¿Qué pasaría si volviera un MPAIAC?

Europa ha demostrado en esta pandemia que cada uno va por libre en la práctica, China ha decidido jugar su papel en África, la Unión africana se reactiva y España anda con otra de esas crisis de régimen, como la de 1898 o 1975 que tanto la ensimisman y le hacen perder colonias”

El falso nacionalismo de Coalición Canaria y Nueva Canarias dilapidó el miedo al coco que representó en su día el MPAIAC para el Estado. Ahora toca que otro MPAIAC le devuelva a Canarias una nueva oportunidad y a Madrid su temor a que este Archipiélago vuelva a ser su principal desafío independentista. CC nunca fue un PNV, sencillamente porque nunca quiso serlo y NC, de la mano de Román Rodríguez, ha profundizado en un trastorno de personalidad múltiple al que le da igual venderse tanto al PP como al PSOE, en lo que ha terminado por mostrarse un sucedáneo cutre y mercantil del pujolismo. CC nació de la unión de comunes intereses entre el dependentismo despechado y un Estado que deseaba que pudiera haber un “tapón” controlado a cualquier repetición de lo que supuso el susto del MPAIAC, CANARIAS LIBRE o incluso la UPC.

El independentismo canario nunca ha llegado a ser una amenaza electoral ni para el dependentismo ni para el colonialismo. Esto es obvio y patente. Otra cosa distinta es un independentismo que se movió, mueva o moviera, fuera de los escenarios que controlan los enemigos de Canarias. El tablero de fuerzas a escala internacional está girando en la actualidad hacia protagonismos distintos a los imperantes en los últimos 30 años. Europa ha demostrado en esta pandemia que cada uno va por libre en la práctica, China ha decidido jugar su papel en África, la Unión africana se reactiva y España anda con otra de esas crisis de régimen, como la de 1898 o 1975 que tanto la ensimisman y le hacen perder colonias. En estas condiciones, dejar la voz de Canarias en manos de simples llorones y limosneros resulta estéril, por no decir que suicida. Dejar las verdaderas aspiraciones canarias condenadas al Marlaska godo de turno o de un supuesto buenismo de la izquierda española, que es igual colonialismo en verdad, no es una opción.

No es verdad que sólo acudiendo al escenario internacional la lucha por la soberanía de Canarias pueda ganar, pero hay algo aún más evidente que eso y es que, con España, jugar a su democracia tampoco sirve y ahí está como prueba lo ocurrido en Catalunya y/o Euskadi. Estos últimos han conseguido rearmarse en las urnas sí, pero España sólo se someterá a quienes, a nivel internacional, la haga doblegar su nacionalismo que sólo en Canarias es claramente colonial.

No sólo Ani Oramas intuye lo que sería Canarias con un nuevo MPAIAC. También muchos canarios autodeterministas lo saben. Los tiempos son distintos a aquellos en que el MPAIAC ganó protagonismo y por errores abultados también lo perdió, cierto, pero hoy un movimiento como el MPAIAC, armado sólo con razones, arrasaría a una clase política y partidos que cuentan con un inmenso rechazo en el seno del pueblo canario. No deberíamos dejar que Ani Oramas se quedara con las ganas de comprobar si es ella la manifiestamente incompetente, ni al supuesto Gobierno progresista español del momento pensando que le sale gratis lo de también convertirnos en el campo de concentración de migrantes en África.

[email protected] de Canarias




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×