Los nueve problemas ecológico-políticos más urgentes para la supervivencia de Canarias que José Luis Escohotado enunció hace más de 40 años

El documento que ofrecemos hoy a nuestro público no solo no ha perdido vigencia, sino que se podría decir que va ganando actualidad según pasan los años y las contradicciones inherentes al hecho colonial canario no se resuelven. Los nueve problemas enunciados por José Luis Escohotado Ibor en 1974* contienen aún los elementos esenciales que describen la situación actual de las Islas. La situación de una Canarias a la deriva y sin alternativas de supervivencia. Una de las grandes virtudes de este análisis, anterior a la aprobación del Estatuto de Autonomía de las Islas, es que nos permite constatar el fracaso del proceso autonómico canario.

El expolio de los recursos, la destrucción del suelo, la dependencia energética, la constante descapitalización de la economía canaria, la dependencia de las importaciones, la inexistencia de un “mercado nacional canario o mercado común interinsular”, el “paro forzoso” que sufre el pueblo canario (especialmente los jóvenes), la falta de diversificación de la economía y “el desarrollo desigual de las islas centrales y periféricas” (“colonialismo interior”) continúan siendo los problemas ecológico-políticos más urgentes para la supervivencia de las Islas Canarias.

linea azulia

Los nueve problemas ecológico-políticos más urgentes para la supervivencia de Canarias

1. Expoliación y agotamiento de recursos naturales no renovables (agua fósil, reserva forestal-agrícola, banco pesquero).

Esta problemática expresa la contradicción entre los intereses del pueblo canario y el bloque colonial dominante fruto de la alianza entre la administración española, las multinacionales imperialistas y la burguesía dependiente canaria.

En el sector agrícola son responsables directos del agotamiento de los recursos de agua, los terratenientes exportadores (oligarquía platanera) y los especuladores del agua (aguatenientes) que han impuesto tradicionalmente sus intereses particularistas frente al resto de la población canaria.

2. Uso anárquico y destrucción del suelo. Son responsables directos de la destrucción del territorio el conglomerado de especuladores, con complicidades diversas, de los propietarios del suelo, las empresas promotoras multinacionales, las grandes constructoras y el MOPU** frente a los intereses de uso y habitabilidad del resto de la población canaria.

3. Política energética fuertemente dependiente, promovida por la administración española a través del INI***, MOPU, etc., y las multinacionales imperialista, frente a la posibilidad de desarrollar las fuentes de energías renovables existentes en el Archipiélago (energía eólica, solar y geotérmica, reciclamiento de desperdicios, etc.).

Este problema de dependencia energética expresa la contradicción fundamental de intereses entre el pueblo canario y la política del Estado español, cuyos ejecutores y responsables directos en el Archipiélago son los altos funcionarios de la Administración y del Ejército.

islascanarias-mapa-antiguo el pais canario

4. Descapitalización de la economía canaria y baja formación interior de capital que son consecuencia de la fuga clandestina de los beneficios obtenidos por las multinacionales imperialistas y las empresas metropolitanas en la extracción de plusvalías producidas por la población trabajadora canaria. La contradicción subyacente refleja la oposición capitalista clásica entre el bloque oligárquico colonial y las distintas fracciones de la clase trabajadora canaria.

5. Total dependencia del mercado local respecto de las importaciones, problema especialmente agudo respecto al sector alimentario controlado por los monopolios multinacionales de la alimentación. Con ello se frena el desarrollo de una producción agraria y pecuaria dirigida al mercado interinsular.

6. Inexistencia de un mercado nacional canario o mercado común interinsular que suponga la creación de un espacio económico diferenciado y una diversificación productiva entre las diversas islas. El fomento desde el Estado central del divisionismo de intereses y la competencia en todos los órdenes entre la burguesía grancanaria y la tinerfeña ha garantizado el afianzamiento de la dependencia colonial y de la falta de iniciativa histórica de la burguesía dependiente canaria.

7. Ritmo tercermundista del crecimiento de la población que ha generado la pirámide de población más joven del Estado español. Con ello la política oficial en el sector económico ha disfrutado de un enorme ejército de reserva de fuerza de trabajo con fuerte incidencia del paro forzoso que viene afectando especialmente a la población joven.

8. Fuertes desequilibrios sectoriales en el desarrollo de la economía canaria: base económica poco diversificada unida al monocultivo agrícola y al exagerado crecimiento del sector terciario. Ello no es más que un corolario del desarrollo en las condiciones de dependencia colonial.

9. Fuertes desequilibrios económicos espaciales: desarrollo desigual de las islas centrales y periféricas con indicios de un verdadero colonialismo interior en el Archipiélago.

linea azulia

*El País Canario publica este texto con la autorización del autor. Este documento permaneció inédito hasta que la revista Indaga lo publicó en el año 2004.

**MOPU: siglas del Ministerio de Obras Públicas y Urbanismo.

***INI: siglas del Instituto Nacional de Industria.

En la foto de portada José Luis Escohotado: fotografía de Elpaiscanario.com.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×