de los vagabundos,

de los solitarios, de los presidiarios… en medio segundo.

Imagina tus besos profundos

besando a mis besos;

pecando de exceso, sin trabas ni nudos…

pero atados, conexos…

saltando mil muros

de errores muy gruesos;

pensando en futuro;

cargando, sin peso,

los sacos de besos

que estuve buscando

en labios no tuyos.

Imagina dos bocas perdidas,

ciegas, sordas, frías…

que van y se chocan

y no se disculpan, sino que reinciden…

encantadas del fortuito golpe de suerte

de ver que, a veces, la vida sonríe.

 

 

Daniel Olivera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×