Primeras imágenes de cómo atraviesa el anillo insular la mejor vega agrícola de la comarca de Teno

Quién, en su sano juicio, pudo pensar jamás que todos esos macroproyectos de alto impacto, ahora viene el tren, sólo iban a ser posibles sin rechazo social alguno desde que el ecosocialismo alcanzara sus puestitos en los gobiernos respectivos: local, insular, autonómico y de alguna manera el estatal también porque ahí se ha mezclado todo”

El flamante alcalde de Buenavista en pacto con Coalición Canaria, de lo que fue Alternativa Sí Se Puede que ya no se sabe lo que es, se unía estos días al júbilo de los alcaldes de ese norte que, incapaces de buscar y reclamar alternativas de desarrollo para sus comarcas han optado por que lo mejor es una carretera rápida para que sus jóvenes se vayan a fregar calderos a los hoteles y apartamentos del sur. Dicho un poco así pero más o menos la cosa se resume en eso. A algunos, incluso, sin importarles que su pueblo -o algunos barrios de su pueblo- se queden medios descolgados del mundo como le ha ocurrido a Arguayo que aquello hoy día parece como las películas del oeste con los pueblos abandonados y unos arbustos arrastrados por el viento. Tal cual.

Eso sí, hacía el hombre una salvedad en el sentido de que le preocupaba un poco la imagen actual de parte de Santiago del Teide literalmente abierto en canal con motivo de la preparación de la obra del túnel, que primero la trabajarán por ahí para que no se asuste la gente de El Tanque. Pero una cosa le digo al alcalde ecosocialista -del socialismo y el ecologismo ese venido a menos una vez alcanzadas las poltronas- lo que está pasando en Santiago del Teide llama la atención porque parece como si estuvieran abriendo una mina de esas de diamantes a cielo abierto que sí, es llamativo, pero el daño que esa autopista, apoyada al fin por un partido que se creó encabezando y promoviendo todas las manifestaciones en contra de tratar así al suelo rústico, está en los valores ambientales y agrícolas de primer orden que desaparecerán no en Santiago del Teide, que ahí había unas viñas, magníficas tabaibas y poco más.

El crimen auténtico está en El Tanque. Sí, desde los espacios protegidos afectados pasando por el pinar, las viviendas y la pequeña zona urbana, el monte verde, las humildes pero muy valiosas explotaciones agrícolas, pero sobre todo El Llano, una zona de un valor agroecológico extraordinario que con la colaboración de ustedes desaparecerá sin más. Quién, en su sano juicio, pudo pensar jamás que todos esos macroproyectos de alto impacto, ahora viene el tren, sólo iban a ser posibles sin rechazo social alguno desde que el ecosocialismo alcanzara sus puestitos en los gobiernos respectivos: local, insular, autonómico y de alguna manera el estatal también porque ahí se ha mezclado todo. Es que Plasencia les hubiera financiado las campañas con gusto, aunque quizás él no porque en sus últimas declaraciones antes de visitar Tenerife II ya decía que de carreteras estaba bueno ya. ¡Imagínense el rey del piche y el cemento diciendo que había que aparcar eso y los ecosocialistas defendiéndolo! ¡Qué locura!

Está claro, al menos en mi caso, que la próxima vez que alguien me vuelva a comentar algo del impacto de la vía exterior Guamasa-Acorán, obra que casi de un plumazo desatascaría la TF-5 con la teoría esa de ellos de que a más carreteras menos atascos; de la forma más educada del mundo pues me encargaré de mandarlos a freír chuchangas. Nos han tomado el pelo lo más grande por unas migajas de poder y la factura la está pagando Tenerife y Canarias con planteamientos de obras de alto impacto sobre lo más valioso de nuestro territorio que, básicamente, no aportan nada desde el momento que favorecen al coche privado, al incremento del tráfico y a trasladar los problemas de un lugar a otro como ocurre cada tarde casi del año ya entre Fañabé y Los Cristianos donde la TF-1 no es capaz de absorber el incremento de tráfico que han generado los nuevos tramos del anillo insular para los que las guaguas verdes no existen. Todo el tiempo que has ganado por un lado lo vienes a perder multiplicado por dos y por tres en una cola porque nadie puede entender que apostar por los índices de uso del transporte público más bajos del mundo y por más coches por habitantes no es la solución sino la ruina. Así nos va el pelo, claro está.

¿Qué hay que mejorar las carreteras? Quién pone en duda eso cuando la mayoría son un desastre y no rectifican una curva ni amplían un arcén ni a palos, la cosa es que esto es una Isla y la carencia principal es la de buen transporte público que no vendrá de la mano del tren ni de la mano del modelo de tranvía que han impuesto que tarda tres veces más entre Santa Cruz y La Laguna de lo que tarda habitualmente un coche privado. Se han cargado las líneas de guaguas llevándolas a las afueras para conseguir que la gente suba al tranvía, que ahora han decidido también ampliarlo a Los Rodeos en contra de taxistas y de todo el comercio de la zona. Vamos, que en su cabeza no entra otra cosa que no sea el macro proyecto multimillonario cuanto más alejado mejor de cualquier planteamiento donde intervenga la racionalidad.

Después de El Tanque y Santiago del Teide, lo que queda, vendrá Realejos – Icod (que en verdad es el tramo que lleva pidiendo a gritos soluciones razonables desde hace décadas y no hacen nada) y la Vega Lagunera sobre la que también han firmado sentencia de muerte nada menos que Santiago Pérez, el Maceta y Rubens Ascanio. ¡Quién pudo imaginarse nunca semejante cosa, compadre!

Juan Jesús González

Fuente: https://noincineraciontenerife.wordpress.com




Un comentario en “Primeras imágenes de cómo atraviesa el anillo insular la mejor vega agrícola de la comarca de Teno

  • el 26 agosto, 2020 a las 4:17 pm
    Permalink

    Pues nada compañeros ¡a seguir durmiendo la siesta! Cuando despertemos nos encontraremos en otras islas en que ha desaparecido el medio ambiente vivo. Solo cemento y piche con rojizos turistas, asoleados y asirocados, apretujados por las playas y más de un millón de palanganeros, criollos y foráneos, para servirles. Islas inhóspitas e invivibles.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×