Poemas de rebeldes y de fascistas

Los fascistas

Los fascistas quieren ser

El centro del universo

No son nada, malas almas

Odian a muerte

Lo normal y diferente

Han pisado y ultrajado

Sin reparo alguno

Asesinos de niños, hombres y mujeres

Los fascistas, almas impuras

Despreciando al humano

Se han hartado sin descanso

De matar, liquidar, sin motivo alguno

Solo por una maldita ideología sectaria, sin sentido

Peligrosa, abominable, asquerosa

Como dioses han actuado

Exterminando sin razón

A millones de personas

Los fascistas maquinando

Andan con sus almas

En podridos, degenerados infiernos

En la tierra y en sus vidas

No pararan los fascistas

De robar la libertad

Nunca, a los demás

Pues son los dueños, ahora, de la humanidad

Los fascistas, sueñan con un grandioso mundo, dominado, real

Extorsionan, especulan, mandan

Y las ideas diferentes, abortan sin más

Expertos en esterilidad

Los pensamientos e ideologías

Te humillan y persiguen

Y la vida hacen imposible

Encarcelan y te amordazan

Para que no hables

Tragues tus planes

Parece que triunfen de momento los fascistas

Pero ¿Qué pena dan? Angustia

Tan ridículos, llenos y cargados

Con etiquetas pesadas

De siempre, tienen desprecio

Odio, complejo de superioridad

Los fascistas tienen la prepotencia

Con la casta superior, sin amor

Los fascistas pisan a su hermano

Con aborrecimiento y rencor

Día y noche urden violencia, asesinan

La maldad en su corazón

Vigilante sin descanso, activos

Siempre actúan todos juntos

Planean, con perversidad, los fascistas

 

Rebeldes

¿Dónde están los rebeldes?

Muertos, bajo tierra

Sus huesos y vida

Perdidos por las maldades

De conciencias de inconscientes

Criminales fascistas, crueles

Sus almas vuelan por mares

Por sus ideas liberales

Pasarán a la historia

Desde el más allá

A sus asesinos mortificarán

Y se acordarán verán

Que nada hicieron mal

Solo buscar la libertad

Era su misión, no más

Y ansiedad en la tierra

Por mejorar la igualdad

Como balanza igual

Los derechos para todos

Los mismos sin distinción

¿Dónde están los rebeldes?

Al otro lado del lago

Recordando y murmurando

Que la vida de momento

Sigue remando al revés, rebelde.

 

Maria Esther Pérez López “la Gasia”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×