La turismofobia como herramienta de emancipación/supervivencia y su diferencia con el racismo

La turismofobia es un fenómeno que ha comenzado a tomar fuerza; y que se refiere concretamente al resultado ocasionado por la mala planificación del sector turístico, que ha ocasionado graves efectos debido a las grandes cantidades de turistas que se desplazan y que acarrean con ellos muchos problemas, sobre todo en los lugares de destino. Estos problemas, de manera lógica, generan un sentimiento de rechazo social en las poblaciones locales de dicho destino hacia los propios turistas.  En cambio, el racismo es la ideología que defiende la superioridad de una raza frente a las demás y la necesidad de mantenerla aislada o separada del resto dentro de una comunidad o de un país.

¿Qué es la racialidad?

Para sintetizar hay que intentar ser un poco reduccionista: la racialidad es un criterio de discriminación, ¿pero qué razonamientos se tienen en cuenta para establecer, criterios de racialidad en un mundo en el que está demostrado que no existen las “razas genéticas”?  Por lo tanto, como no podemos establecer criterios biológicos para hablar de “razas”, entre otras cosas, esto viene a decirnos que el concepto posee una marcada connotación sociocultural, clasista, ideológica y racista.

Es por ello que la raza constituye la línea divisoria transversal que atraviesa y organiza las relaciones entre opresiones, tanto de clase, como de sexualidad, género y colonial. La división colonial, con claras repercusiones raciales, y con una dimensión histórica, es la que establece las relaciones y construye los privilegios entre los habitantes de la metrópoli y colonos con nativos en la colonia y otros habitantes en la colonia que no tienen los mismos privilegios que los colonos.

Tanto el problema del turismo como el del racismo requieren necesariamente una visión globalizada.  Esto implica además que no cualquier elemento de discriminación hacia cualquier colectivo sea considerado racismo, sobre todo cuando se establece desde una condición de poder, o de explotado frente al explotador. Un ejemplo puede ser el odio al empresario explotador (que no existe en este país, por lo que se ve). O el antifascismo, odio al fascista, que, en definitiva, es odiar al que reproduce conductas racistas entre otras cosas.

Teniendo esto en cuenta no tenemos que considerar racismo el que no nos gusten determinados colectivos por su comportamiento, manera de actuar, explotarnos, destrozar nuestro medio (o que otros lo destrocen para el uso y disfrute de los mismos), ocasionar problemas sociales o sobre todo tratarnos de manera colonial: creyéndose mejores que nosotros y que nuestro cometido sea el de servirles.

Existe una tendencia propia del buenísimo en política, sobre todo llevada a cabo por una “izquierda floja” o con falta de formación, de no entender la dimensión de estos conceptos, y a confundir con el racismo, por ejemplo, el rechazo que existe históricamente en Canarias al “godo” (colono español, llamado erróneamente peninsular) o el creciente rechazo que existe hacia los italianos. También existe una tendencia a normalizar ciertos discursos, la falsa idea de que todas las opiniones son válidas y toda esa parafernalia absurda. Pues no, no debemos dejar hablar ni respetar a los nazis, a los racistas, ni ofrecer comodidades a quienes nos tratan de manera colonial.

El gobierno colonial al servicio de la industria turística de la dependencia

Esto adquiere una dimensión importantísima cuando lo trasladamos a la coyuntura actual, donde se evidencia el carácter emancipador que tiene una herramienta de construcción social como puede ser la turismofobia, que con la actual pérdida de soberanía institucional (la que practica el actual Gobierno) se nos hace necesaria esta por pura supervivencia.

A estas alturas a nadie se nos escapa que el principal factor de contagio y de expansión del Sars-cov2 por el mundo es la actividad turística. Los países que han cerrado fronteras y han confinado a sus visitantes han controlado la expansión, llegando incluso a conservar su actividad económica casi en su totalidad.

El Gobierno de Canarias (PSOE-NC-ASG-PODEMOS) con Torres a la cabeza, nos ha demostrado por activa y por pasiva que la actividad turística importa más que cualquier cosa en nuestro país, importa más que el resto de actividades económicas (las que no dependen del turismo) que las economías familiares y, sobre todo, importa más que nuestra salud y la de nuestros seres queridos. Cada una de las medidas adoptadas han sido para favorecer al sector turístico frente al bienestar común de los canarios y canarias. Esto demuestra cuán dañino es el turismo para nuestras vidas. Las zonas más afectadas por el Sars-cov2 han sido las turísticas, sobre todo las zonas de alquileres vacacionales en cada uno de los periodos de vacaciones y puentes señalados durante la pandemia.

Test de antígenos

En estos días han anunciado que harán un cribado con los famosos test de antígenos no aprobados por España, medida esta, por su poca eficacia, ilusoria, no para la sociedad canaria sino para crear la falsa sensación a los turistas de que Canarias es un destino seguro. Pero vemos de manera directa y de primera mano que siguen entrando visitantes de Europa (zonas con mayor incidencia que Canarias, sobre todo desde España e Italia, sin ni siquiera tomarles la fiebre). El uso de los inservibles test de antígenos es otra medida que evidencia que el Gobierno de Canarias solo se preocupa de aquello que afecta única y exclusivamente a la opinión que se tenga de Canarias como destino turístico en Europa.

La actual situación evidencia además el carácter nocivo que tiene el sector turístico, un sector que ya empezaba su declive, no solo en Canarias sino a nivel mundial, que estaba empezando a caer en crisis, y que en Canarias nos ha dejado un panorama desolador de destrucción y desposesión de la sociedad y del territorio. Estas condiciones sumadas hacen que el turismo en nuestro país signifique una bomba de relojería en la que los canarios y canarias quedamos totalmente desprotegidos.

Aday Hernández




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×