La decadencia del “nacionalismo” mercantilista de “Colisión” Canaria

La nueva convocatoria electoral a Cortes Generales en el Estado español para el 26 de junio de 2016 coge con el pie cambiado a “Colisión” Canaria que, en boca de su portavoz, Ana Oramas, “la españolísima”, no ha parado de llamar a la responsabilidad del resto de fuerzas al servicio del colonialismo para formar un gobierno cuanto antes.

“La españolísima” se abstuvo en la primera sesión de investidura de Pedro Sánchez y luego cayó en la cuenta de que si se convocaban nuevamente elecciones probablemente no saldría ni siquiera diputada al Congreso por lo que, con ese único motivo, votó a favor de dicho candidato en la segunda sesión de investidura, lo que a nadie extrañó en absoluto dada la trayectoria política tanto de la “Colisión” como de su portavoz, basta recordar cuando sostuvieron a Zapatero en el gobierno apoyando el presupuesto correspondientes al ejercicio del 2011 mediante un acuerdo calificado por la susodicha de “histórico”, pues según ella y sólo ella se establecía el desarrollo de un estatuto de autonomía en el futuro “de última generación” (se oye un  background de risas que desembocan en carcajadas).

Los representantes de la “Colisión” también tuvieron la osadía de ridiculizarse públicamente sosteniendo que el acuerdo implicaba el reconocimiento de las aguas entre las islas del archipiélago como propias de la comunidad y no internacionales, y que pasarán a denominarse ‘Aguas Canarias’ (muchas más risas y carcajadas si fuera posible).

“La españolísima” se levantó un mal día y se dio cuenta de que los magníficos árboles que poblaban la avenida de la Trinidad, en La ciudad de La Laguna, de la que era alcaldesa, “habían enfermado” y decidió talarlos y pasarles por encima el tranvía, como si en el supuesto de que fuese verdad, que no lo era, a los enfermos no se les tratara de curar sino que se les corta por la pata, exactamente igual que vienen haciendo con la población de edad más avanzada, cortando también por la pata los programas de ayuda a la dependencia e incrementando hasta la muerte las listas de espera sanitaria: según las poco fiables, por manipuladas, cifras oficiales publicadas por el ISTAC, dependiente del pseudogobierno de Canarias, en el 2014, último año publicado, fallecieron en Canarias 14.331 personas, 80.426 desde el año 2008 al 2014, ambos incluidos, con la agudización de la crisis crónica que padece Canarias desde la colonización española.

Su heredero político, también ex alcalde de La Laguna, alcaldía que ya le quedaba larga, popularmente conocido como “El genuflexo”, pues casi se quiebra la espina dorsal rindiendo pleitesía al borbón Felipe VI de España y nada de Canarias, realizó hoy 26 de abril de 2016 públicas declaraciones mediante las que Fernando “Guanarteme“ Clavijo, “El demócrata”, apela opusdeísticamente a la Virgen de Candelaria en los siguientes términos· “Le pido a la Virgen de Candelaria que no haya elecciones” (Conocida es la cartelería del Ayuntamiento de La Laguna promocionando la Semana Santa lagunera, todo pagado con el erario de los damnificados laguneros y la connivencia de la oposición en pleno), Virgen que tampoco tiene misericordia con la “Colisión” vistos los acontecimientos.

El pseudo presidente quiere ampliar los desmanes de constructores en particular y especuladores en general mediante una ley del suelo para de momento urbanizar más de cincuenta millones de metros cuadrados exactamente igual que hicieron con el suelo otrora ocupado por los árboles de la Avenida de la Trinidad, sin caer en la cuenta, los muy descerebrados, que los árboles, sin apenas utilizar suelo, producen una enorme cantidad de biomasa biosintetizando en el proceso el oxígeno que ellos mismos respiran, como se encargó de demostrar desde principios del siglo XVII el famoso experimento del científico van Helmont:

Cogí una maceta, puse en su interior 200 libras (90 kilogramos (Kg)) de tierra que había secado en un horno, la empapé en agua y planté en ella un vástago de sauce que pesaba 5 libras (2.28 kg). Pero la maceta únicamente fue regada con agua de lluvia o (cuando fue necesario) con agua destilada; y era grande (en tamaño) y estaba hundido en la tierra; y para evitar que el polvo del aire de su alrededor se mezclara con la tierra, el borde de la maceta se resguardó, cubriéndose con una lámina de hierro recubierta de estaño y horadada por muchos agujeros. No calculé el peso de las hojas que cayeron en los cuatro otoños. Por último, sequé de nuevo la tierra de la maceta y se encontraron las mismas 200 libras (90 kg) menos unas 2 onzas (56 gramos); por lo tanto, 164 libras (85 kg) de madera, corteza y raíz habían crecido sólo del agua” (van Helmont).

El asunto es especialmente grave, pues según publica la prestigiosa revista de divulgación científica Nature (Nº 525, pp 201-205, 2015), quince mil millones de árboles se talan cada año, ascendiendo al 46 por ciento el número de árboles destruidos por la especie autodenominada humana, una especie auténticamente depredadora, lo que da una media de 422 árboles por persona a nivel mundial, con variaciones de un lugar a otro, así por ejemplo mientras Bolivia tiene 5.000 árboles por persona Santa Cruz de Tenerife, aunque nosotros preferimos su nombre wuanche, Añashw n Chinet, pues sólo dispone de 18 árboles por persona, árboles que reciclan hasta las aguas residuales.Las teresitas el pais canario

¿Tendrán alguna responsabilidad en este desaguisado la “Colisión” y sus representantes? Los muy babiecas e ineptos, por decirlo de forma suave, prefieren seguir envenenado a la población contaminando, ahora legalmente, el mar que nos rodea, nos alimenta y nos divierte: según el concejal Dámaso Arteaga, que habla del vertido de aguas fecales al océano, esto “supone mantener la autorización del vertido de 20.000 metros cúbicos al día y 7,5 hectómetros cúbicos al año, con un riguroso programa de vigilancia y control, que en cierta forma afecta a los ciudadanos, con medidas que se mantienen, como la suspensión de la pesca y el baño en el muelle de La Hondura y la playa del Parque Marítimo”.

Según explica Jesús Parada, miembro de la Asociación Canaria de Meteorología (Acanmet), confluyen tres factores n Añashw n Chinet: “Una zona muy urbanizada, donde el agua no se filtra al subsuelo sino que corre, una fuerte pendiente y una planificación y encauzamiento de los barrancos que no ha sido la apropiada. Algunas desembocaduras son demasiado estrechas y otros barrancos están tapados. Además, hay que sumar otra característica, el relieve de Anaga. Es el que favorece que cuando llega viento del sur, este choque con la montaña y se formen las nubes. Yo diría que es uno de los sitios del archipiélago con mayor riesgo de formación de tormentas”.

El 31 de marzo de 2002, primer plenilunio de la primavera (ya saben, cuando el lagunero ayuntamiento saca la carteleria diciendo que es Semana Santa) tuvo lugar una gigantesca y devastadora riada en Añashw n Chinet con por lo menos una decena de fallecidos, aún pendientes de juzgar por los tribunales competentes los responsable políticos, riada que se repitió el 19 de octubre de 2015, inundando completamente la playa de las Teresitas así como las instalaciones del denominado “mamotreto”, el mismo en el que pretenden hacer aparcamientos y hasta una guardería infantil. Basta una ojeada a las fotografías que ilustran este texto para imaginarse lo que hubiera ocurrido de haber estado ocupado el diabólico “mamotreto” y que dio lugar a que el otro amo de la isla, ahora presidiendo el caciquil cabildo tinerfeño, un tal Alonso, cerrara a cal y canto la citada playa durante diez dias, para ocultar el descalabro a la ciudadanía: no es que cerrara la playa al baño, pues era completamente imposible  bañarse, sino que cerró el acceso a la zona, lo mismo que hizo con la última nevada con respecto al Teide, cerrando todos sus accesos, para ocultar las consecuencias demoledoras de la acción política de la “Colisión”, ahora en el gobierno con el apoyo de uno de los partidos de la burguesía española, los monárquicos del Partido Socialista Obrero Español y de los GAL.

No es Tenerife la única isla damnificada por los descalabros de la “Colisión”, al contrario, han hecho de Canarias toda su finca particular, como por ejemplo el seminarista con apariencia de jesuita, guantes de seda y mano de hierro Marcial Morales y sus 80 millones para saquear la traquita de la Sagrada montaña de Tindaya, que conserva los podomorfos mejor conservados de todo el noroeste africano, lo que equivale a decir de todo el mundial, tema que trataremos próximamente para no hacer excesivamente largo este escrito.

Las próximas elecciones acabaran, probablemente, con el coro de plañideras canarias en la metrópoli, representantes del “nacionalismo” mercantilista, en palabras de Manuel Hermoso, fundador, junto con Adán Martín, del núcleo duro de la “Colisión”, la Asociación Tinerfeña de Independientes (ATI) mientras se ponían ciegos de whisky en un bar de la Rambla hasta hace poco del General Franco, cuyo monumento continúa ilegalmente al final de la misma para escarnio de todos los vecinos, igual que ocurre  con el denominado “mamotreto” de la playa de las Teresitas, que un tal Bermudez se niega a demoler desafiando las numerosas notificaciones del estamento judicial, que si no formara parte del mismo entramado colonial ya lo habría mandado al Salto del Negro a ver si espabila.

 

 

 

Movimiento por la Unidad del Pueblo Canario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×